miércoles, 28 septiembre 2022 0:30

Ryanair y WizzAir le comen terreno a las aerolíneas tradicionales

Ryanair y Wizz Air son dos de las aerolíneas que mejor recuperación del tráfico están teniendo en el año y las perspectivas para la recta final de 2022 son positivas pese al contexto económico actual. La elevada inflación y la recesión apuntan a un encarecimiento del coste de la vida a corto plazo, que puede desembocar en un menor consumo de la población.

Se trata de un escenario en el que las compañías de bajo coste se encuentran mejor posicionadas para aumentar su cuota de mercado por sus precios más asequibles. Aunque el aumento en los precios de los billetes y las tarifas de las compañías aéreas está siendo de manera general, son las lowcost las que menos tienen que perder en esta competencia.

Y, tanto la firma irlandesa que dirige el polémico consejero delegado Michael O’Leary como la húngara fundada por el empresario József Janos Váradi, cuentan con una posición privilegiada en el mercado europeo para seguir comiendo terreno a las compañías consideradas como tradicionales.

RYANAIR Y WIZZ AIR GANAN CUOTA DE MERCADO EN AGOSTO

En este sentido, las cifras de pasajeros de agosto apuntan a un fuerte crecimiento de la cuota de mercado intraeuropea de Ryanair y Wizz Air. Así lo reflejan los datos de Skytra, consultora experta en gestión de riesgos para la industria del transporte aéreo y propiedad de Airbus, analizados por los expertos de Bloomberg Intelligence.

Según la empresa tecnológica, ambas aerolíneas han superado con creces los pasajeros en agosto en comparativa con los registrados en el mismo período de 2019. La capacidad de Ryanair alcanzó el 113% durante el pasado mes, mientras que la de Wizz Air llegó al 123% respecto a los niveles del mismo período en año prepandemia. Por su parte, EasyJet, empresa lowcost también, alcanzó el 90%.

«Aunque vemos que esto continúa, la recuperación de la región se basó en la demanda de ocio acumulada durante el verano, ya que los datos de Skytra muestran que las reservas acumuladas en ingresos-pasajeros-kilómetros para el tercer trimestre alcanzan el 88% frente a 2019 hasta el 29 de agosto», explican los analistas de Bloomberg en un reciente informe.

BENEFICIADAS POR LAS VACACIONES EN EL MEDITERRÁNEO

Asimismo, los buenos datos de recuperación de tráfico en época estival tienen que ver con los territorios del sur de Europa y del Mediterráneo, donde la reactivación del turismo ha sido vital tras dos años marcados por las restricciones pandémicas. Un impulso que han podido aprovechar las firmas de bajo coste beneficiándose con aumento de cuota de mercado.

«Las vacaciones de playa en el sur y en el Mediterráneo vieron regresar la demanda durante las vacaciones escolares, ya que los viajeros disfrutaron de menos restricciones de Covid-19, mientras que la crisis del coste de la vida significa que el cambio a aerolíneas de bajo coste podría ser una característica de los usuarios», explican los los expertos de la firma de análisis norteamericana.

TURKISH AIRLINES, LA OTRA GANADORA

Pero no solo Ryanair y Wizz Air se han beneficiado de este contexto macroeconómico marcado por el aumento de costes a raíz de la inflación, sino que otra de las grandes ganadoras ha sido la turca Turkish Airlines. Si bien no es considerada como una aerolínea lowcost por ofrecer servicios completos con todas sus prestaciones, sí que se diferencia de sus homólogas tradicionales en los precios más bajos de sus tarifas.

«La popularidad de los turistas es un impulso para los vuelos europeos de Turkish Airlines, con pasajeros en agosto al 108% de los niveles de 2019, ayudados por la caída de la lira (moneda oficial de Turquía), aunque las lecturas domésticas fueron sólo del 94%», añaden los analistas.

LAS LOWCOST SEGUIRÁN APRETANDO EL MERCADO

Es cualquier caso, aunque las aerolíneas tradicionales también han obtenido buenas cifras de tráfico a lo largo del verano, no todas han llegado a registrar el número de pasajeros al nivel de los cifrados en el año 2019. Situación contraria a las compañías aéreas lowcost mencionadas en cuanto a las rutas del mercado europeo se refiere.

Si el contexto macroeconómico y las tensiones laborales siguen presionando los costes de personal, combustible y energéticos al alza, el mercado se apretará más en favor de las aerolíneas de bajo coste. De hecho, O’Leary ya avisó recientemente sobre la intención de Ryanair de seguir ganando cuota de mercado en detrimento de sus competidoras ante un escenario de crisis que se espera en Europa.

Además, con la finalización del verano y de las buenas temperaturas en los principales destinos turísticos, los próximos meses necesitarán de otro tipo de viajes. En este sentido, los analistas de Bloomberg sugieren que «es probable que cualquier recuperación se incline más hacia los viajes de negocios, la actividad de ocio en las ciudades y la visita a familiares o amigos a medida que se acerca el otoño».


- Publicidad -