sábado, 25 junio 2022 22:48

El futuro de Endesa en As Pontes: carbón para 20 días y cierre en febrero

Teresa Ribera ha vuelto a meterse en un berenjenal con sus últimas declaraciones con respecto a la reactivación de la central de carbón de As Pontes. La vicepresidenta tercera del Gobierno aseguraba que la reactivación de As Pontes responde a «una decisión comercial, porque a la empresa le compensa al precio al que está la electricidad», trasladando toda la responsabilidad de la vuelta del carbón a la central térmica a Endesa, de la que también comenta que, «quizá a la empresa propietaria de la central le viene bien, pero con respecto al interés general de los trabajadores y de los vecinos o de la construcción de alternativas nos retrasa».

De esta manera, la ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miterd) se lava las manos en la decisión de reactivar la central gallega, poniendo en entredicho el ambicioso plan de descarbonización de la eléctrica presidida por José Bogas, y poniendo a Endesa a los pies de los caballos frente a sus inversores.

Ribera trataba de quitar hierro al asunto afirmando durante la misma entrevista concedida a La Voz de Galicia que «en todo caso, no me parece nada preocupante ni significativo, creo que se explica muy bien por una coyuntura extraordinaria, y creo que no nos debe distraer del objetivo de construir alternativas para estas zonas con la mayor antelación posible».

Según ha podido saber MERCA2, el Informe de Sanidad que faltaba es favorable para el desmantelamiento por lo que la autorización de cierre del Miterd llegará rápido. «Aquí la plantilla está avisada de que seguirá en su trabajo hasta el 28 de febrero (se entiende como tope, no más allá)».

En As Pontes «quedan 50.000 toneladas de carbón, que suponen 20 días de actividad al ritmo de consumo de la planta, por lo que se entiende que la central seguirá funcionando hasta quemar el carbón y luego, todos para casa, se procederá al cierre definitivo y a desmantelar la planta», informan las mismas fuentes.

REACTIVACIÓN POR IMPERATIVO LEGAL

Desde Endesa no quieren entrar en la polémica gratuita creada por la ministra. Se limitan a informar de cómo está la legislación y por qué han tenido que reactivar el carbón en la central de As Pontes.

«As Pontes ha tenido que entrar en funcionamiento por imperativo legal.  Estamos obligados por ley a ofertar todas nuestras centrales al mercado diariamente y hemos tenido que ofertarla y tendremos que seguir haciéndolo mientras no llegue la autorización para el cierre», comentan desde la eléctrica, a la vez que aclaran que «debe tener personal, combustible, y estar a disposición del sistema para cuando se considere oportuno que entre en producción. Así es legalmente y tenemos que cumplirlo, aunque se esté esperando la autorización de cierre de operaciones».

Para Endesa esto no supone «ningún paso atrás en la decisión de cerrar todas nuestras plantas de carbón. Es más, anunciamos con el último plan estratégico nuestro objetivo de ser cero emisiones en 2040, 10 años antes» del objetivo previsto de neutralidad para climática de Europa para 2050.

Endesa no controla los plazos de cierre y desconoce los motivos que han llevado al Gobierno a no desconectar todavía la central de As Pontes, «el retraso en el cierre viene motivado porque las Administraciones Públicas han llevado la tramitación ordinaria en versión simplificada en el resto de cierres. La central de Litoral (también de su propiedad) solicitó el cierre a la vez y ya está desconectada».

PRECIPITACIÓN POR PARTE DEL GOBIERNO

El secretario de organización de UGT FICA Endesa Galicia, Marcos Prieto, lleva mucho tiempo denunciando el exceso de precipitación del Gobierno en cerrar las centrales de carbón, sin tener una alternativa para suplir la actividad que generaba el carbón en la comarca, ni para la estabilidad eléctrica del país, ni para los trabajadores de la zona. Ya en el mes de marzo de 2021 declaraba a MERCA2, que «ni es transición, ni es justa», en clara alusión a la falta de proyectos concretos auspiciados por el Gobierno.

A mediados de octubre de 2021, Prieto avisaba de que «algo se está haciendo mal cuando una compañía energética requiere la puesta en marcha de los equipos que va a cerrar porque las energías que iban a sustituirlos no cubren la demanda», a la vez que reconocía que él «haría las cosas más despacio, ‘con buena letra’, compaginando la reindustrialización de las comarcas mineras, con una sustitución razonada, y solo una vez asegurada la energía suficiente para las peores circunstancias».

Ahora, en relación a las últimas declaraciones de Ribera, el representante de los trabajadores comenta a MERCA2 que «entre que llega la orden de cierre la empresa está obligada a casar al mercado, pero claro es una oferta lucrativa. La central no funcionaba porque perdía dinero, pero si no tienes autorización de cierre y puedes generar dinero, sigues siendo una empresa privada, eso es así».

Prieto ve claras ventajas en la reactivación de As Pontes: «que la central siga operando nos beneficia a todos, que las instalaciones estén funcionando lo que hace es abaratar el precio de la energía y, por tanto, abarata el precio del pool. A los trabajadores que quedamos nos resulta beneficioso, porque de lo contrario tenemos nuestro trabajo a miles de kilómetros y las subcontratas están en la misma situación, así que, la actividad aunque sea mínima, no nos genera ningún problema, al contrario».

Además para el representante sindical, con estos meses de actividad «ganamos tiempo para ver si se materializa alguno de los ‘miles’ de proyectos que van a venir a sustituir el carbón, esa es la incertidumbre que realmente hay en la comarca, porque en Galicia se cierran empresas cada poco pero aquí no viene nada, esa es la realidad».

SOLUCIONES DESCARTADAS

La decepción en la comarca es muy grande con el futuro que se les presenta a cientos de familias. Prieto no se cansa de decir que As Pontes podría tener futuro al margen del carbón. «En As Pontes habría que aprovechar los 1.400 MW de potencia y sustituirlos por energía estable, como por ejemplo la cogeneración que es una generación controlada y, además, en línea con lo que hacen los países del norte de Europa».

En Galicia existe un grave problema con los residuos. La legislación graba con 20€/tn el vertido de residuo. «Pues cumplamos con la economía circular de verdad, podemos dar una solución a los ganaderos y generar electricidad a 31€ MWh. De este modo eliminas el residuo y generas electricidad más barata. Se podrían eliminar entre 400.000 y 500.000 toneladas de residuos al año, generando transporte, riqueza y manteniendo puestos de trabajo».

Los trabajadores propusieron la alternativa de la co-combustión con biocombustibles con los que se han estado haciendo ensayos en la planta en 2019 y 2020. Se trata de una estrategia que permitiría mantener esta línea de actividad aunque finalmente se descartara la propuesta por parte de Endesa. Esta línea «permitiría reducir el material de vertedero del 55% al 15% en 2030». En Galicia al residuo de la ganadería podría abastecer la demanda de la central.


- Publicidad -