jueves, 6 octubre 2022 3:12

Mantener la sala VIP de El Prat es más caro que limpiar el aeropuerto

Aena ha licitado tanto la limpieza como el mantenimiento integral de la salas cinco salas VIP del aeropuerto de El Prat. La sorpresa se centra en el montante de ambas licitaciones. Para la limpieza de todo el aeropuerto, que incluye también las cubiertas, nichos ocultos y falsos techos, entre otros, ha presupuestado un total de 66 millones de euros por tres años, con opción a otros dos más de prórroga, es decir, a razón de unos 22 millones anuales.

Para las salas VIP, que incluyen habitaciones de cuatro estrellas con cama para descansar durante la espera del vuelo, se ha presupuestado por un valor de 55 millones de euros por sólo dos años, unos 27,5 millones anuales por ofrecer todo tipo de comodidades a los pasajeros. Así se desprende del perfil del contratante de Aena, si bien, la adjudicación de este último se realizó por casi 24 millones de euros, IVA incluido. Gestió i Serveis Trade Center se hizo con este contrato al que acudieron cinco pretendientes.

El aeropuerto Josep Tarradellas-El Prat dispone de un total de cinco salas, cuatro de ellas en la Terminal 1 y otra más en la T2. Las salas están a disposición de los pasajeros que cumplan una serie de condiciones, como poseer un billete de primera clase, preferente o business Class. Los clientes tienen un máximo de cuatro horas por sala, siempre y cuando el aforo lo permite. Las estancias, denominadas Pau Casals, Joan Miró, Colomer, Canudas y Sleep&Fly, pueden utilizarse antes del embarque y se ubican en zonas restringidas para el resto de pasajeros. Y es que, tienen controles tanto de seguridad como de pasaportes. A los viajeros se les asigna la sala según el destino, sea espacio Schengen o el Puente Aéreo. Para entrar en ellas es imprescindible mostrar la tarjeta de embarque.

EL PRAT, CINCO SALAS VIP CON HABITACIONES Y UNA SUITE

Las salas VIP están localizadas en las zonas restringidas a los pasajeros, por lo que para acceder a ellas es necesario pasar primero por los controles pertinentes de seguridad y pasaportes de cada zona. Las salas se asignan según el destino del vuelo: Zona Schengen o No Schengen y Puente Aéreo. Es necesario presentar una tarjeta de embarque por pasajero. La más grande que tiene Aena en el aeropuerto de Barcelona es el centro de negocios, con cerca de 2.600 metros cuadrados, espacios polivalentes y nueve habitaciones de 20 metros cuadrados, con una suite de 35. Todas estas estancias incluyen catering, minibar, áreas de descanso, para reuniones y demás.

El gestor aeroportuario presidido por Maurici Lucena adjudicó este contrato a inicios de año y la pasada semana ha licitado la limpieza de El Prat por un valor estimado de 256 millones de euros, si bien el importe es un 41% inferior, hasta algo más de 151 millones sin tener en cuenta el IVA. Este concurso es para ambos aeropuertos, si bien se ha troceado en cuatro lotes, donde tres son para la infraestructura de Madrid Barajas y uno único para El Prat de Barcelona, cuyo presupuesto alcanza los 66,17 millones de euros sin IVA.

En el segundo lote, Aena adjudicará todas las terminales del aeropuerto de la capital, con un montante de 36,25 millones; mientras que para la T4 se ha otorgarán 33,88 millones, mientras que para la satélite el importe alcanza los 14,91 millones de euros.

Maurici Lucena, presidente de Aena
Aena

Una única empresa no podrá acceder a todos los lotes debido a las condiciones introducidas en los pliegos, que han sufrido también modificaciones. En este sentido, sólo los lotes 3 y 4 podrán ser operados por una única sociedad. Además, los ganadores del concurso podrán subcontratar los servicios. El plazo para presentar las ofertas expira el próximo 5 de septiembre. En total, 1,2 millones d de metros cuadrados para limpiar, incluida toda la cristalera de la estructura.

LA SATISFACCIÓN DE LOS PASAJEROS DE AENA MARCA PRECIO

Los anexos del contrato muestran que la satisfacción de los pasajeros puede resultar beneficiosa para la empresa adjudicataria, aunque hay beneficios, con subidas en el contrato, si los niveles del tráfico de pasajeros supera los de 2019. De esta forma, la empresa adjudicataria cobrará más en función de la valoración ‘in situ’ de los usuarios, una valoración que se recoge con encuestas electrónicas en la salida del aseo, por ejemplo. Todos estos terminales estarán tanto en El Prat como en Barajas, al tener más de 100.000 pasajeros anuales.

La importancia de la limpieza de los aseos es clave para determinar después las penalizaciones recogidas en el contrato. Aena recogerá la opinión subjetiva de los pasajeros en los aeropuertos de la red mediante dispositivos, que realizan una pregunta al viajero sobre la limpieza. Con sólo pulsar uno de los cuatro botones se da el veredicto, siendo el verde el de mejor valoración; y rojo, la peor.

Los datos se recogen y se miden de forma mensual en el HAP, una ratio que mide el porcentaje de respuestas positivas sobre el total. A partir de la segunda anualidad de contrato se podrá obtener una mejora en el contrato por número de personas, entre ellas que el tráfico superará a los registros de 2019, comparando así los datos. «Sólo se usarán los datos de tráfico oficiales publicados en la web de Aena«, apunta el anexo. Éstos se publican mensualmente y la adjudicataria cobrará un 0,3% más por cada punto de subida respecto a las cifras de hace tres años. De esta forma, si el segundo año se registra un incremento del 10% en el tráfico de pasajeros, la empresa percibirá un 3%. La subida podrá alcanzar el 6% si el tráfico de personas supera el 20% respecto al 2019.

LAS RECLAMACIONES A AENA PENALIZAN

Asimismo, las empresas que se adjudiquen los lotes de Madrid y El Prat perderán hasta un 0,02% del montante mensual por cada reclamación que se haya registrado por cualquiera de los canales que dispone Aena, sea por escrito, redes sociales o por teléfono. Asimismo, se tendrán en cuenta cada una de ellas independientemente de quien la ponga, un usuario, una aerolínea o un pasajero. «Mensualmente, se detraerá de la certificación mensual«, según señala el contrato. Asimismo, independientemente del número de reclamaciones, la merma no podrá exceder de un 1%, es decir, unas 50 reclamaciones.

Por otro lado, los empleados de limpieza en los aeropuertos de Aena tienen un tiempo máximo de respuesta para «incidencias muy urgentes», como pueden ser vertidos y restos orgánicos en zonas de flujo pasajeros, bancadas con cualquier resto de suciedad o mal colocadas, mostradores, sillas, básculas y resto de elementos en uso, el parque infantil e incluso fugas de agua, goteras, papeleras llenas o mesas con pegatinas. Para ello se da tan sólo un margen de 15 minutos para limpiarlo. Asimismo, se deben reponer los consumibles en los aseos o limpiar las salpicaduras en zonas de alto flujo.

Para las urgentes, como huellas, pegatinas, pintadas, polvo en los ascensores y pantallas, entre otros, el margen es de 30 minutos. Este tiempo se amplia a entre dos y seis horas en caso de cristales en aseos con baja afluencia de personas, recogida de objetos, isletas de mostradores, pintadas en las paredes o separadores de aseos, soportes de señales sucios. El último contrato lo obtuvo Sacyr y contó con más de 700 empleados.


- Publicidad -