lunes, 17 enero 2022 17:53

Los fondos europeos y la inflación, los peligrosos retos para el inmobiliario

2021 ha supuesto para el sector inmobiliario un año de crecimiento, fortalecimiento y consolidación de la industria. Este año ha servido de recuperación tras los números registrados durante la pandemia. Así pues, se han recuperado niveles de inversión que se habían registrados antes de la pandemia. Tanto para CBRE como para Colliers, los números son parecidos. «Esperamos que los volúmenes de 2021 se aproximen a los de antes de la pandemia, en el entorno de los 11.000-12.000 millones de euros; un volumen de inversión que pone de relieve la consolidación de la recuperación de un sector clave en nuestro país», destaca CBRE.

Por su parte, Mikel Echavarren, CEO de Colliers, confirma que «2021 ha sido un año muy positivo para la inversión inmobiliaria en España. Destacamos la entrada de nuevos inversores internacionales, tanto en activos como en deuda inmobiliaria, y la diversificación de la inversión en los distintos segmentos del mercado inmobiliario. Se alcanzarán niveles similares a los de 2019». Para Colliers los niveles de inversión que se han registrado en este pasado año son de 12.350 millones de euros, mientras que esperan «para 2022 un crecimiento del 10-15%», apunta el directivo.

«El sector inmobiliario español ha demostrado su fortaleza en 2021, situándose como una opción atractiva para los inversores, que cuentan con un gran volumen de capital disponible», destacan desde CBRE. Pero explica Carmen Panadero, presidenta de Woman in Real Estate Spain (WIRES), que «por su alcance transversal, el gran protagonista ha sido el mercado de la vivienda. El segmento de residencial en alquiler se ha situado en 2021 como el segundo mercado de inversión inmobiliaria en Europa llegando a un volumen de más de 24.000 millones de euros».

Una opinión que comparte Sandra Daza, directora general de Gesvalt, que incide en que «la demanda de vivienda sigue al alza, así como los activos logísticos, que comenzaron su escalada antes de la pandemia. Por otra parte, la mayoría de los hoteles han reabierto después de recibir de forma tan directa el impacto del Covid-19 y sus precios prácticamente han vuelto a los niveles de 2019». Los hoteles han sido otros de los activos que han visto como su actividad se recuperaba a niveles de antes de la pandemia. Igualmente, las operaciones que han tenido como protagonistas a estos se han visto incrementadas en 2021.

La demanda tanto de vivienda como de activos logísticos sigue al alza

PRINCIPALES PREVISIONES

Y este buen momento que está viviendo el sector inmobiliario seguirá siendo la tónica predominante en 2022. Para este año que entra, los principales retos a los que tendrá que enfrentarse el inmobiliario serán dos: la llegada de los Fondos Next Generation y la inflación. En cuanto al primero de ellos, «dentro de los fondos Next Generation, hay una partida dotada con 1000 millones para la creación de viviendas públicas en alquiler y más de 3420 millones para rehabilitación del parque inmobiliario en toda España», destaca la presidenta de WIRES.

También incide Panadero en que «tendrá gran importancia cómo se canalizarán estas ayudas en todo el territorio nacional. La creación de nuevas alianzas y estructuras de gestión público-privadas para poder absorber estos fondos serán cuestiones básicas». Por su parte, la directora general de Gesvalt insiste en que «la llegada de los fondos europeos para fomentar la sostenibilidad del parque de vivienda español podría implicar un aumento significativo de la demanda».

Por otro lado, las compañías del sector van a tener que hacer frente a la inflación que se está registrando por el alza de las materias primas y los precios de la construcción. Echavarren confirma que «durante el primer semestre de 2022 los altos costes de construcción serán una barrera importante para la viabilidad de algunos proyectos inmobiliarios. La hiperinflación alcanzada por algunos materiales de construcción seguramente se relajará a medida que se eliminen los cuellos de botella de los canales de suministros. Sin embargo, parte de dichos incrementos de costes han venido para quedarse». Y otra duda que tienen los expertos inmobiliarios es cómo se trasladará la inflación a las rentas de los inquilinos.

Por otro lado, también hay otros factores a tener en cuenta en este 2022. Uno de ellos es la ley de Vivienda, que el Gobierno pretende aprobar durante el segundo semestre de este año. «La inseguridad jurídica que avanzan algunas medidas del Gobierno podría impactar en el sector residencial de alquiler, sobre todo en nuevas inversiones», advierten desde Colliers. Pero, sin embargo, ninguno de estos retos echa para atrás a un sector que ya se ha sabido recuperar de dos crisis importantes. Y es que «el apetito inversor, apoyado en la recuperación de los fundamentales de mercado, es sólido y nos permite augurar un futuro con buenas perspectivas y mucha actividad», señalan desde CBRE.

LOS CENTROS DE DATOS, NUEVOS PROTAGONISTAS

Uno de los activos que va a ser clave en este año van a ser los centros de datos. Algunas empresas, como Merlin Properties, ya están enfocando su estrategia hacia este segmento que puede traer beneficios para este nuevo año. Por su parte, desde CBRE apuntan que «la Península Ibérica está adquiriendo una creciente importancia como destino mundial con la introducción de nuevos desarrollos de cable submarino. Estos situarán a España como destino clave para la prestación de servicios y transporte de tráfico de datos entre Europa y América, además de convertir a España en una puerta natural hacia África».

Por otro lado, la inversión en este tipo de activos también verá reflejada en sus cuentas un aumento, siendo protagonistas tanto en el próximo como en venideros años. «En 2022 veremos el despegue del mercado de inversión inmobiliario en centros de datos, que será uno de los protagonistas de los próximos años, tanto en inversión como en desarrollo», explican desde Colliers.

Por otro lado, y por sectores, «logístico y multifamily seguirán su consolidación como motores del sector inmobiliario. Por otro lado, en 2022 continuará la reactivación de sectores como oficinas, vinculada a la calidad del inmueble y su ubicación, y hoteles, donde se espera que siga la tendencia de recuperación de los valores del producto hotelero de tipo prime. En cuanto al sector retail, continuará la polarización entre producto prime y secundario», aseguran desde CBRE.

Por último,Sandra Daza explica que «en 2022 asistiremos a la consolidación de nuevas tendencias del sector como el build to rent o el coliving, dos modelos clave para dar respuesta a la demanda de vivienda en alquiler de los grandes núcleos urbanos, aunque su nivel de éxito vendrá condicionado por cómo afecte al apetito inversor la aparición de nuevas regulaciones».


- Publicidad -