sábado, 13 agosto 2022 10:46

Marruecos busca reactivar su destino turístico con Iberia, Expedia y Logitravel

Las relaciones entre España y Marruecos no pasan por su mejor momento, pero ambos países se empeñan en demostrar que no están tan deterioradas como aparentan. Como vecinos, comparten frontera y están condenados a entenderse por muchos motivos. Lo cierto es que Marruecos tensa y destensa la cuerda de las relaciones a su antojo y España tampoco actúa siempre según lo deseable. Esta semana se ha dado un paso hacia el entendimiento en materia turística con la reunión mantenida en Madrid por la Oficina Nacional de Turismo de Marruecos con operadores españoles como Iberia, Expedia y Logitravel.

«Es fundamental para nosotros estar presentes en España con nuestros socios para activar una recuperación tan esperada en ambos lados del Mediterráneo», aseguró Adel El Fakir, director general de la Oficina Nacional de Turismo de Marruecos (ONMT).

Esta visita llega tras la destacada presencia de la ONMT en la 42ª edición de la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur 2022), celebrada en Ifema Madrid del 19 al 23 de enero. También incide en demostrar la importancia del mercado español en la estrategia de recuperación de Marruecos como destino.

El turismo representa casi un 7 % del PIB marroquí y, como ha ocurrido en la mayoría de países, es el sector más perjudicado por las medidas restrictivas implementadas por la pandemia. El Gobierno del país magrebí aprobó recientemente un plan de rescate de aproximadamente 200 millones de euros con ayudas directas a sus trabajadores. La ayuda siempre necesaria, no será realmente efectiva sin la apertura de sus fronteras para comenzar a normalizar la economía.

Sin embargo, el 7 de febrero el Ministerio de Transportes marroquí ha reabierto sus puertos al tráfico marítimo de pasaje, pero con conexión con puertos franceses e italianos, y todavía mantiene las restricciones sobre los puertos españoles, que siguen sin poder recibir pasajeros procedentes de Marruecos. Cabe destacar que desde el 10 de enero, y de forma excepcional, ha estado saliendo un ferry a la semana hacia Algeciras con 850 temporeras para la campaña de la fresa.

Naser Burita, ministro de Exteriores marroquí, afirmó hace unos días la apertura de sus fronteras solo se haría cuando se dieran «todas las garantías para la seguridad de los viajeros y de los propios marroquíes».

ACUSACIÓN DE INCUMPLIMIENTO DE MEDIDAS

En este contexto, cabe recordar que unos días antes de Navidad, Rabat anunciaba que no pensaba reanudar los vuelos desde y hacia España tras haberse detectado, según sus datos, casi 20 personas contagiadas de coronavirus procedentes de nuestro país.

Según el Ministerio de Salud y Protección Social de Marruecos, la causa fue el descontrol existente en los aeropuertos españoles, a la hora de seguir de forma «adecuada y estricta» los protocolos sanitarios previstos frente al Covid-19 y los registros durante el proceso de embarque. Marruecos atacaba entonces denunciando que el Gobierno español no cumplía las medidas exigidas para proteger a los pasajeros en los aviones.

En el fondo subyace la crisis diplomática que afecta a ambos países especialmente desde la decisión de España de permitir la entrada con documentación falsa, al líder del Frente Polisario, procedente de Argelia, para ser atendido en un hospital español en la primavera de 2021.

MARRUECOS NECESITA EL TURISMO

Acostumbrado a utilizar el palo y la zanahoria en su relación de España, el Gobierno marroquí ha decidido dar un paso hacia la normalización de las relaciones turísticas entre ambos países, con la reunión mantenida en Madrid a comienzos de semana con varios operadores nacionales.

Marruecos sabe que su economía depende mucho del turismo, y que España es un país emisor importante y un país de paso de millones de sus ciudadanos procedentes de otros países de Europa. «Las ayudas directas (200 millones de euros) no son una solución suficiente, la apertura completa de las fronteras es lo único que dará vida al sector», asegura el presidente de la Asociación de Guías de Turismo marroquí, Abdesadeq Qadimi.

Esta reunión hace prever que la apertura total de las fronteras marroquíes con España puede estar próxima, algo que esperan con ansiedad muchos empresarios que han invertido en el país norteafricano y que desean que la situación vuelva cuanto antes a la normalidad prepandémica.

Este encuentro se ha llevado a cabo después que el director general de la Oficina Nacional de Turismo de Marruecos, Adel El Fakir, visitara con anterioridad París, Londres y Dublín, para mantener contactos con representantes turísticos de gran importancia para sus intereses.

Según un comunicado de prensa de la Oficina marroquí, «después de París y Londres, la ONMT hizo escala en Dublín, sede de Ryanair, para reunirse con la alta dirección de la compañía, en particular con Jason McGuinness, director comercial de Ryanair». Y es que la aerolínea británica es un socio importante del destino Marruecos. Tras su paso por Dublín, Adel El Fakir y su equipo recalaron en Madrid, antes de regresar a su país.


- Publicidad -