lunes, 6 diciembre 2021 3:25

La bolsa

Para el ciudadano de a pie muchas veces resulta complicado entender la cuestiones relacionadas con la bolsa. La complejidad para entender el funcionamiento de la bolsa de valores se basa, para empezar, en que es un lugar virtual, no físico, donde se compran y venden las acciones de las empresas. La bolsa de valores en España se denomina Sistema de Interconexión Bursátil Español (SIBE). Esta es una red interconectada de ordenadores con un ordenador central que es el que contiene toda la información existente.

Al no tener una sede a la que asistir a hacer consultas lo que ya hace que parezca aún más complicado comprender su funcionamiento. Lo primero es saber que, aunque parezca que carece de relevancia para las organizaciones o entidades físicas es todo lo contrario. Los movimientos que se realizan dentro de la Bolsa de Valores determinan muchísimo como juegan las compañías que se encuentran en ella.

Para entender cómo funciona la Bolsa de Valores es imprescindible saber que este es un concepto genérico. En realidad existen varias bolsas en el mundo donde cotizan empresas y entidades pertenecientes a mercados concretos: la Bolsa de Materias Primas, la Bolsa de Futuros o la Bolsa de Valores, entre otras. Estos mercados operan tanto en un marco nacional, como regional o internacional. Dentro de estos mercados las empresas venden o compran acciones. El precio de las acciones está fijado por la ley de la oferta y la demanda. Para gestionar estas acciones existen los corredores de bolsa que son los intermediarios entre los compradores y los vendedores de acciones. Estos se dedican a gestionar lo que los clientes les indican,  si quieren comprar o vender, en qué mercados desean operar, etc. y los corredores se encargan de lo demás.

Cuando una persona compra acciones, compra un derecho patrimonial para sí mismo. Estas acciones representan un porcentaje del capital de la organización emisora. Cuando se compran las acciones se compran los títulos de la empresa y por tanto la persona se convierte en accionista de esta y se reciben parte de las ganancias de la empresa.

Gracias a estas inversiones que se realizan en bolsa las empresas que están en ella pueden conseguir dinero para desarrollar su actividad, para sus planes de expansión y desarrollo y, por otro lado, aquellos actores que invierten posteriormente reciben beneficios si la empresa sube.

La bolsa cumple una función fundamental en la economía de un país y por ello es necesario que esté supervisada y protegido; en España lo hace la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Los actores de la bolsa

Para entender cómo funciona la bolsa lo primero que hay que entender es que cuáles con los actores que interactúan con ella.

  • El emisor de las acciones: son las empresas que emiten los títulos para que sean negociados en la bolsa.
  • El regulador bursátil: es el actor que supervisa el funcionamiento de la bolsa, en el caso de España el CNMV.
  • Intermediarios, brokers o corredores de bolsa: que facilitan la negociación ofreciendo sus servicios para saber cómo invertir en bolsa.
  • Los inversores: son las personas o entidades que compran o venden estas acciones con la intención de obtener un beneficio.
  • Los índices bursátiles: son los índices de referencia que se forman en función de un conjunto de valores cotizados en una bolsa de valores.

¿Cómo funciona la bolsa?

La bolsa tiene la misma dinámica que cualquier otro mercado. En este interactúan ofertantes y demandantes. Ambos influyen en los precios. Explicado de una manera simple cuando una acción es muy demandada el precio sube y al contrario, baja. Las empresas emiten estos títulos que se negocian en este mercado. Las negociaciones de estas acciones las llevan a cabo los intermediarios o brókers. Es decir, vendedor y comprador no tienen un contacto directo siempre hay un corredor de bolsa que gestiona las compra-ventas.

Para comenzar a jugar en bolsa lo primero es elegir al corredor que facilite las transacciones en el mercado al igual que lo hace el vendedor. Es importante saber que el corredor normalmente se lleva un 1% del capital que se invierte. Una vez elegido hay que definir la composición de la cartera. Con ello, cada inversor, realizará la compra en bolsa de los activos seleccionados. Las acciones que desees comprar quedan registrados en la cuenta del depósito de valores. Entonces, pasas a ser titular de la cartera con la se comenzará administrar el capital, comprando y vendiendo acciones a través del corredor.

Es importante saber que no hay un mínimo para invertir en bolsa. Este mínimo variará de acuerdo a los precios de los títulos que se quieran comprar.

Las operaciones en corto o en largo

Dentro de este mercado existen las operaciones en corto o en largo. Normalmente se opera en largo, la idea es invertir cuando se piensa que la bolsa va a subir por lo que se va a ganar dinero. En cambio, ponerse en corto es pensar que la bolsa va a caer, de forma que se ganará dinero si cae y se perderá dinero si sube.

Cuando se habla de abrir una posición larga se refieren a comprar; si hablan de cerrar largos están diciendo que se vende la acción. Y en los cortos: cuando se habla de abrir una posición corta significa que se vende y cuando hablan de cerrar cortos es comprar lo vendido.

Las posiciones cortas son una forma de apostar comprando un activo esperando a que el precio de los activos disminuya. La cuestión es la siguiente, si se cree que la cotización de una determinada empresa va a bajar se piden prestadas las acciones con el compromiso de devolverlas al cabo de un tiempo. Entonces, se venden y cuando se vence el plazo para devolverlas se vuelven a comprar y se devuelven. Es por eso que se gana si el precio de las acciones baja y se pierde si sube.

Hay varias formas de ponerse corto. En España la mejor manera de comprar cortos es a través de CFD´s que es el que mejor permite estos movimientos, ya que evita la falta de transparencia. Aún así hay varias formas de actuar en corto:

  • Vendiendo futuros. Este es un contrato por el que se acuerda comprar o vender activos financieros a un precio fijado, en una fecha futura concreta. Es decir, cuando llega la fecha de vencimiento del contrato hay que comprar o vender la acción.
  • Comprando warrants u opciones PUT o CALL. Es un producto financiero en él se dispone de un derecho, no de una obligación. Los call obtienen beneficios cuando el activo sube y los put obtienen beneficios cuando el activo baja.
  • Comprar ETFs o Hedge Funds inversos, se ganan o pierden al revés del mercado.
  • Los CFD´s. Son contratos por diferencia. Estos son un producto financiero mediante el cual las dos partes intercambian la diferencia. El precio de la compra-venta es la operación financiera. Suba o baje el mercado la operación se cierra siempre abonando la diferencia.

El CNMV

Con este breve resumen sobre cómo funciona la bolsa vamos a hablar sobre qué papel ejerce la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Este es el organismo encargado de “la supervisión e inspección de los mercados de valores españoles y de la actividad de cuantos intervienen en los mismos. El objetivo de la CNMV es velar por la transparencia de los mercados de valores españoles y la correcta formación de precios, así como la protección de los inversores. La CNMV, en el ejercicio de sus competencias, recibe un importante volumen de información de y sobre los intervinientes en los mercados, gran parte de la cual está contenida en sus Registros Oficiales y tiene carácter público”.

Esta se creó en 1988 para controlar, supervisar y regular los mercados de valores en España para garantizar la seguridad de las transacciones, la solvencia del sistema y la protección de los inversores. Por eso mismo, todas empresas que cotizan en bolsa están obligadas a proporcionar a la CNMV información completa y periódica.  Es decir, el CNMV regula a todas las empresas que emiten acciones en el mercado primario y secundario de valores, todas las empresas que prestan servicios de inversión como bancos de inversión, empresas fintech o brokers y a todas las empresas o instituciones de inversión colectiva como fondos de inversión o planes de pensiones. 

Una SICAV

Una SICAV es una Institución de Inversión Colectiva (IIC), es decir, una sociedad que tiene como objetivo la captación de recursos de múltiples inversores. Estas son de carácter societario o dicho de otra manera tiene una forma jurídica de sociedad anónima. Son sociedades abiertas y para cubrir la demanda de los inversores, pueden crear o cancelar nuevas acciones sin necesidad de hacer una reforma en sus estatutos sociales. Y, el objetivo de estas sociedades es obtener fondos para invertir en los mercados, además se cotizan en Bolsa, dentro del Mercado Alternativo Bursátil (MAB). 

De hecho, en España se han convertido en una de las herramientas las grandes fortunas para gestionar su dinero. 

Las sociedades son una fusión de dos instrumentos financieros. Uno de ellos son los fondos de inversión que son instituciones que reúnen el capital de sus miembros para invertir y el de las sociedades anónimas que son organizaciones que dividen su capital en acciones que representan la participación de cada socio.

Funcionan como una empresa en la que un grupo de ahorradores invierten en ella convirtiéndose en accionistas.

Estas sociedades deben contar como mínimo con 100 accionistas. Lo que sucede es que en muchos casos, el dueño controla casi todo el capital. El capital mínimo para presentar una de estas sociedades debe ser mínimo de 2,4 millones y pueden invertir en cualquier activo.

Para poder operar, la sociedad deberá estar registrada y tener la autorización del CNMV. Lo peculiar es que estas sociedades solo tienen la obligación de tributar el 1% de sus beneficios en el Impuesto de Sociedades.


- Publicidad -