jueves, 11 agosto 2022 8:24

Privasee quiere ser un unicornio simplificando la política de privacidad en el MWC22

Leer la política de privacidad es un ejercicio tedioso que muy pocos osan llevar a cabo. El uso de tecnicismos, letra minúscula que apenas se aprecia a simple vista y una toda una colección de notas a pie de página echaría atrás a cualquier usuario de a pie. Por norma general, los internautas bajan todo el texto con la barra derecha (scroll) para pinchar en “acepto la política de privacidad” y poder disfrutar de los contenidos. Si en una de ellas pusiera alguna barbaridad, el usuario la aceptaría sin percatarse de ello.

Privasee, una joven pero prometedora Fintech y centrada en ciberseguridad, ha llevado a cabo un ejercicio de realidad en el Mobile World Congress 2022 (MWC22). La empresa, cofundada por Àlex Frach Tapia, de apenas 23 años, ha expuesto en su stand de la feria los más de 2,5 metros de papel que ocupan las condiciones de privacidad de la propia GSMA, organizadora del evento.

Estos requisitos los han tenido que firmar todos los asistentes, cuya cifra se estima en unos 60.000. La longitud es significativa superior a la distancia de seguridad que hay que dejar con personas ajenas al grupo burbuja. Leerlas hubiera llevado cerca de una hora para todos ellos.

POLÍTICAS DE PRIVACIDAD: SEIS HORAS DE LECTURA

Alex Frach Tapia, cofundador de Privasee
Alex Frach Tapia, cofundador de Privasee, en el MWC22

A Frach Tapia le hubiera gustado exponer no sólo la de la GSMA, sino todas aquellas políticas de privacidad que ha tenido que leer y dar su consentimiento para llegar al interior del recinto. De esta forma, hubiera mostrado la de la aerolínea desde Londres, donde tiene una de sus sedes esta joven firma, la del hotel y la de las aplicaciones de transporte que hubiera utilizado para acudir desde el aeropuerto a su alojamiento. En definitiva, cerca de unos 12 ó 15 metros, equivalentes a unas seis horas de lectura. “Una pérdida de tiempo”, ha sostenido en una entrevista con MERCA2.

Hay que facilitar las opciones a los usuarios y permitir que sean ellos quienes elijan qué se hace con sus datos

“Hay que facilitar las opciones a los usuarios y permitir que sean ellos quienes elijan qué se hace con sus datos”, ha sostenido. “Quienes nos ponemos en peligro somos nosotros como usuarios”, ha apostillado. “Intentamos que sean lo más claras y concisas posible para poder dar la opción al usuario de escoger”, ha incidido.

Privasee no es la primera empresa que funda este joven emprendedor. Pese a su corta edad, Frach Tapia ha cofundado otras dos firmas, de las que ha aprendido y adquirido experiencia. Su nueva empresa, fundada hace apenas un año y medio, una de las misiones de esta empresa es simplificar las condiciones de privacidad para que su lectura no lleve más de “cinco minutos” al cliente y usuario. Su principal objetivo es poder codearse con OneTrust, el gigante de este negocio y que mueve cerca de 5.800 millones de dólares. Por el momento, Privasee ha cosechado ya 500.000 libras, casi 600.000 euros al cambio actual, y cuenta ahora con el apoyo de CaixaBank.

DOS MILLONES PARA LA PRÓXIMA RONDA

En la próxima ronda espera alcanzar los dos millones de libras, ya sea mediante deuda convertible o bien ampliación de capital. La opción preferida para este estudioso de los problemas reales con el fin de dar con la solución es la deuda convertible. “No diluimos capital“, ha considerado. En esa nueva ronda se pretende escalar los procesos e incrementar la valoración de la compañía en múltiplos de cinco o diez veces.

La empresa, asentada principalmente en Amsterdam (Países Bajos), pasa por un momento dulce, con el respaldo de inversores fuertes que podrían cerrar el paso a los ‘Business Angels‘. Sin embargo, si algún inversor busca aportar valor, Franch Tapia abre las puertas porque no quiere dejar a nadie fuera de este negocio en auge. “Para nosotros lo importante es la gente con la que trabajamos. Tenemos muy buena relación con nuestros inversores”, ha indicado. “No descartamos a los inversores que nos aporten valor”, ha sostenido.

“Hemos venido aquí para explicar el mundo de la privacidad a los asistentes a este MWC22”, ha indicado. “Parece que es algo complejo, un bicho muy grande al que hay que atacar y hay que estar ahí para dar seguridad y confianza a nuestros clientes”, ha comentado.

LA META DE PRIVASEE: CONVERTIRSE EN UNICORNIO

La meta a largo plazo de la compañía es alcanzar los 1.000 millones de valoración, convirtiéndose en un unicornio. Pretende conseguirlo en muy pocos años, pero con la estrategia del “paso a paso”. Es mejor hacer 10.000 pasos pequeños que uno grande. Todo ello con apenas seis empleados, trabajando en remoto desde Países Bajos y Londres, el centro europeo de las startups y donde se encuentra el capital.

Franch Tapia valor su experiencia vivida con las dos anteriores empresas. Lejos de lamentarse de los fracasos, muestra como éstos le han hecho más fuerte. “Lo que más me motiva y me gusta es ayudar a las empresas medianas y pequeñas que no tienen capacidad de contratar a un equipo legal”, ha destacado. La misión es conseguir que los directivos de estas firmas puedan verse “como empresas y dar la confianza de cara al usuario”, ha afirmado. “La confianza va a ser muy importante y cada vez tenemos más proposiciones“, ha destacado. “A la tercera va la vencida”, ha enfatizado.

En cuanto a la invasión de Rusia, el cofundador Privasee no nota impacto alguno en su negocio, aunque ha mostrado su solidaridad con el pueblo ucraniano. A nivel personal, Franch Tapia asegura que es un ‘friki’ del estudio para entender los problemas de privacidad o tecnología de las empresas y poder solucionarlos. Asimismo, ha mostrado una confianza ciega en su socio, Manuel, de quien se ha deshecho en elogios. “Los aprendizajes los acabamos haciendo juntos” y “tenemos el superpoder de llegar a una conclusión y una decisión, siempre“. “Es un equipo muy pequeño, pero tomamos muchas decisiones cada día”, ha comentado.


- Publicidad -