martes, 29 noviembre 2022 22:52

HolaLuz toca mínimos anuales tras la emisión verde

HolaLuz se desploma en Bolsa un 50% desde máximos y se sitúa en niveles no vistos desde noviembre del pasado año. La compañía dirigida por Carlota Pi ha llevado a cabo una ampliación de capital y ha pedido la emisión de pagarés verdes que no han sentado nada bien en el mercado, reduciendo su capitalización en más de 160 millones de euros en los últimos 15 meses.

HolaLuz ha abandonado la comercialización de gas para centrarse únicamente en la electricidad

Sin embargo, el director financiero de HolaLuz ha aprovechado las caídas de las últimas sesiones para comprar un paquete de acciones de 12.500 acciones. Eso sí, a precios más elevados que los actuales 7,2 euros. En este sentido, Philippe Protto ha adquirido 2.500 títulos a 7,5 euros; otros 4.534 a 8,06; y 5.466 a 7,92 euros. En total, ha desembolsado 98.584,76 euros. Su inversión pierde valor en este momento cerca de un 8% en apenas cinco jornadas.

El gráfico de la compañía, según los analistas consultados por MERCA2, muestra una tendencia claramente bajista y sin visos aún de formar un suelo. Si bien, se encuentra «cerca» al situarse a tan sólo un 10% por encima de los mínimos históricos de 2020.

HOLALUZ Y LOS PAGARÉS DE 100 M€ TRAS DOS AMPLIACIONES

Por otro lado, la eléctrica catalana cotizada en el BME Growth tiene posibilidad de emitir 100 millones de euros en pagarés con vencimiento a un año, una emisión que cotizará cuando toque en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) para evitar exponerse a los altos tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE). Todo ello para tratar de mantener la financiación de cara al negocio de la instalación de placas solares para autoconsumo, en la llamada ‘revolución de los tejados’.

Holaluz
Carlota Pi, presidenta de Holaluz

Recientemente y debido a los altos precios del gas, la compañía ha abandonado la comercialización de esta materia prima para centrarse únicamente en la electricidad. La nueva deuda es «verde», según ha sostenido la compañía y la emisión se ha dirigido a inversores cualificados. Estos pagarés cumplen con los estándares internacionales de Capital Association y para su coordinación se ha contratado a Deloitte y Banco Santander, como asesor registrado y agente de pagos, respectivamente.

Estas operaciones servirían para apuntalar las previsiones dadas en octubre por Carlota Pi. En concreto, espera que el Ebitda normalizado alcance los 16 millones de euros para este 2022 y se duplique esta misma ratio en 2023. Su objetivo de cara a 2024 es alcanzar los 80 millones de euros, quintuplicar la estimación.

HOLALUZ SUPRIME SUS OBJETIVOS PARA CENTRARSE EN LA RENTABILIDAD

En su revolución de los tejados, el objetivo fijado por la compañía es alcanzar la gestión de 40.000 instalaciones el próximo ejercicio, y casi duplicar la cifra en 2024, hasta un total de 75.000. Sin embargo, la compañía ya no considera relevante algunos de los indicadores clave ni tampoco algunos objetivos financieros fijados anteriormente.

Así, alcanzar los 1.000 millones en ingresos para 2024 podría quedarse obsoleto, más después de alcanzar los 500 millones de euros en el primer semestre de 2022. Esta cantidad se debió principalmente al crecimiento del negocio de representación, pero también el aumento de los precios de la energía. «Dado que ya hemos alcanzado este objetivo, pero que también se ha visto favorecido por el aumento de los precios de la energía, ya no dirigimos nuestro negocio con esta métrica», sostuvo entonces la compañía.

Además, tampoco cuenta ya con la meta de los 100 millones de euros de margen bruto en 2024. Y es que, el 50% de este objetivo se ha alcanzado en los primeros seis meses de 2022. En este sentido, Carlota Pi no lo considera ya «ambicioso».

HOLALUZ YA NO TIENE EN CUENTA LOS CONTRATOS

Otros objetivos conseguidos u obsoletos se centran en el número de contratos. La decisión de HolaLuz de eliminar la comercialización de gas redujo sus contratos en 70.000 clientes. De esta forma, ya no cree que el número total de clientes sea un factor clave en el futuro. Este cambio produjo la obligación de cambiar y enfocar el posicionamiento en la fotovoltaica, «por lo que preferimos dirigir el negocio en base a nuestros logros en la gestión de la energía solar».

En el mismo sentido se sitúa el reto de alcanzar los 1.000 MW de representación en 2023. «Este objetivo ya lo hemos alcanzado a partir del primer semestre de 2022», sostuvo la compañía. Además, no lo consideramos lo suficientemente importante como impulsor único respecto a la rentabilidad, que es donde preferimos poner el foco en términos de objetivos financieros. Así las cosas, la compañía prefiere centrarse en la ratio de rentabilidad que mejor refleje la generación de efectivo del negocio.

A finales del pasado 2021, HolaLuz realizó una ampliación de capital de 7,5 millones de euros para implementar su revolución de los tejados. El precio de esa ampliación se realizó a más de 13 euros, mientras sus acciones cotizan ahora un 45% por debajo. Apenas un mes y medio antes había realizado otra operación similar por un importe de 11,3 millones para adquirir pequeñas comercializadoras de electricidad.


- Publicidad -