jueves, 6 octubre 2022 2:30

La estiba pone en riesgo de desabastecimiento a Cataluña y Aragón

El conflicto laboral en la estiba de Tarragona está teniendo duras consecuencias en los importadores de pienso que abastecen a las granjas de Cataluña y Aragón. «Las fábricas han tenido que sustituir el maíz por otro tipo de ingredientes«, según ha afirmado Pere Borrell, presidente de la Asociación Catalana de Fabricantes de Alimentos Compuestos (ASFAC) a preguntas de MERCA2.

No queremos ni pensar en un enquistamiento del conflicto. Si se enquista vamos directos al desabastecimiento

El problema de los estibadores se encuentra en las condiciones salariales y laborales. Según ha podido conocer este medio, el primer acuerdo alcanzado ha sido la disolución de la empresa conjunta entre empleados y empresas y aún no se ha resuelto el conflicto, que corre el riesgo de enquistarse.

Las afectaciones de este paro están siendo significativas. «Han roto los stocks«, ha apuntado Borrell. De esta forma, las empresas dedicadas a la elaboración de piensos para animales tienen que buscarse alternativas para abastecer de grano a las granjas.

LAS EMPRESAS ACUDEN A BARCELONA EN BUSCA DE GRANO

Alguna de estas empresas están comprando en el mercado de Barcelona y trasladan el sobrecoste del transporte a los productores, una situación que agrava las dificultades que atraviesan las granjas catalanas por el encarecimiento de los precios, especialmente los alimentos. En algunas de ellas, productoras de leche, se están sacrificando animales para hacer frente a los altos precios de la energía, tal y como publicó MERCA2.

El «peligro» al que se enfrentan estas empresas productoras de pienso es que el problema se agrave. «Cuando sacas el maíz de la receta se sustituye por trigo, y estamos en las mismas. El trigo está en el puerto, no en las fábricas», ha puntualizado. «Es un pez que se muerde la cola«, ha lamentado. En este sentido, ha recordado que el 70% del cereal utilizado viene del extranjero y la gran boca de entrada a las regiones productoras de pienso, como Cataluña y Aragón, es el Puerto de Tarragona. «Cualquier desacople, sea por los retrasos en la llegada de barcos y buques o por un conflicto laboral en la estiba, distorsiona toda la cadena y puede provocar un problema importante», ha explicado Borrell.

La estiba paraliza el Puerto Tarragona
La estiba paraliza el Puerto Tarragona

Este problema en la estiba agrava la actividad de las fábricas productoras de pienso para consumo animal. Y es que, la dura sequía en el campo español ha provocado escasez en el mercado nacional.

EL CONFLICTO DE LA ESTIBA AGRAVA LOS PROBLEMAS DE LOS PRODUCTORES

Las empresas han tenido que recurrir aún más al extranjero para poder abastecerse, pero los los graneros son limitados y todo el mercado ha acudido a los mismos, mientras que otros, como los de Ucrania, se han visto completamente afectados por la invasión. Por este motivo, la demanda ha disparado de por sí los precios, ante la escasez de oferta, como ha ocurrido con otras materias primas.

«La cosecha nacional ha sido muy mala y hay que estirar del Puerto de Tarragona«, ha admitido. «Si no se pueden cargar los camiones por el conflicto de la estiba y el rendimiento de estas empresa es menor de lo habitual, las empresas sólo podemos esperar a romper los stocks», ha insistido. De esta forma, el siguiente eslabón de la cadena, las granjas en este caso, puede llegar a sufrir «un problema de bienestar animal de calado y se podría llegar al desabastecimiento en los supermercados si el problema se enquista». Desde ASFAC no quieren ni estudiar este escenario que preocupa a todo el sector.

El Puerto de Tarragona opera en este momento al 50% de su capacidad, con unos seis buques atracados y sólo cinco grúas operando. El pasado viernes, según los datos del propio Puerto de Tarragona, no funcionó ninguna de las grúas debido al conflicto laboral. La liquidación de la empresa conjunta entre empleados y entidades que operan en esta infraestructura ha servido como paso a una nueva negociación colectiva, pero hay quien apunta que las conversaciones entre las partes afectadas también pueden ser individuales. Por el momento, el conflicto continúa sin solucionarse.

EL PUERTO DE TARRAGONA, ÚNICO EN EL NORESTE DEL MEDITERRÁNEO

«Espero que estas negociaciones lleguen a buen término y esto haya sido un mal trago», ha dicho el máximo representante de esta asociación. Al respecto, ha apuntado que espera que el conflicto permita la entrada de otros siete barcos en el Puerto, mientras que se desvían barcos hacia los Puertos de Barcelona y Castellón. Sin embargo, los muelles de atraque de estas infraestructuras son insuficientes para albergar los buques en caso de un enquistamiento del problema, provocando serios cuellos de botella, similares a los que están produciéndose en China.

Desde ASFAC esperan que en dos o tres semanas llegue el suficiente grano para volver a ver niveles aceptables en las reservas y poder continuar con el negocio. En caso contrario, no se descarta el racionamiento del stock. Esta asociación se ha reunido hasta en dos ocasiones con la autoridad portuaria de Tarragona ante la tensión de la situación con la estiba. «Lo veíamos venir y al final ha sucedido«, ha comentado. Así, espera que la eficiencia, incrustada en el ADN de esta infraestructura, vuelva a los niveles previos al conflicto.

Por el Puerto de Tarragona no sólo entran el grano para elaborar los piensos. Según ha destacado la misma fuente, Inditex se abastece de género a través del mismo. Y es que, «la eficiencia de este puerto es crucial para las empresas importadoras«, ha sostenido. «Esperamos que vuelva la normalidad lo antes posible», ha insistido con el fin de rellenar los stocks.

RIESGO REAL DE DESABASTECIMIENTO PARA LAS GRANJAS CATALANAS

«El volumen sería más que aceptable si se trabaja con normalidad en unas dos o tres semanas», ha sostenido. En caso contrario y el problema de la estiba se enquista: «No quiero ni pensarlo«. Y es que, los barcos que llegan a esta parte del Mediterráneo traen en contenedores y bodegas unas 70.000 toneladas cada uno.

«No queremos ni pensar en un enquistamiento del conflicto. Si se enquista vamos directos al desabastecimiento», ha sostenido Borrell. Y es que, la alternativa de Barcelona no sería viable debido a las limitaciones de metros de atraque, mientras que Castellón no está preparado para manejar un volumen tan elevado.

«El problema en este caso sería grave y podríamos llegar al desabastecimiento total», ha zanjado. Sin embargo, espera que esta situación pueda esquivarse. Desde la estiba son conscientes de este problema y esperan también poder encontrar una pronta solución para precisamente evitar el desabastecimiento de productos y mercancías necesarios para la elaboración de otras.


- Publicidad -