lunes, 6 febrero 2023 11:33

Así es Rovio, la dueña de Angry Birds y recién aterrizada en Barcelona

spot_img

Rovio, desarrolladora de videojuegos y propietaria de la histórica saga Angry Birds, ha aterrizado en Barcelona, concretamente en el distrito [email protected]. La intención es crear hasta 30 puestos de trabajo en el primer semestre de este 2023 para instalar su sede en el sur de Europa. La compañía ha sido una de las empresas buscadas por la Generalitat, a través de Acció, para tratar de atraer empresas disruptivas y tecnológicas en la comunidad autónoma.

Desde estas oficinas, Rovio desarrollará y gestionará sus nuevas mecánicas, experiencias y niveles de Angry Bird Dream Blast y Angry Birds Friends. Se trata de un videojuego de puntería y que llegó a tener dos películas para niños. La compañía finlandesa busca para ello desarrolladores, artistas gráficos y diseñadores. Barcelona es la escogida entre otras opciones debido al «gran hub de talento de los videojuegos para móviles, pero también se encuentra en una zona horaria razonablemente próxima a la de Finlandia», afirma Matthieu Burleraux, directivo de Rovio.

Las firmas de videojuegos escogen Barcelona para tratar de competir en un mercado valorado en más de 187.000 millones de euros

¿Pero qué es exactamente Rovio? La compañía tiene su sede central en la ciudad finlandesa de Espoo, a apenas 20 kilómetros de la capital, Helsinki. En ella trabajan cerca de 350 personas y cuenta con filiales en Copenhaguen (Dinamarca), Estocolmo (Suecia), Montreal y Toronto (Canadá). En Turquía, la empresa adquirió Ruby Games en 2021. En total, la compañía tiene contratadas a 522 personas, según las cifras a cierre de junio del pasado año.

ROVIO NACIÓ TRAS EL ESTALLIDO DE LA PRIMERA BURBUJA TECNOLÓGICA

Rovio es una de las grandes compañías nacidas tras el estallido de la burbuja tecnológica del 2000. Su andadura desde entonces ha ido en aumento. Lo que empezó siendo una aplicación con un tirachinas para conseguir eliminar cerdos verdes se ha convertido en una auténtica saga, con películas (divertidas y entretenidas) incluidas.

Las inversiones excedieron el estimado de 15 millones de euros de OP Group, y el negocio de videojuegos se expandió menos de lo estimado, según una nota publicada, que tiene el precio objetivo más alto en 15 euros. Los estudios de juegos, como Rovio, necesitan de ideas constantes para persuadir a los jugadores a gastar más en sus productos. La firma finlandesa ya ha aprovechado las franquicias, incluida Star Wars, y también utilizó la mascota de la banca de heavy metal Iron Maiden, Eddie, en una versión gratuita de su juego Angry Birds. Lanzó también un largometraje durante el año pasado, que recaudó casi 350 millones de dólares (295,4 millones de euros) en taquilla, a escala mundial, y planea lanzar una secuela en el 2019. Pero esos éxitos están todos relacionados con Angry Birds, y Rovio aún tiene que demostrar que puede replicar esos logros con otros de sus títulos.
Roni Rekomaa/Bloomberg

Tal era el negocio, que la compañía quiso dar el salto a Bolsa en 2017. Ese año, mostró un beneficio de apenas 20,6 millones de euros, casi un 100% más que el año anterior. La facturación se ha ido disparando año tras año desde entonces, aunque el beneficio se resiente por las inversiones en usuarios y adquisiciones. En 2018, el beneficio creció hasta los 26,105 millones, mientras que en 2019, se registraron pérdidas operativas.

En 2020, no obstante, se recompuso con la pandemia y alcanzó un beneficio de 40,7 millones de euros, una cifra prácticamente invariable en 2021, con 40,3 millones. Para el 2022, se estima un beneficio de 37 millones, mientras que para el conjunto de este año las ganancias alcancen los 43 millones.

LA DUEÑA DE ANGRY BIRDS, CON INGRESOS CRECIENTES

En 2021, los ingresos crecieron hasta los 286,2 millones, un 5,1% más respecto a los registrados en 2020. La inmensa mayoría de los ingresos provienen de los videojuegos, que aportaron 230 millones, mientras que la publicidad subió un 32%, hasta los 41,7 millones. Para el cierre de 2022, se espera que los ingresos se disparen hasta rozar los 320 millones de euros, según el consenso de Bloomberg, una cifra que se mantendrá estable en este 2023.

La mayoría de sus ingresos provienen de Norteamérica (Estados Unidos y Canadá). En concreto, el 66% de la facturación de la compañía depende de esta región, mientras que el peso de Europa se ha reducido en un 4%, hasta el 20%, con 60 millones de euros. La compañía, sin embargo, gana peso en Asia, con 32 millones, pero lo pierde también en Latinoamérica, región que apenas aporta 3,3 millones.

LA MONTAÑA RUSA DE ROVIO EN BOLSA

A pesar de las cifras, los inversores mantienen cierta desconfianza en la cotizada recién instalada en Barcelona. Y es que, Rovio ha perdido en Bolsa cerca de un 34% desde los máximos de mayo de 2022, hasta situar la capitalización bursátil en los 507 millones de euros. La empresa, sin embargo, se recompuso desde los mínimos de 2020, con una subida a máximos del pasado año del 200%. De hecho, la firma de videojuegos había salido indemne de la debacle de las tecnológicas durante el primer semestre del pasado ejercicio.

La Generalitat busca reforzar con este tipo de compañías la reindustrialización en Cataluña. La apuesta por la Ciudad Condal se consolida como uno de los espacios referentes para el sector de los videojuegos. En los últimos cinco años se han captado a un total de 20 empresas extranjeras, con una inversión de 120 millones y la creación de 900 empleos.

LAS FIRMAS DE VIDEOJUEGOS ESCOGEN BARCELONA

A finales del pasado año, Nimble Giant Entertainment se instaló en Barcelona. La compañía está considerada como uno de los principales desarrolladores de videojuegos de Latinoamérica, con 30 títulos. Desde la Ciudad Condal espera captar talento a nivel internacional. Su red se expande especialmente desde Chile, Uruguay y Perú.

Este es sólo un ejemplo, pero hay cientos más de empresas que escogen Barcelona para tratar de competir en un mercado valorado en más de 187.000 millones de euros, según las estimaciones de 2021. No obstante, el pinchazo de la burbuja tecnológica dejará el valor de mercado por debajo de la cifra. Y es que, «ya no hay dinero para mediocres», según señalan fuentes del sector.

Sin embargo, los juegos para móviles captan la atención tras el fin de las restricciones a nivel mundial. Este mercado supera ya al de las consolas tradicionales y el PC. El motivo radica en la accesibilidad. Un móvil lo tiene todo el mundo, mientras que una consola de última generación cuesta en este momento más de 700 euros. Asimismo, los desarrolladores han mejorado gracias a las nuevas herramientas tecnológicas, como la realidad virtual, juegos en la nube o el 5G.


- Publicidad -