domingo, 4 diciembre 2022 19:22

Vía libre a Garamendi: Sánchez Llibre, solo y descompuesto

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha frenado las pretensiones de Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball y recién reelegido para el cargo. El máximo representante de los empresarios españoles ha tumbado a un grupo del Ibex 35 y a las intenciones de la patronal catalana de imponer un rival para las próximas elecciones del 23 de noviembre.

El gran problema para el líder de los empresarios catalanes es que en esta pugna no hay palancas

Garamendi, sin oposición, será el reelegido en esa fecha. Pero ha habido intentos para tratar de moverle de la silla. Todos ellos infructuosos. El último de ellos ha sido Gerardo Pérez. El presidente de Faconauto, la patronal de los concesionarios de automóviles, decidió retirarse a tiempo y no llegó a presentar la candidatura, pese a que su intención era precisamente hacerlo en el último momento.

SÁNCHEZ LLIBRE BUSCÓ A SU HOMBRE DE PAJA PARA SUSTITUIR A GARAMENDI

Tenía el apoyo explícito en Cataluña, empresarios de diferentes sectores y especialmente de Foment del Treball. Algunos gremios, como la banca e industria, le veían con buenos ojos con el fin de sustituir a Garamendi. No obstante, las rencillas internas y el apoyo explícito a Garamendi por pate de algunas directivas territoriales dieron al traste con esta alternativa.

El nombre de Gerardo Pérez ha retumbado en los despachos de Foment del Treball como el idóneo, el hombre de consenso en Cataluña y la puerta grande a Sánchez Llibre para cumplir con el sueño de presidir la patronal española. Un catalán volvería a reinar, como lo hizo el absuelto Sandro Rosell, y Carles Ferrer antes que él.

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE
Antonio Garamendi, presidente de la CEOE

Los desagravios entre los empresarios catalanes y la cúpula de la CEOE de Garamendi se iniciaron con la reforma laboral de 2021. Foment del Treball se abstuvo en aquella votación y lanzó un ataque interno contra el presidente de los empresarios españoles. Todo ello, a un año vista de las elecciones de la patronal. Sánchez Llibre ha intentado por todos los medios encontrar a su hombre de paja para poder controlar también la gran patronal empresarial, presente en las negociaciones más importantes.

SÁNCHEZ LLIBRE, DESCOMPUESTO ANTE LA FALTA DE APOYOS CONTRA GARAMENDI

Con todo y con el apoyo de parte del Ibex 35, el empresariado catalán se ha quedado descompuesto y desprovisto de representatividad, más cuando ha perdido peso económico respecto a Madrid desde el fatídico referéndum ilegal de 2017. De hecho, hubo también movimientos previos en la patronal madrileña, pero tampoco cuajaron como para poder presentar un hombre que intentara el asalto a la CEOE.

De hecho, Miguel Garrido, presidente de CEIM, fue uno de los más críticos con Garamendi por sus decisiones en el último año y medio. No obstante, lo hacía de puertas para dentro, ya que a la luz y con taquígrafos, las declaraciones eran de unidad y menos con la intención política de enfrentar a los empresarios con el actual Gobierno. Garrido no presentó ninguna credencial ni tampoco dio el paso adelante necesario en ningún momento.

El empresario vasco, por su parte, sí ha tenido un importante respaldo entre las cotizadas españolas con mayor capitalización bursátil, como Banco Santander, Iberdrola o Telefónica, entre otras. De hecho, Garamendi mostró sus credenciales a la reelección en septiembre, una muestra de autoridad y poder dentro de los empresarios. La oposición en la sombra ha intentado durante todo el verano conseguir un nombre que despejara o allanara el camino, pero de nuevo sin éxito, dejando a Sánchez Llibre sin poder manejar el máximo asiento.

SÁNCHEZ LLIBRE Y GARAMENDI MANTIENEN LA UNIDAD PESE A LAS DIFERENCIAS

No obstante, Garamendi aún se guarda la composición de su nuevo equipo y Sánchez Llibre tendría, por peso empresarial, que ocupar una silla en la cúpula. ¿Habrá castigo? Todo apunta a un rotundo no, más cuando los empresarios deben mostrar unidad ante el difícil otoño e invierno que se avecinan en estos tiempos, con los sindicatos calentando las negociaciones en los convenios colectivos y conatos de huelgas en algunas sectoriales.

Otro de los nombres que ha sonado con fuerza para disputar el puesto de Garamendi en las urnas es de Gerardo Cuerva, presidente de Cepyme e incluida en la CEOE. Este empresario ha criticado la nueva reforma laboral del Gobierno, pero también reculó como lo hicieron Pérez y Garrido. Sánchez Llibre vio como sus aspiraciones de que un catalán alcanzara lo más alto del empresariado se volatilizaban. El gran problema para el líder de los empresarios catalanes es que en esta pugna no hay palancas como las utilizadas por Joan Laporta en el FC Barcelona. Y es que los propuestos no tenían consenso entre los empresarios catalanes y territoriales.

SIN PURGAS EN LA CEOE DE GARAMENDI

Ahora, Garamendi podría optar por hacer purgas públicas, pero esta opción está prácticamente descartada. Desde la CEOE tienen claro que el Gobierno se la juega el próximo año y su caída es más que evidente, al menos por ahora, a tenor de las elecciones autonómicas celebradas por el momento. La situación económica apunta a una nueva crisis.

«Le hará caer por su propio peso, no por quien preside la patronal», han sostenido fuentes no oficiales de los empresarios. Por el momento, Garamendi tiene asegurado un nuevo mandato, así como Sánchez Llibre, que tampoco ha tenido rival en sus elecciones en Foment. Ambos mantienen el pulso, pero al menos no ha habido ruptura, aunque eso sí, Sánchez Llibre ha visto que nadie de los suyos quiere optar a quitarle el puesto a Garamendi y ha visto como la división interna descompone a Foment más que unirla.


- Publicidad -