miércoles, 17 agosto 2022 19:07

El patinazo olímpico de Barcelona: de Iceta a Blanco

La candidatura para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 se ha derretido como la nieve bajo el Sol de verano. Ni el ministro de Deportes, Miquel Iceta, ni la Generalitat de Pere Aragonès, ni tampoco el Comité Olímpico Español (COE) han podido con el tesón mostrado por Javier Lambán para defender los intereses de Aragón. El propio presidente de Aragón advertía de la llegada de “sorpresas inesperadas” a mediados de febrero.

Cataluña quería una candidatura olímpica invernal con el nombre de Barcelona, excluyendo casi por completo a Aragón, que apenas tenía voz en la negociación, pese a que esta región tiene las mejores pistas de esquí del Pirineo, como Jaca.

Desde el COE aseguran que Aragón “no se le ha excluido de ninguna negociación”. “Ha tenido voz en la negociación desde el momento en el que formó parte de una candidatura conjunta”, han afirmado, que señalan que el equipo de Lambán ha formado parte de las seis reuniones técnicas de la candidatura y en las políticas -a excepción de la que ellos mismos decidieron no asistir- al igual que Cataluña, el Gobierno de España y que el COE.

ARAGÓN ESCOGIÓ LAS PRUEBAS DE NIEVE

Ante esta situación, Lambán se ha negado en rotundo a apoyar su propia propuesta técnica, según apuntan desde el COE, tras una reunión del comité formado por Aragón, Cataluña, Gobierno de España y de la propia institución. Sin embargo, nada llegó a puerto, hubo ruptura total y unilateral de Aragón, y todo apunta ahora a una clara intención de esta comunidad para presentar una nueva propuesta para 2034 con Jaca en el epicentro, un municipio que por su vinculación con la alta montaña tendría más sentido que Barcelona.

Sin embargo, desde el COE apuntan que “fueron los técnicos de Aragón los que propusieron la división de la nieve”. “Ellos eligieron el fondo y el biatlón. En la votación final de la propuesta de la comisión, que se produce tres meses después Aragón vota a favor de dicha propuesta que ellos mismos habían hecho”, han apuntado.

LA INVESTIGACIÓN DE LA GUARDIA CIVIL PODRÍA DESPEJAR DUDAS

El trío catalán conformado por Iceta, Aragonès y Marta Vilalta, portavoz de ERC, se unió al pacto secreto firmado por Alejandro Blanco, presidente del COE; Artur Mas, expresidente de la Generalitat, y un alto cargo de los gobiernos de Quim Torra y el propio Aragonès en 2019, con el supuesto fin de utilizar la candidatura con fines políticos, justo de lo que se ha acusado a Lambán por parte del propio COE e incluso de deportistas de élite como Pau Gasol. En un informe que forma parte del sumario del caso Voloh y elaborado por la Guardia Civil se da buena cuenta al respecto.

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat
Pere Aragonès, presidente de la Generalitat

Blanco, supuestamente, habría pedido 400.000 euros para realizar presuntas contrataciones opacas, mientras que los Juegos Olímpicos de 2030 servirían no sólo de escaparate al independentismo, sino también para usar políticamente el evento, según publica El Confidencial.

Ante esta información, el COE asegura que “durante el proceso de gestación y desarrollo de la candidatura olímpica de invierno para 2030, he mantenido reuniones, públicas y privadas, con responsables políticos, agentes sociales, empresariales y sindicales, tanto de Cataluña como de Aragón, con el fin de ampliar lo más posible la base de apoyo a la candidatura”.

“En ningún momento el Comité Olímpico Español o yo mismo hemos percibido o reclamado subvención o cantidad alguna por las gestiones realizadas para la citada candidatura; bien al contrario, dichas gestiones han generado gastos que han sido sufragados por el Comité Olímpico Español, con cargo a sus propios recursos privados”, ha añadido. “A mayor abundamiento, transcribo a continuación, con consentimiento de su autor, una declaración del día de hoy del que fue Secretario de Deportes de la Generalitat de Catalunya, Gerard Figueras. “El COE nunca pidió ni un solo euro a la Generalitat. Ni uno. Como tampoco la Generalitat, mientras yo estuve al frente de la Secretaría General de l’Esport, transfirió ni un solo euro al COE”, afirma Figueras.

“Los 400.000 euros que aparecen en la ciencia ficción publicada en este medio de comunicación se refieren al importe que, desde la Generalitat, comentamos podríamos intentar presupuestar para el 2020, en el caso de que se tuviera que ir a los Juegos de Tokio 2020 a promocionar la candidatura, cosa que nunca se produjo”, según destaca.

ARAGÓN EN EL CENTRO DE LAS CRÍTICAS

La reunión se orquestó en un restaurante al que acudieron también el presidente de la Diputación de Gerona, Miquel Noguer, y Gerad Figueras, el secretario de Acción Exterior, detenido después por malversación, prevaricación y tráfico de influencias.

La presión catalana se entiende ahora mejor, y más el rechazo de Lambán a este proyecto que le ha supuesto un feroz ataque, pero con el respaldo de los suyos. El mismo presidente del COE señaló a Aragón como el culpable de la caída de la candidatura conjunta. “El problema ha sido que el presidente de Aragón, que por lo que sea rompe este acuerdo técnico y no lo respeta; y a partir de ahí lleva el planteamiento de la candidatura al terreno político”, ha afirmado. Desde ERC han afirmado que el trabajo técnico era impecable y que se ha realizado un gran esfuerzo para poder llevarlo a término.

UNA INVERSIÓN INFERIOR A LA DE AENA EN EL PRAT

Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 hubieran tenido un coste de unos 1.400 millones de euros, según los cálculos de la Generalitat, con unos ingresos esperados de 1.500 millones de euros.

Eso sí, las pruebas de saltos de esquí o de bobsleigh tampoco se hubieran celebrado en Aragón. La propuesta de la Generalitat era celebrarlas en Francia, en concreto en Albertville, Tignes o Courchevel. El coste de estas pruebas engulle el 14,5% del total, unos 200 millones de euros.

Asimismo, se tendrían que haber levantado infraestructuras y alargar la R3 de Cercanías, un coste que hubiera asumido el Gobierno, a través de Adif. De esta forma, Cataluña sí ningunea a Aragón y ahora la batalla podría darse para 2034.

LAMBÁN, FIRMAR Y CALLAR

Una vez estudiado el proyecto, Lambán dio portazo al acuerdo denunciando un agravio a su comunidad. Para endulzar la propuesta, Aragón iba a ser la sede en 54 pruebas frente a las 42 de Cataluña. Sin embargo, el número de deportistas difiere de forma considerable. Aragón tendría un máximo de 2.000 participantes, mientras que Cataluña albergaría a 2.600. Asimismo, las pruebas más importantes y más seguidas iban a celebrarse en Cataluña, especialmente las de equipos.

La Generalitat redobló entonces su presión hacia Iceta para tratar de convencer a Lambán, toda vez que eran del mismo partido. El ministro de Deportes delegó la decisión en el COE, como corresponde, pero el ahora acuerdo conocido y que se ha filtrado poco después del rechazo a la candidatura conjunta deja abierta la puerta a una operación orquestada del independentismo para hacerse con estos Juegos Olímpicos. Iceta se ha limitado a dar el apoyo “institucional y económico“.

ICETA, LAVADO DE MANOS Y TODO EN MANOS DEL COE

Es precisamente ahora cuando ERC lamenta “la oportunidad perdida“, toda vez que este mismo partido político ha puesto palos en las ruedas a las inversiones del Estado en Cataluña, como el aeropuerto de El Prat por valor de 1.700 millones.

Iceta, en un nuevo lavado de manos, aseguró que era el COE quien debía decidir en función de los criterios técnicos cuando Aragón y Cataluña plantearon sus candidaturas por separado. Las sedes que iban a competir por estos Juegos Olímpicos de Invierno son viejas conocidas, como Sapporo, Vancouver y Salt Lake City.

ERC, en una nueva pataleta, continuó repartiendo culpas. Primero al COE, luego al propio Iceta y por último al líder del PSC, Salvador Illa, por ceder “al chantaje” de Lambán y “preferir que no haya Juegos de Invierno de 2030 solo porque quiera hacerlos Cataluña”. Todo tras seis meses de negociaciones. Finalmente, el COE decidió eliminar la candidatura conjunta.

ERC Y LOS INSULTOS A DISCRECCIÓN

Lambán, tras la decisión, ha dejado claro su intención de volver a rescatar este proyecto para 2034, con Jaca en los más alto y con la misma declaración de intenciones que hizo en su día Cataluña: “Jaca y en todo el Pirineo”. La Generalitat ha afirmado ahora que sólo está preparada para presentar la candidatura de 2030.

Si ese otro es el ministro Iceta, que prefiere dejar perder una oportunidad a la ciudadanía de Cataluña solo para seguirle el juego a Lambán, deberá explicarlo bien. Si Salvador Illa, a pesar de haber seguido el juego al presidente de Aragón, después solo consigue que un proyecto que él había defendido no se haga, entonces deberá explicarlo bien”, han afirmado desde ERC. Sin embargo, los propios republicanos deberían explicarle a los aragoneses el por qué de este reparto tan dispar tanto en pruebas como en número de atletas.

La retahíla de insultos y descalificaciones no acabó ahí. ERC ha tildado a Lambán de “personaje pintoresco”, “chantajista”, “incoherente”, “errático”, y de hacer un “sainete” y “emerger el anticatalanismo”. El presidente de Aragón ha sido más moderado al asegurar que defendería los intereses de los suyos. Cataluña mira ahora al COE para tratar de colocar su candidatura para 2030.


- Publicidad -