lunes, 6 febrero 2023 15:03

Repsol y Galp presionan con sus descuentos a BP y Cepsa

Repsol y Galp mueven ficha tras el fin de la subvención de los 0,2 euros por litro de combustible para todos los conductores. El decreto del Gobierno sólo permitirá este descuento a los profesionales y transportistas y ha dado paso a una guerra comercial para fidelizar clientes. Las marcas más importantes de España iniciaron una estrategia para ganar cuota con la entrada en vigor de esta ayuda pública, el pasado 1 de abril y con la excepción de Repsol, que se adelantó al Gobierno el 16 de marzo con un descuento adicional al anunciado.

Desde entonces las gasolineras están inmersas en una guerra comercial que durará al menos hasta marzo de este año. Repsol ha prolongado su descuento de los 10 céntimos por litro, adelantándose al resto de empresas, mientras que Galp cambia de estrategia y aplicará un descuento de esa misma cantidad a partir del próximo 1 de enero. Si bien, los nuevos clientes tendrán una bonificación de 0,25 euros adicional y de un solo uso, siempre y cuando cumplan los requisitos de fidelización.

la petrolera dirigida por Josu Jon Imaz ha permitido un ahorro cercano a los 440 millones de euros a sus clientes

Tanto BP como Cepsa aún no han dado a conocer si mantendrán su rebaja de precios. Desde BP aseguran que están estudiando la medida, mientras que Cepsa aún espera si finalmente asume el sobrecoste de este descuento. Y es que, los márgenes de las petroleras se han resentido desde abril del pasado año.

REPSOL Y CEPSA REDUCEN SUS MÁRGENES POR EL DESCUENTO

Según los cálculos de Repsol, la petrolera dirigida por Josu Jon Imaz ha permitido un ahorro cercano a los 440 millones de euros a sus clientes; mientras que Cepsa ha aliviado el bolsillo de sus clientes en unos 130 millones con estas bonificaciones.

Gasolinera de Repsol
Gasolinera de Repsol

Los principales grupos petroleros y los consumidores habían pedido al Gobierno mantener esta subvención para luchar contra la inflación, mientras el Ejecutivo no ha tocado los impuestos que gravan los carburantes para bajar aún más la factura. Sin embargo, el precio de la gasolina se encuentra ahora en un nivel muy similar al de hace un año, sin tener en cuenta la bonificación. Teniéndola, la bajada es del 12,5% respecto al precio de diciembre de 2021, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el Boletín Petrolero de la UE, que fija el precio medio de la gasolina en cada país.

Repsol y Galp aplicarán este descuento sólo a los clientes que utilicen las aplicaciones oficiales de cada una de las compañías, Waylet en el caso de Repsol y Mundo Galp, aunque esta última lo hará de 0,1 euros y de 25 céntimos adicionales para los nuevos usuarios. La mayor petrolera de España mantendrá la bonificación hasta el 31 de marzo, mientras que Galp la deja abierta hasta que se relajen las condiciones actuales del mercado. Asimismo, aplicó una rebaja de 5 céntimos a los clientes que no utilizaban Waylet.

BP Y CEPSA AGUARDAN AÚN PARA SUMARSE A LA GUERRA COMERCIAL

Cepsa, por su parte, se sumó en abril al recorte adicional, mientras que BP realizó una rebaja de 12 céntimos para particulares y de otros 14 a los profesionales. Ninguna de ambas compañías ha realizado aún anuncio al respecto.

La retirada de este descuento llega, por otro lado, justo en plena operación retorno y salida de las vacaciones de Navidad y Fin de Año. De esta forma, las petroleras más grandes de España buscan fidelizar a los clientes con una estrategia calculada y en un momento en el que la inflación golpea a los bolsillos de los consumidores por tierra, mar y aire.

Repsol y Galp presionan así a Cepsa y BP para sumarse en esta guerra comercial que dejará vencedores y vencidos, especialmente en las gasolineras denominadas low cost, que no pueden competir por reducir los márgenes, ya de por sí muy bajos. De esta forma, Repsol y Galp también presionan a empresas como Petroprix, Nuroil y Plenoil, entre otras, que aún no han decidido tampoco si ajustarán 10 céntimos más sus márgenes para mantener la brecha con las grandes.

LA PRESIÓN DE REPSOL SOBRE LAS LOW COST

Estas compañías más pequeñas no tienen apenas margen de maniobra. Su secreto reside en situar los precios bajos debido primero a una menor inversión en I+D, así como la falta de aditivos adicionales, pero la composición del combustible es prácticamente la misma. Este reclamo cala en un momento en el que los precios preocupan y ocupan a los consumidores, que gastan más ahora en alimentación que en regalos en unas fechas tan señaladas.

De hecho, las gasolineras de bajo coste denunciaron a las grandes por un supuesto pacto al ofrecer estos descuentos en el mercado. La CNMC investiga ahora el caso y realizó requerimientos a las grandes compañías entre finales de noviembre y principios de este mes de diciembre. Según los denunciantes, los descuentos de 0,1 euros eran «agresivos», si bien admitían la imposibilidad de poder competir de tú a tú con las empresas con más número de estaciones.

SIN ESTIMACIÓN DEL PRECIO DE LA GASOLINA PARA 2023

A pesar de la subvención del Gobierno, el precio del combustible continuó disparado y alcanzó máximos históricos durante el verano, siguiendo la estela del precio del petróleo. Sin embargo, el diésel es el que ha abierto una mayor brecha respecto a la gasolina 95 al dispararse a máximos históricos por la invasión de Rusia a Ucrania. Para este 2023, ninguna de las grandes empresas ha publicado sus previsiones sobre el precio de la gasolina y el diésel ante la gran incertidumbre existente. «No tenemos una bola de cristal», han sostenido las fuentes consultadas.

Todo dependerá de varios factores clave, como la prolongación de la invasión rusa a Ucrania, del precio del petróleo, la demanda de esta materia prima y si aparece finalmente la esperada recesión, así como la profundidad de la misma. Por el momento, la industria española ha recortado drásticamente el consumo eléctrico, un síntoma de que o bien los almacenes están llenos o bien se espera una caída de ventas.


- Publicidad -