jueves, 21 octubre 2021 11:34

Enel pagará 400 M€ por el tijeretazo a las eléctricas españolas

Los ecos del plan de choque del Gobierno de España para rebajar el recibo de la luz resuenan en Italia, en concreto en Enel, dueña de Endesa, que representa cerca del 30% del Ebitda del gigante energético italiano.

El Real Decreto Ley aprobado por el Ejecutivo obligará a las compañías eléctricas a devolver parte de los beneficios extraordinarios que obtienen al repercutir sobre las centrales de generación de electricidad los costes de gas. Ésta, entre otras medidas, tratan de limitar el precio de la energía alcanzado por tecnologías como la nuclear, la hidroeléctrica y los viejos parques eólicos.

El importe de los precios del gas por encima de 20 € / MWh los recuperará el Gobierno en un 90%. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera estima un impacto de 2.600 millones de euros para el sector energético, asumiendo una eficiencia térmica del 50% en las centrales de ciclo combinado (las que fijan el precio marginal).

El impacto negativo para Enel superará los 200 M€ antes de impuestos para 2021 y también para 2022

La medida estará vigente hasta marzo de 2022, puesto que el Gobierno asume que los precios del gas comenzarán a caer para esas fechas. Un informe de Barclays estima que la magnitud del impacto negativo para Enel será superior a 200 millones de euros antes de impuestos para el año 2021 y una cantidad similar para 2022. Endesa representa alrededor del 30% del Ebitda del grupo italiano.

Teniendo en cuenta que la medida no se ha discutido con el sector, al menos no antes de anunciarse, y marca un retroceso en los precios contratados a futuro por debajo de los precios de mercado actuales, las compañías eléctricas impugnarán la ley en lo que podría convertirse en un largo proceso legal.

En este contexto, Barclays recorta las previsiones de beneficio por acción (BPA) de Enel para 2021 en un 2%, 0,52 € (desde 0,53 €) y para 2022 en un 2% a 0,58 € (desde 0,59 €), para reflejar el impacto negativo de los mecanismos para contener el impacto del precio del gas para las actividades de generación hidroeléctrica y nuclear de Endesa.

Las estimaciones incluyen la reducción de ingresos de las eléctricas por carbono, cuyo impacto hasta 2023 en adelante, no se considera importante. en la actualidad, el informe indica cifras ligeramente por debajo del límite inferior de la guía de ingresos ordinarios netos de Enel para 2021 de 5,4 a 5,6 mil millones de euros y las expectativas de Ebitda de 18,7 a 19,3 mil millones de euros.

Barclays reitera su calificación sobreponderada de la acción en Enel y recorta el precio objetivo (PT) en un 1% a 9,9 € (desde 10 €). «Seguimos considerando a Enel como la empresa de servicios públicos integrada verticalmente preferente en el sur de Europa», aseguran los analistas en el citado informe.

Alrededor del 76% de la nueva capacidad renovable en los próximos años involucrará a sus mercados clave (Italia, Iberia, Norteamérica y Sudamérica), reforzando así la integración vertical del grupo.

CRITERIOS ESG EN ENEL

Dentro de los criterios ESG (Environmental, Social and Governance), ambientales, sociales y de buena gobernanza, que influyen sustancialmente en la recomendación de inversión, en el caso de Enel se tienen en cuenta factores como la descarbonización de la energía, la electrificación de la economía y el desarrollo de gases renovables.

Una parte importante de la valoración de Enel realizada por los analistas se corresponde a la cartera de proyectos de energías renovables del grupo. Esta parte será cada vez más relevante a medida que la empresa de servicios públicos aumente la visibilidad de su cartera de proyectos.

Actualmente, la valoración de su cartera renovable se sitúa en 2 €, o el 20% de los 9,9 € PT (Price Target). No obstante, las expectativas se centran en que la electrificación de la economía sea el motor de crecimiento clave para Enel.

En este sentido, la tasación de la cartera del proyecto variaría dependiendo del porcentaje de electrificación logrado en cada mercado. Se estima que cada 5% de electrificación adicional de la cuota de mercado en Europa añadiría 0,9 € de valor, o un 9% al alza al PT. En este sentido, el análisis excluye actualmente cualquier iniciativa de electrificación en América Latina.

EL CIERRE DEL CARBÓN

Enel continuará haciendo un esfuerzo significativo para reducir su huella de carbono cerrando sus centrales de carbón antes de lo esperado y con el objetivo de completar la descarbonización de la electricidad antes de 2030.

La empresa pública italiana ya se está moviendo hacia la electrificación de la economía, invirtiendo fuertemente en distribución de redes. Y tampoco se descarta su participación en la descarbonización del hidrógeno invirtiendo directamente en la producción de «hidrógeno verde».

ESTRATEGIA Y AMBICIÓN

Enel ha planificado una hoja de ruta a medio plazo con el objetivo de completar la descarbonización para 2050. El gigante energético apunta a una reducción del 80% en las emisiones de carbono por KWh a partir de los niveles de 2017 para 2030.

Enel aspira a que las energías renovables representen el 80% de la producción total para finales de 2030.

A pesar de que Enel cotiza con un descuento frente a sus pares debido a su exposición a América Latina, los analistas esperan que el proceso de simplificación de la estructura comercial conduzca a una reducción de su exposición a la región.


- Publicidad -