miércoles, 19 enero 2022 21:21

Telefónica y Dazn: objetivo no llegar a los penaltis tras 4.950 M€

El presidente de la LaLiga, Javier Tebas, quería un final de año glorioso. Lo ha tenido. Ha salido adelante el ‘Plan Impulso’ desarrollado por el fondo de inversión CVC; y esta semana ha repartido los derechos audiovisuales del fútbol con un incremento de precio y metiendo a una plataforma de ‘streaming’ en la ecuación. Ahora tendrán que ser Telefónica y Dazn quienes resuelvan su propia papeleta durante los próximos cinco años de derechos.

La situación no será sencilla pese a los supuestos alicientes que tienen de cara. El primero de ellos precisamente derivado de esa inyección económica que llegará con CVC. Es decir, Tebas asumía que esta subasta de derechos para los próximos cinco años debía ser más cuantiosa que la anterior porque el fútbol elevará su nivel. Esto hará a LaLiga más atractiva, generará más alicientes, más fichajes, más abonados, más caja… algo que debe cuadrar en los casi 5.000 millones de euros que se han dejado Telefónica y Dazn.

La compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete no puede andarse con rodeos: necesita que el fútbol se asiente como un contenido premium que le permita no ceder más clientes ante la competencia. Precisamente hablando de competencia, antes de que todo eche a rodar, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) debe dar el visto bueno a la compra del operador azul. Por cuestiones regulatorias, Telefónica solo podía acceder a periodos de tres años como propietaria de los derechos. Ahora son cinco. Esto hará que el organismo presidido por Cani Fernández se deba pronunciar. No obstante, fuentes cercanas a la compañía asumen que todo se ejecutará bajo lo previsto.

Lo que no está tan claro es el rendimiento que dejará el fútbol a nivel televisivo. Además, hay que tener en cuenta que Telefónica ha perdido la exclusividad de los derechos. Una situación nueva en la que tendrá que trabajar, y en la que pueden darse diversos acuerdos con la propia Dazn a la hora de ofrecer los contenidos -como sucede ahora con el motor-.

La presión de los accionistas sobre Telefónica y Dazn será muy importante tras el elevado gasto

La única certeza es que Movistar TV lleva varios trimestres perdiendo clientes. Una situación que no puede mantener ni prolongar en el tiempo. Sobre todo después de que haya perdido la exclusividad y el precio del fútbol haya vuelto a subir. Lo que no está tan claro, después de ver el último trienio, es que el deporte preferido por los españoles sea un reclamo tan importante.

DAZN Y TELEFÓNICA: UNIDOS EN EL CAMINO

Sobre rentabilidades tampoco se puede despistar Dazn. Haber entrado en la adjudicación de los derechos de LaLiga le abre un nuevo frente de reconocimiento de marca. Hasta ahora, al margen del fútbol internacional y la Copa del Rey, su apuesta había llegado por el baloncesto, el ciclismo y el motor. El fútbol le ofrece el gran salto.

Pero dicho salto debe verse reflejado en un aumento de abonados. Fuentes cercanas a la compañía llevan meses asumiendo que Dazn debía dar un golpe en la mesa. No obstante, ese golpe tiene que venir acompañado por un aumento de los ingresos que, finalmente, repercuta en mayor desarrollo de los productos. Una circunstancia, por ejemplo, por la que hasta ahora no había entrado en la pelea de la NBA: las competiciones exigen horas de producción propia sobre los productos adquiridos en las subastas, y Dazn no tiene ese músculo por ahora.

DINERO Y DERECHOS

Por lo que respecta a la subasta, el concurso se ha resuelto con la adjudicación por 4.950 millones de euros para las próximas cinco temporadas para Movistar y Dazn. Así, el operador azul tendrá un total de 5 partidos por jornada más 3 jornadas completas, mientras que la plataforma de streaming tendrá otros 5 partidos por jornada.

Esto supone un pequeño aumento de los ingresos audiovisuales respecto a los lotes equivalentes en el ciclo anterior. Los lotes pendientes de adjudicación, correspondientes a LaLiga SmartBank, el canal Horeca y el partido en abierto, saldrán a concurso previsiblemente entre febrero y marzo de 2022.

Con este resultado, LaLiga ha conseguido mantener los ingresos audiovisuales, en un contexto en el que la mayoría de las grandes ligas europeas han tocado techo y están reduciendo sus ingresos en los últimos ciclos y en el que muchos expertos del sector auguraban importantes decrecimientos,

La posibilidad de que en esta ocasión las ofertas sean a 5 años contribuye a una mayor estabilidad a medio plazo y crea una mayor certidumbre entre los adjudicatarios para invertir en el contenido. De esta forma, LaLiga se equipara a lo que ya hacen en otras ligas y grandes competiciones deportivas, reforzando su competitividad.

El número de ofertas recibidas ha sido muy elevado, mostrando así el interés que los principales operadores  nacionales e internacionales tienen en LaLiga gracias a su gran producto audiovisual, su estabilidad económica, sus acuerdos estratéticos recientes, etc. Este interés de la industria redunda la valoración económica de LaLiga realizada recientemente por diversas instituciones financieras de prestigio.

Además de esta adjudicación a nivel nacional, recientemente hemos asistido a otros acuerdos internacionales de gran calado en Estados Unidos, México y Latam, que reafirman también el interés de la industria internacional en LaLiga y aseguran la estabilidad económica de la competición a medio plazo.


- Publicidad -