jueves, 8 diciembre 2022 9:45

¿El cisne de la crisis? El riesgo de impago de Credit Suisse escala a niveles de 2009

En el control de mandos de Credit Suisse están sonando todas las alarmas. Y de paso, también, el del sistema financiero europeo. La entidad suiza lleva meses protagonizando los titulares de los medios económicos y no para bien. Primero fue el fuerte impacto de la margin call de Archegos Capital. Más tarde ha tenido que lidiar con problemas judiciales serios, reestructuraciones de personal y reconocer ante los inversores que no podría cumplir sus objetivos económicos. Pero ahora el temor no es a un fallo puntual, sino una caída brusca de un gigante con 700.000 millones de euros en activos.

Un escenario que asusta a inversores, analistas, bonistas y reguladores. Quizás, el primer indicador que ha hecho saltar las alarmas es la escalada imparable de los seguros ante un posible impago de la entidad suiza. En concreto, los Credit Default Swaps (más conocidos como CDS) de Credit Suisse alcanzaron este miércoles 6 de junio los 226 puntos básicos. Se trata de una de las cifras más altas registradas nunca por esos instrumentos financieros, solo superada en lo peor de la crisis financiera de 2009.

De hecho, esa cota no se alcanzó ni tras el brutal golpe de Lehman Brothers, en septiembre de 2008, tampoco en plena crisis de deuda en la eurozona en 2012. Una seria advertencia de la difícil situación por la que atraviesa la firma suiza. Al fin y al cabo, los CDS son el primer indicador que estalla al alza cuando un banco pasa por problemas de solvencia que pueden acabar en susto. La razón es que son se trata de un tipo de derivado financiero que sirve de protección contra el impago de deuda de alguna empresa, en este caso, el aumento del valor de los CDS de Credit Suisse refleja que los inversores desconfían de la solvencia del banco.

Pero los CDS no son los únicos indicadores de peligro que están encendidos. Otro es la caída en el valor de sus bonos. Obviamente, si los seguros ante un impago están disparados, la deuda corporativa de la entidad cada vez vale menos. En concreto, en las últimas semanas algunos de los bonos de Credit Suisse se han desplomado hasta perder casi la mitad de su valor. En especial, aquellos que tienen un vencimiento cercano, lo que reivindica la idea de los problemas por los que atraviesa la entidad en la actualidad.


- Publicidad -