viernes, 17 marzo 2023

Credit Suisse tiene cara de Lehman Brothers

IG Markets
IG Markets

Credit Suisse no levanta cabeza desde la crisis financiera de 2008. El banco suizo y uno de los más importantes del mundo se ha hundido un 97% en Bolsa en los últimos 14 años y desde el inicio del año, el recorte supera el 22%. La situación en la entidad financiera es crítica, más cuando sus Credit Default Swaps -seguros de riesgo ante impago- han alcanzado máximos históricos en la jornada de este martes. A juicio de los analistas consultados por MERCA2, la solución para la firma suiza pasa por una fusión con UBS.

A este gigante suizo se le está poniendo cara de Lehman Brothers, el fallido banco de inversión cuya exposición a los activos tóxicos tambaleó no sólo el sistema financiero sino toda la economía mundial. Con la subida del precio de los CDS, el mercado apunta a una quiebra o serias dificultades en la entidad financiera, señalada también en el pasado.

La caída de ingresos por clientes y comisiones podría afectar nuestra capacidad para lograr nuestros objetivos de posición de capital

Credit Suiss en su informe anual de 2022

Con el colapso de Silicon Valley Bank (SVB), toda la atención se ha centrado en los bancos regionales y con mayor exposición a activos de riesgo, pero en el caso de Credit Suisse el foco se centra en sus cuantiosas pérdidas, cercanas a los 7.400 millones de euros. De hecho, la semana pasada tenía que haber dado cuenta al mercado de su informe anual, pero la SEC advirtió de un error que no tendría consecuencias en los resultados de 2022.

CREDIT SUISSE DESBORDADO POR LA FUGA DE CAPITALES

Sin embargo, la propia entidad ha informado tan sólo cinco días después ha detectado «debilidades materiales» en el control financiero mientras los clientes han comenzado a retirar su dinero de forma masiva. Las caídas en Bolsa no se han hecho esperar y al cierre de la jornada de este martes han alcanzado el 0,75%, hasta los 2,12 francos suizos.

Al contrario de SVB, Credit Suisse no es un banco regional ni territorial. Su perímetro alcanza la mayoría de países y sus clientes se cuentan desde multimillonarios, empresas y ahorradores particulares. La fuga de clientes está siendo un auténtico quebradero de cabeza, más cuando el precio de las acciones ha alcanzado mínimos históricos. Desde su salida a Bolsa, la caída alcanza el 89%.

Los CDS de Credit Suisse, en máximos históricos
Los CDS de Credit Suisse, en máximos históricos

En los últimos meses, la cúpula del banco ha presentado su renuncia. Axel Lehmann se ha hecho cargo de las riendas desde el pasado año, tras la dimisión de Horta-Ossorio tras estallar la crisis de Archegos, que golpeó con furia las cuentas de la entidad. En los últimos meses y para cortar la hemorragia, la firma ha realizado campañas para poder retener a los clientes, pero ni aún así ha revertido la situación.

CREDIT SUISSE, SIN CONTROL DE RIESGOS

El valor se deprecia con fuerza y ningún analista pone la mano en el fuego por una entidad que lleva en la cuerda floja durante años. «La administración no diseñó ni mantuvo un proceso efectivo de evaluación de riesgos para identificar y analizar el riesgo de desviaciones materiales en sus
estados financieros», afirmó la entidad en su informe anual publicado este martes. Así, fortalecerá la gestión de control y riesgo, una medida que podría llegar muy tarde.

Credit Suisse registró el pasado año, en plena subida de los tipos de interés, las peores pérdidas desde 2008. Por este motivo ha anulado el pago de bonus de sus directivos. Lehmann, por su parte, dejará de percibir 1,5 millones de francos. Sólo el año pasado salieron de la entidad 123.000 millones de francos suizos, unos 125.000 millones de euros. Estos datos han corrido como la pólvora en las redes sociales, convirtiendo a la entidad en uno de los temas más comentados, asustando aún más a los clientes.

CREDIT SUISSE NO LLEGA A REQUISITOS MÍNIMOS LEGALES

Mientras la inmensa mayoría de la banca ha disparado sus beneficios por encima de los niveles registrados en 2007, Credit Suisse ha asegurado que sus números rojos se deben a un «entorno macro desafiante» y «geopolítico». Asimismo, ha achacado la situación a la «incertidumbre del mercado y la aversión al riesgo de los clientes», con importantes salidas de depósitos y activos netos. La sangría se registra desde finales del pasado año. Sus números rojos en la cartera de bonos suman apenas unos 170 millones de euros

Ante la situación, Credit Suisse ha tenido que echar mano de las provisiones y ha situado algunos requisitos regulatorios por debajo de lo exigido a nivel legal, una situación que podría derivar en un riesgo sistémico en caso de que la banca o los propios reguladores del mercado no inyecten liquidez. De hecho, la merma de ingresos por clientes y por comisiones «podría afectar nuestra capacidad para lograr nuestros objetivos de posición de capital», ha avisado la firma.


- Publicidad -