miércoles, 28 septiembre 2022 1:21

Galán exhibe el músculo inversor de la Iberdrola global

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha reafirmado hoy en Nueva York el compromiso inversor de la compañía española en la transición verde, tanto a nivel global como en los Estados Unidos, y ha hecho un llamamiento a responsables políticos y empresas del sector privado para que estrechen su colaboración con el fin de superar las barreras que siguen obstaculizando el despliegue de las energías limpias y la necesaria inversión en renovables, redes y almacenamiento.

Galán se pronunciaba en estos términos en una mesa redonda organizada por el Grupo de Líderes por el Clima y presidida por el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans, en el marco de la Semana del Clima de Nueva York.

El evento titulado ‘Cómo los sectores público y privado de la UE y Estados Unidos pueden trabajar juntos para lograr el liderazgo mundial en materia de ambición climática y seguridad energética’ ha reunido a una amplia representación de empresas privadas, organismos públicos e instituciones financieras norteamericanas.

Durante su intervención en el Empire State Building, el presidente de Iberdrola se ha referido a los problemas globales relacionados con la dependencia mundial de los combustibles fósiles y los retos adicionales causados por la actual crisis energética. Galán ha coincidido con António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, en que «el actual escenario mundial demuestra que la transición energética no puede esperar. No se trata sólo de una cuestión climática, también es urgente la autosuficiencia energética y abordar los problemas creados por los altos precios de los combustibles fósiles, que suponen aún el 80% del consumo energético global».

«En Iberdrola no tenemos dudas: hemos invertido más de 140.000 millones de euros en la transición energética y vamos a acelerar nuestro plan inversor en energías renovables, redes y almacenamiento, generando un impacto positivo para la economía y la sociedad, pero también para la naturaleza», ha asegurado.

Por eso, «en Iberdrola hemos aprobado un nuevo plan de biodiversidad, con el compromiso de ser positivos netos para la naturaleza en 2030, más que compensando cualquier impacto en la biodiversidad producido por la compañía y actuando sobre nuestra cadena de suministro», ha afirmado.

El presidente de Iberdrola ha recordado que, en la Unión Europea, la dependencia de los combustibles fósiles ha tenido un impacto negativo en la competitividad de las empresas y ha provocado repetidas situaciones de crisis en las últimas dos décadas.

Además, Galán ha querido apelar a la necesidad de marcos jurídicos estables para atraer las inversiones necesarias. «Si los marcos son incentivadores, estoy seguro de que habrá acceso a los recursos financieros», ha comentado.

Para la Iberdrola, una senda acelerada de electrificación de la economía a través del despliegue de fuentes renovables, redes y almacenamiento energético será esencial para hacer frente a los retos actuales. Acelerar la transición energética no sólo permitirá abordar con éxito la crisis climática, sino que también desempeñará un papel fundamental para mejorar la seguridad energética y la competitividad y para crear empleo sostenible en toda la cadena de valor.

Reducir la dependencia de los combustibles fósiles presenta claros beneficios en términos de empleo, calidad del aire y desarrollo sostenible en general. Responder a los retos más acuciantes de la humanidad exige que encontremos soluciones conjuntas para construir un mundo más sostenible y resistente para todos.

INVERSIONES EN ESTADOS UNIDOS Y AUSTRALIA

Después de Estados Unidos y Reino Unido, el máximo responsable de Iberdrola amplia sus objetivos y se lanza a la conquista del mercado australiano. Si ya el Gobierno de Estados Unidos escenificó recientemente su firme apoyo a la apuesta por la eólica marina de la eléctrica española en el gigante americano, ahora Australia recibe con honores sus proyectos. 

El día en que el Senado australiano votaBA a favor de los nuevos objetivos climáticos para el país, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, se reunía con el primer ministro del país, Anthony Albanese y con Chris Bowen, ministro federal de Cambio Climático y Energía, para detallarles la inversión de hasta 3.000 millones de euros que la compañía española pretende realizar en el país.

Iberdrola sitúa así a España en cabeza de las energías renovables en Australia. Un país, con abundantes recursos eólicos y solares, que se consolida como uno de los mercados clave para las empresas que llevan años apostando por las energías renovables. Iberdrola invertirá en proyectos para potenciar allí la electrificación de la economía y luchar contra la descarbonización.

Galán ha expuesto los principales planes de la empresa para suministrar nueva capacidad de energía renovable, almacenamiento en baterías, proyectos de hidrógeno verde e inversión en redes de transmisión.

Iberdrola ha realizado una fuerte apuesta por el mercado energético australiano desde 2020 con la adquisición de Infigen Energy, la principal empresa de energía renovable de Australia. Las nuevas cifras de inversión duplican los 2.000 millones que ya ha invertido Iberdrola Australia en proyectos como el parque solar de Avonlie y el parque eólico de Flyers Creek, en Nueva Gales del Sur, y el parque de energía renovable de Port Augusta, en el sur de Australia, el mayor parque híbrido eólico-solar del hemisferio sur.

Iberdrola cuenta con una cartera madura de más de 2 GW de proyectos de desarrollo y prevé alcanzar los 4 GW en los próximos años, que facilitarán la consolidación de las energías renovables como principal vector de la transición energética.


- Publicidad -