domingo, 26 septiembre 2021 20:53

En la España vaciada con… Gabriel Escarrer: Meliá inicia la remontada

Un año más los directivos de las principales empresas que operan en nuestro país tendrán un verano diferente gracias a MERCA2. El agosto pasado estuvieron en una isla desiertaEn 2021 las charlas se trasladan de manera ficcionada a la España vaciada. Con la debida distancia de seguridad y un entorno propicio, qué sería lo que contarían…

Si tuviera que elegir un destino peninsular de la España vaciada, Gabriel Escarrer pasaría unos días en un pintoresco pueblecito soriano a unos 150 kilómetros de Madrid. Se trata de Somaén, un lugar que atravesó el Cid Campeador con sus hombres camino del destierro. El CEO de Meliá Hotels International eligiría para su retiro un coqueto hotel de lujo propiedad del arquitecto y restaurador Manuel de la Torre.

Con apenas 50 habitantes, Somaén es el lugar ideal para desconectar del mundo en un entorno privilegiado envuelto de naturaleza. No en vano, resulta el fiel reflejo de la España vaciada, ya que Soria tiene una densidad de población de menos de nueve habitantes por kilómetro cuadrado, una de las menores de la Unión Europea, siendo con diferencia, la provincia menos poblada de España. El verano soriano poco o nada tiene que ver con la temporada alta mallorquina.

Al llegar, Escarrer no podría dejar de pensar en todo lo que ha afectado la pandemia al turismo en España, especialmente al sector hotelero, pero se reafirmaría en la estrategia seguida por su cadena hotelera, líder en España y octavo actor en Europa, que le ha permitido mejorar la posición de liquidez y reducir la deuda neta en el segundo trimestre del año, llegando a obtener beneficios y generación de caja positiva en el mes de junio, después de 14 meses en negativo.

En plena meseta castellana, Escarrer hace suyo el clamor de la España Vaciada, con ‘resorts’ muy diferentes a los de Meliá

Y es que la crisis pilló a Meliá con una “sana situación financiera, un portfolio renovado y la digitalización implementada” como señaló el CEO en julio de 2020, cuando nadie esperaba que el cierre de los hoteles se extendiera tanto tiempo.

Tranquilo, como es él, mientras pasearía, Escarrer recuerdaría la última Junta General de Accionistas celebrada en junio, donde se le renovó la confianza como CEO de la empresa. Allí, tuvo unas emotivas palabras recordando a los 11 trabajadores de la empresa fallecidos por el coronavirus. «Maldita pandemia que ha dado un vuelco radical a nuestras vidas», pensaría en ese momento.

En el hotel se sentaría a descansar. Le apetecería leer un poco, ahora que tiene más tiempo para hacerlo. Se traería hasta tierras sorianas dos de los libros recomendados por MERCA2 para este verano: ‘La Cadena’, de Adrián McKinty y ‘Open: Memorias (de Andre Agassi)’, de J.R. Moehringer.

Se embulliría en la lectura y durante casi tres horas se olvidaría de todo. Objetivo cumplido: ha conseguido centrar toda su atención en la trama. Cerraría el libro y sus pensamientos volverían al negocio. Está satisfecho con la operación de transmisión de seis hoteles de su propiedad y de su participación sobre otros dos activos hoteleros por valor de 203,9 millones de euros a una sociedad participada por Bankinter.

Escarrer considera que, con ese movimiento, realizado hace poco más de un mes, ha cumplido con su compromiso de abordar una venta de activos para incrementar la liquidez tras la crisis provocada por el Covid-19. La operación refuerza, además, la estrategia de rotación de activos de la empresa y la consolidación de su modelo como gestora.

Además, ese dinero le ha permitido acometer otra operación de calado, la adquisición, por más de 90 millones de euros, del Hotel Barcelona Apolo, un establecimiento de cuatro estrellas situado en el centro de la capital catalana, propiedad de Värde Partners, que era gestionado por Meliá Hotels International bajo arrendamiento.

En este 2021 se cumplen 25 años desde que el empresario balear se incorporara a Meliá, liderando un fuerte impulso a la expansión y a la transformación tecnológica de la empresa familiar.

Apasionado del oficio, sabe que en esta vida todos los días se aprende algo, quizá por eso tras casarse con Belén Puerto, pasó su luna de miel visitando y disfrutando de los mejores hoteles del mundo.

Escarrer ha visitado multitud de países y, como buen mallorquín, es un amante del mar pero, ahora, en plena meseta castellana, en una de las zonas más despobladas de Europa, hace suya la reivindicación de la España Vaciada, que alberga otra suerte de ‘resorts’ muy diferentes a los de Meliá, pero necesarios para fijar población y generar riqueza en lugares maravillosos que reclaman protección.


- Publicidad -