BBVA se zambulle en la pesadilla turca y pierde 1.500 M€ tras la resaca electoral

IG Markets

BBVA continúa inmersa en su particular pesadilla turca. Las elecciones en el país eran la gran esperanza para los inversores, con un más que posible cambio de Gobierno en una economía duramente castigada por la hiperinflación -más de un 80%- y una política económica errática. Las acciones de bancos y aseguradoras en Turquía se desploman con fuerza, especialmente la filial de BBVA, Garanti, que pierde más de un 10%.

La resaca electoral de este domingo no ha dejado, por el momento, ni vencedores ni vencidos, aunque sí se ha mostrado un fuerte debilitamiento del Gobierno presidido por Recep Tayyip Erdogan, que tendrá que disputar la segunda vuelta con el opositor Kemal Kiliçdaroglu.

Es la primera vez en 20 años que se da la posibilidad real de la rendición del poder de Erdogan, cuya política de mantener los tipos de interés no muy elevados ha generado la mayor presión inflacionista en la zona, con unos precios disparados. Cabe señalar, que en los últimos años, Erdogan ha tratado de contener las críticas destituyendo a cargos tan relevantes como al presidente del Banco Nacional de Turquía, entre otros.

EL 15% DEL NEGOCIO DE BBVA DEPENDE DE TURQUÍA

El peso de BBVA en Turquía es muy elevado, el 15% de los ingresos del grupo provienen de este país, y aún debe amortizar el pago por el control absoluto del Garanti Bank. En el último año y debido a las fuertes subidas de los tipos de interés, las acciones de la banca turca se han disparado a máximos históricos, especialmente durante la última semana con el posible cambio de Gobierno.

Cabe señalar que Erdogan no se ha jugado el puesto por su gestión económica, sino por la labor del Ejecutivo en el último terremoto, ya que decenas de miles de afectados continúan infraviviendo en tiendas de campaña un año después. La oposición ha machacado con este mensaje al líder turco y sus proclamas han calado de forma notable en la ciudadanía, hasta el punto de quedarse a tan sólo cinco puntos de la victoria.

Carlos Torres Vila BBVA
Carlos Torres, presidente de BBVA

Mientras tanto, la lira turca se ha hundido frente al resto de monedas, como el euro y el dólar, con una banca fortalecida con las subidas de tipos de interés y el aumento de los depósitos de los ahorradores, pero la pérdida de poder adquisitivo es enorme.

La segunda entidad financiera de España ha llegado a perder un 5% en el Ibex 35

En este sentido, la moneda nacional se sitúa en mínimos históricos frente al euro, una caída que sitúa el tipo de cambio en 1 lira por 0,0467 céntimos de euro, es decir, 21,4 liras por euro. Este nivel dista de los vistos en la crisis inmobiliaria de 2008, cuando el cambio se acercó a las dos liras por euro.

ERDOGAN SE NIEGA A CONTENER LA INFLACIÓN

Esta depreciación, similar a la que registra Argentina, pone de manifiesto el fracaso de una política económica intervencionista y cuyas consecuencias aún podrían ser más graves si no se le pone remedio.

Lejos de subir los tipos de interés con fuerza, como se espera cuando aparece la inflación, Erdogan dio prioridad a la concesión de préstamos y facilidad del dinero para tratar de mover la economía. Sin embargo, las subidas de precios han sido la tónica desde que el inicio de esta intervención. Ya no sólo está en juego la confianza de los inversores, sino la credibilidad del país a la hora de realizar inversiones, un precio por el que está pagando ahora el BBVA. Los tipos de interés en Turquía se sitúan en el 8,5%, un nivel muy bajo respecto a la inflación galopante, cuya subyacente -descontando los precios de la energía y alimentos frescos- supera el 40%.

La segunda entidad financiera de España ha llegado a perder un 5% en el Ibex 35, una abultada caída que ha llevado al selectivo español por debajo de los 9.200 puntos. No obstante, los recortes se han reducido al 4%, y la firma ha perdido más de 1.500 millones de euros en la sesión de este lunes. Garanti, por su parte, se deja el doble en la jornada de la resaca electoral.

BBVA SE LA JUEGA EN LA SEGUNDA VUELTA CON ERDOGAN

Los inversores confiaban en el ansiado cambio, pero ni mucho menos iba a ser un paseo triunfal como vendían algunos medios. La pírrica victoria de Erdogan, con el 49,37% de los votos frente al 44,9% de su rival, obligará a mirar con lupa todos los resultados del próximo 28 de mayo.

Cabe señalar que un cambio de Gobierno no sólo afectará a Turquía como país, sino también a las relaciones con Rusia y la OTAN. Y es que, el país otomano es miembro de la OTAN y aliado de Putin, adoptando un perfil neutral en las decisiones de Occidente, pero también proactivo a la hora de ayudar a Rusia. Estas relaciones podrían cambiar con la oposición en el poder o bien reforzar el papel de Turquía como punto de unión entre Asia y Europa.