miércoles, 28 septiembre 2022 5:13

El bricolaje sigue a Juan Roig y sube salarios para contrarrestar la inflación

El grupo Adeo se desentiende del acuerdo de Anged, la patronal de gran consumo y al que están asociadas compañías como El Corte Inglés, Ikea y Carrefour. La matriz de Leroy Merlin y Bricomart en España ha tomado la decisión de triplicar la subida de Anged, hasta el 3%, a todos los colaboradores. En total, son cerca de 20.000 empleados los que se beneficiarán.

El gigante del bricolaje en España repartirá una prima de 500 euros directamente en la nómina de este mes de enero. El objetivo es que los empleados «cuenten con un mayor bienestar financiero» en un momento en el que la inflación y los precios de la energía están esquilmando los bolsillos de los consumidores.

Asimismo, Leroy Merlin subirá también las nóminas según se establece en el convenio. Según el mismo, el incremento adicional alcanzaría el 1%. Es decir, las nóminas anuales, con un sueldo medio de unos 14.900 euros, sumarían un 4% respecto al 2021. La cifra no cubre la totalidad del incremento de la inflación, a la espera de sumar el reparto de la prima de 2021, pero es una de las más importantes registradas entre las grandes empresas tras el movimiento de Mercadona.

20.000 TRABAJADORES DEL BRICOLAJE BENEFICIADOS

En total, las dos empresas del grupo Adeo pagarán más de 10,5 millones de euros a sus colaboradores, repartidos entre los 16.000 de Leroy Merlin y los 4.000 de Bricomart. Eso sí, para percibirlas, los empleados tienen que tener una antigüedad mínima de seis meses en ambos caso. La estrategia tiene dos vertientes. Por un lado, afloja la asfixia del incremento de los precios de los empleados y por otro mantiene a Leroy Merlin como una de las mejores empresas para trabajar en España, con sueldos por encima de la media del sector.

Leroy Merlin rebaja su producto top del verano que no dejaras de usar Merca2.es
Centro de Leroy Merlin

Desde el departamento de recursos humanos de Leroy Merlin continúan poniendo a las personas en el centro de la toma de decisiones. «Confiamos en hacer evidente la cercanía y el compromiso que mantenemos con nuestros colaboradores«, ha afirmado Eloy del Moral, director de Recursos Humanos de Leroy Merlin.

No es la primera vez que la compañía realiza un reparto de primas. En 2021, distribuyó 44 millones de euros entre sus empleados, unos 540 euros por cada uno. Según las cifras de trabajadores en Rusia, Francia y España, Leroy Merlin cuenta con casi 81.200 colaboradores.

MÁS SUBIDAS PARA ESTE 2022 EN LEROY MERLIN

La cifra podría incrementarse de cara a este 2022. Y es que, espera repartir un beneficio mayor en plena crisis sanitaria. Este ‘dividendo’ en metálico se sumará a los ocho millones anteriores. De esta forma, si el reparto se pagara este mismo año, la subida en Leroy Merlin superaría el nivel de la inflación del 6,7% registrado en diciembre.

En el mismo sentido ha actuado Bricomart. A sus 4.000 colaboradores con una antigüedad mínima de seis meses. De media, serían para unos 625 euros, pero Bricomart entregará 500 euros a cada empleado, independientemente del cargo que ocupe.

La medida de las empresas del grupo Adeo responde al aumento de los productos y la energía. Asimismo, es una apuesta por la liquidez de sus empleados en esta dura cuesta de enero y mitigar estos efectos.

«La solidaridad forma parte de los valores de la compañía, que apuesta por la inversión y la creación de empleo estable y de calidad», ha destacado la compañía que vuela ahora de forma independiente a Leroy Merlin.

Las empresas que conforman el grupo Adeo en España se suman así a la patronal de las grandes distribuidoras, Anged, que sumará un 1% a las nóminas, mientras que Mercadona fue la primera en hacerlo, con un incremento del 5,5%. Por ahora, a excepción de Leroy Merlin, ninguna había superado el 6%.

LA INFLACIÓN PREOCUPA Y OCUPA EN LAS NEGOCIACIONES

Estos incrementos no constituyen por el momento un riesgo para la economía porque son inferiores a los niveles del incremento de precios. La máxima preocupación de los Gobiernos y organismos es que se produzcan los temidos efectos de segunda ronda. Éstos consisten en una retroalimentación en la subida de precios, es decir, a mayor subida de salarios, más subida de precios.

Para el Banco Central Europeo y el propio Ejecutivo de Pedro Sánchez, la situación actual de los precios es «transitoria», pero en Estados Unidos se preparan para combatirla con al menos tres subidas de tipos de interés. Este movimiento en la política fiscal sería un golpe para las empresas y familias más endeudadas, al incrementarse los intereses.

Desde el BCE se ha producido, por otro lado, un cambio en el discurso. Con la voz pequeña, el vicepresidente de la institución, Luis de Guindos, aseguró que la inflación «quizás no sea tan transitoria».

El problema de la inflación es que la subida se ha producido por el lado de la oferta, y no por una incremento de la demanda. Un desequilibrio que de enquistarse provocaría un fuerte impacto en la economía con el riesgo de la estanflación, un escenario que mezcla un parón económico junto con una crecida de precios. Un problema de muy difícil solución si prosigue la política acomodaticia en Europa.

Los sindicatos, además, han pactado estas subidas con Anged a regañadientes. De la patronal dependen más de 230.000 empleados. Para la próxima mesa de negociación, afilarán los dientes para arrancar un mayor incremento de sueldo para suplir en parte la pérdida de poder adquisitivo. Por el momento, estas reuniones se darán tras las elecciones generales de 2023, si antes no se rompe el Ejecutivo.


- Publicidad -