jueves, 7 julio 2022 8:01

Bañuelos resucita el fantasma de Astroc en Inzile

Enrique Bañuelos apostó por Inzile hace justo un año. Los accionistas de la automovilística sueca recibieron la oferta del empresario valenciano y aceptaron su entrada a través de una ampliación de capital en una primera operación. Para obtener el resto, el exdirectivo de la inmobiliaria Astroc realizó una opa. La entrada no se produjo hasta octubre del año pasado.

Desde el primer anuncio oficial, Inzile se ha desplomado más de un 62% en Bolsa. En esta semana, las acciones han caído con fuerza tras conocerse la nueva operación de la automovilística al vender un pedido récord a una empresa participada al 50% por la automovilística y el Grupo Piñero, vinculada comercialmente con Bañuelos. En concreto, la pérdida en la jornada de este miércoles fue del 15%, hasta las 16,8 coronas, un nivel que cedió en la sesión del jueves para reconquistar el nivel de las 17 en la de este viernes.

INZILE VENDE A UNA PARTICIPADA UN PEDIDO RÉCORD E INFLA SUS INGRESOS DE FORMA ARTIFICIAL

Esta operativa es la misma que se siguió en Astroc durante los albores de la burbuja inmobiliaria. Astroc ingresaba dinero a costa de vender a los propios accionistas, es decir, sostener artificialmente la empresa para evitar su derrumbe. En abril de 2007, un informe de auditoría en relación al ejercicio de 2006 desató un pánico vendedor sin precedentes en la inmobiliaria.

PEDIDO RÉCORD A UNA PARTICIPADA DE INZILE

La información comunicada al regulador sueco apunta a un pedido de 180 millones de coronas, unos 16,8 millones de euros, realizado por la empresa Emos Caribbean. Pese al nombre exótico, la sociedad está participada por Inzile y el grupo balear Piñero.

El grupo hotelero, con intereses en Brasil y en el Caribe, está vinculado directamente con el propio Bañuelos a través de pactos comerciales alcanzados con QEV Tech, controlada por el propio empresario valenciano con el 20% del capital. Esta empresa de movilidad junto con Inzile han creado un hub para tratar de hacerse con los terrenos de la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona, aunque en su presentación mostró vehículos sin homologar y que ya se están fabricando en China.

Con este pedido, el Grupo Piñero dará servicios de movilidad a los establecimientos y complejos hoteleros. Estos vehículos se ensamblarán en la fábrica de la sueca en República Dominicana. El anuncio en sí sería una buena noticia siempre y cuando el pedido fuera para un tercero, sin vinculaciones con los grupos. Sin embargo, al conocerse las relaciones empresariales se desató una oleada de ventas al ser una operación récord, pero con empresas filiales.

ASTROC, LA CAÍDA DE UN GIGANTE, REAPARECE EN INZILE

Y es que, Bañuelos conoce perfectamente la operativa. Es la misma llevada a cabo para mantener a Astroc en lo más alto de la Bolsa. En 2006, esta inmobiliaria se estrenó en el parqué y se disparó más de un 1.000%. Al año siguiente, las acciones se desplomaron por el estallido de la burbuja. Los restos de Astroc fueron cambiando de nombre a lo largo de los años, hasta formar parte hoy de Neinor Homes.

Bañuelos aseguró desconocer el origen del desplome del 47% en ASTROC EN una única sesión en abril de 2007

Y es que, aunque Bañuelos aseguró desconocer el origen del desplome del 47% en una única sesión en abril de 2007, la realidad es que el informe del auditor fue revelador. Tanto que fue despedido pocos meses después.

Astroc daba cuenta de un volumen de negocio con unas cifras muy jugosas. El motivo no era otro que el 90% de sus ingresos provenían de otros accionistas de referencia de la propia compañía, incluidos del consejero delegado. El movimiento de Astroc fue frenético durante el 2006 en comparación con otros gigantes del sector. Sacyr, que estaba sopesando lanzarse a por Repsol, cayó un 96% ese mismo año, pero la inmobiliaria de Bañuelos era todo un referente del sector y se le llegaba a poner como un modelo de gestión. Nada más lejos.

INZILE Y UN NUEVO INFORME DE AUDITORÍA DESATAN LAS ALARMAS

La gestión de Bañuelos provocó su salida, tras hacerse Rayet con el control de Astroc. Sin embargo, pese al reguero de pleitos, el empresario valenciano ha salido prácticamente indemne. Tanto, que la Comisión Nacional del Mercado de Valores sólo le ha impuesto una multa de 150.000 euros por no dar a conocer información relevante en el momento que debió. El regulador aseguró que vigilaría con más atención al sector inmobiliario en 2014. No obstante, la actuación de la CNMV está aún más que entredicho, como está ocurriendo con el caso de Lleida.net y la venta masiva de Banco Santander y la SEPI. Por ahora, ni un requerimiento, pese a tener un auto firme del Tribunal Supremo.

El informe de auditoría fue sólo la punta del iceberg en Astroc. Lo mismo está sucediendo ahora con Inzile, cuyo desplome en Bolsa desde máximos históricos está siendo muy acusado al situarse cerca del 70%. Y es que, Bañuelos ha dado a conocer la operación un año después de producirse, como hizo en 2007. Además, según PWC, la operación se realizó sin visibilidad e impide conocer el valor de los activos, así como el deterioro de éstos.

Según el último trimestre de 2021, Inzile tiene un flujo de caja neto negativo de 18,1 millones de coronas. Asimismo, añade otros 19,98 millones por actividades de financiación. Además, ha abierto caja por valor de 14,94 millones, para dar un cierre de balance de tesorería

Enrique Bañuelos apostó por Inzile hace justo un año. Los accionistas de la automovilística sueca recibieron la oferta del empresario valenciano y aceptaron su entrada a través de una ampliación de capital en una primera operación. Para obtener el resto, el exdirectivo de la inmobiliaria Astroc realizó una opa. La entrada no se produjo hasta octubre del año pasado.

Desde el primer anuncio oficial, Inzile se ha desplomado más de un 62% en Bolsa. En esta semana, las acciones han caído con fuerza tras conocerse la nueva operación de la automovilística al vender un pedido récord a una empresa participada al 50% por la automovilística y el Grupo Piñero, vinculada comercialmente con Bañuelos. En concreto, la pérdida en la jornada de este miércoles fue del 15%, hasta las 16,8 coronas, un nivel que cedió en la sesión del jueves para reconquistar el nivel de las 17 en la de este viernes.

INZILE VENDE A UNA PARTICIPADA UN PEDIDO RÉCORD E INFLA SUS INGRESOS DE FORMA ARTIFICIAL

Esta operativa es la misma que se siguió en Astroc durante los albores de la burbuja inmobiliaria. Astroc ingresaba dinero a costa de vender a los propios accionistas, es decir, sostener artificialmente la empresa para evitar su derrumbe. En abril de 2007, un informe de auditoría en relación al ejercicio de 2006 desató un pánico vendedor sin precedentes en la inmobiliaria.

PEDIDO RÉCORD A UNA PARTICIPADA DE INZILE

La información comunicada al regulador sueco apunta a un pedido de 180 millones de coronas, unos 16,8 millones de euros, realizado por la empresa Emos Caribbean. Pese al nombre exótico, la sociedad está participada por Inzile y el grupo balear Piñero.

El grupo hotelero, con intereses en Brasil y en el Caribe, está vinculado directamente con el propio Bañuelos a través de pactos comerciales alcanzados con QEV Tech, controlada por el propio empresario valenciano con el 20% del capital. Esta empresa de movilidad junto con Inzile han creado un hub para tratar de hacerse con los terrenos de la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona, aunque en su presentación mostró vehículos sin homologar y que ya se están fabricando en China.

Con este pedido, el Grupo Piñero dará servicios de movilidad a los establecimientos y complejos hoteleros. Estos vehículos se ensamblarán en la fábrica de la sueca en República Dominicana. El anuncio en sí sería una buena noticia siempre y cuando el pedido fuera para un tercero, sin vinculaciones con los grupos. Sin embargo, al conocerse las relaciones empresariales se desató una oleada de ventas al ser una operación récord, pero con empresas filiales.

ASTROC, LA CAÍDA DE UN GIGANTE, REAPARECE EN INZILE

Y es que, Bañuelos conoce perfectamente la operativa. Es la misma llevada a cabo para mantener a Astroc en lo más alto de la Bolsa. En 2006, esta inmobiliaria se estrenó en el parqué y se disparó más de un 1.000%. Al año siguiente, las acciones se desplomaron por el estallido de la burbuja. Los restos de Astroc fueron cambiando de nombre a lo largo de los años, hasta formar parte hoy de Neinor Homes.

Y es que, aunque Bañuelos aseguró desconocer el origen del desplome del 47% en una única sesión en abril de 2007, la realidad es que el informe del auditor fue revelador. Tanto que fue despedido pocos meses después.

Astroc daba cuenta de un volumen de negocio con unas cifras muy jugosas. El motivo no era otro que el 90% de sus ingresos provenían de otros accionistas de referencia de la propia compañía, incluidos del consejero delegado. El movimiento de Astroc fue frenético durante el 2006 en comparación con otros gigantes del sector. Sacyr, que estaba sopesando lanzarse a por Repsol, cayó un 96% ese mismo año, pero la inmobiliaria de Bañuelos era todo un referente del sector y se le llegaba a poner como un modelo de gestión. Nada más lejos.

INZILE Y UN NUEVO INFORME DE AUDITORÍA DESATAN LAS ALARMAS

La gestión de Bañuelos provocó su salida, tras hacerse Rayet con el control de Astroc. Sin embargo, pese al reguero de pleitos, el empresario valenciano ha salido prácticamente indemne. Tanto, que la Comisión Nacional del Mercado de Valores sólo le ha impuesto una multa de 150.000 euros por no dar a conocer información relevante en el momento que debió. El regulador aseguró que vigilaría con más atención al sector inmobiliario en 2014. No obstante, la actuación de la CNMV está aún más que entredicho, como está ocurriendo con el caso de Lleida.net y la venta masiva de Banco Santander y la SEPI. Por ahora, ni un requerimiento, pese a tener un auto firme del Tribunal Supremo.

El informe de auditoría fue sólo la punta del iceberg en Astroc. Lo mismo está sucediendo ahora con Inzile, cuyo desplome en Bolsa desde máximos históricos está siendo muy acusado al situarse cerca del 70%. Y es que, Bañuelos ha dado a conocer la operación un año después de producirse, como hizo en 2007. Además, según PWC, la operación se realizó sin visibilidad e impide conocer el valor de los activos, así como el deterioro de éstos.

Según el último trimestre de 2021, Inzile tiene un flujo de caja neto negativo de 18,1 millones de coronas. Asimismo, añade otros 19,98 millones por actividades de financiación. Además, ha abierto caja por valor de 14,94 millones, para dar un cierre de balance de tesorería de 18,02 millones. Como en Astroc, Inzile ha multiplicado por diez sus activos. ¿Se volverá a repetir la historia?


- Publicidad -