domingo, 29 enero 2023 16:39

La reindustrialización de Nissan se enfoca en Punch, Inzile y un posible PERTE

Luz al final del túnel. La sustitución de Nissan en Barcelona se encuentra cada vez más cerca con las ofertas vinculantes presentadas por las cuatro finalistas, aunque podría haber dos sorpresas de última hora.

La belga Punch gana puntos entre los representantes de la mesa de negociación. Los sindicatos avalan su oferta, centrada en el vehículo eléctrico, y la miran como «la principal candidata». Eso sí, manda aún la prudencia entre los representantes de los trabajadores consultados por MERCA2. No todo pasa por encontrar un proyecto que pudiera suplir a Nissan a corto plazo. Los sindicatos quieren tener todos los cabos atados, sin resquicio de dudas de cara al futuro de la planta. Y es que, la industria en Cataluña no es ni de lejos un sector seguro como se creía antaño.

650 MILLONES Y CUBRE LAS BAJAS, PERO NECESITA PERMISO DE NISSAN

Nissan abandonará la Zona Franca de Barcelona y otras dos fábricas el próximo 31 de diciembre. Y el tiempo apremia. La oferta de Punch, para las fuentes consultadas, es «atractiva«, pero quieren conocer más sobre el proyecto de cara al futuro intermedio, a unos cinco años vista. Quieren garantías para que el plan de la belga prospere no sólo a corto plazo.

Nissan

La empresa se ha comprometido a invertir un total de 650 millones de euros y cubrir la totalidad de las bajas de Nissan. Requisitos imprescindibles para los sindicatos como para el resto de negociadores en la mesa de reindustrialización. En total, hay en juego 2.600 empleos, de los que 1.000 podrían ser prejubilados por edad.

HAY QUE DAR TIEMPO A ANALIZAR LAS OFERTAS Y NO ACEPTARLAS POR EL MERO HECHO DE CONOCER QUIÉN O QUÉ GRUPO ESTÁ DETRÁS

Pero el plan cojea. Hay un importante escollo, que no es otro que la propia Nissan. Punch ha planteado la posibilidad de continuar con la producción de la Nissan Navara, la pick-up descartada por completo para Europa y cuya producción se realiza desde hace unos meses desde Suráfrica. También ha pedido continuar con la fabricación de la e-NV200, un modelo cuyo «ciclo de vida ha terminado«, según han apuntado fuentes de la automovilística japonesa a MERCA2. Nissan por ahora no da su brazo a torcer.

¿UNA BELGA EN BARCELONA?

¿Qué le quedaría a Punch si no puede continuar con esta producción? La cartera de clientes de la empresa belga es amplia. Algunos de ellos son BMW, Jaguar Land Rover y General Motors, más que suficiente para abastecerles, pero ¿compensa? Esta es la gran cuestión, más si Nissan se opone a ceder o liberar sus propias patentes y productos.

Las ofertas de Punch y de las otras tres empresas son vinculantes. Una vez obtuvieran el sí definitivo, la empresa ganadora comenzará una nueva negociación con los sindicatos antes de activar de nuevo la fábrica de la Zona Franca.

La empresa belga no tendrá que buscar personal cualificado, al tener la plantilla de Nissan disponible, y tampoco necesitará de proveedores para la fabricación de sus piezas porque sería la base de los que abastecen hasta ahora a la japonesa. La oferta de Punch se dará a conocer a la mesa el 22 de julio.

INZILE Y QEV, LA OTRA OFERTA QUE GANA ENTEROS PARA SUSTITUIR A NISSAN

Los sindicatos también apuestan por el proyecto de Inzile y QEV Tech Holdings. El ‘hub’ dejaría a unos 1.000 empleados fuera del plan, los prejubilables de Nissan, y no ocuparía toda la planta de la Zona Franca. Esta opción es la más agridulce, pero empezaría a operar muy rápidamente. La intención de este conglomerado de empresas es fabricar una furgoneta eléctrica, aunque con un menor volumen que el que registraba Nissan con la e-NV200, pero también tienen planes para la pila de hidrógeno.

«Todo ha ido bien», han afirmado fuentes de la mesa de negociación a este medio. Sin sorpresas y con algunos detalles sobre las dos ofertas que aún mantiene ocultas KPMG por confidencialidad. «Se mantienen todos los proyectos visibles, por suerte», ha apuntado una de las fuentes que esperaba algún cambio de las finalistas.

TOCA ESPERAR, PESE A LA IMPACIENCIA EN NISSAN

Ahora toca esperar al próximo 30 de septiembre, pero los sindicatos prefieren entablar este mismo mes de agosto las negociaciones para poder adelantar la tarea debido al retraso respecto al calendario previsto. De las dos ofertas asiáticas tan sólo se conoce que son dos grupos automovilísticos, sin que haya trascendido su procedencia. Se especula con las coreanas e incluso alguna india. Aunque no se descarta que sea un competidor directo de Nissan en su propio país.

De hecho, a excepción de Nissan, ningún fabricante asiático está instalado en España y no son pocas las marcas potentes que vienen del lejano oriente. Kia, Hyundai, SsangYong, Toyota… Por nombre, cualquiera de ellas es un monstruo en comparación con los proyectos presentados. Pero la mesa no se mueve por la denominación, sino por el plan en sí. Eso sí, en caso de presentar oferta, apenas quedaría tiempo para analizarla tan exhaustivamente. «Queremos conocer esas ofertas con antelación«, han apuntado fuentes de la mesa a MERCA2. «Dar tiempo a analizarlas y no aceptarlas por el mero hecho de conocer quién o qué grupos están detrás. Al menos por deferencia al resto de ofertantes», han puntualizado las mismas fuentes.

Todas las fuentes coinciden en que las ofertas son del sector automovilístico. «El cambio de trabajo será más suave«, han señalado las fuentes sindicales porque, en caso contrario, «cambiar de sector hubiera sido un problema».

LOS REQUISITOS DEL PERTE, UNA BARRERA

Por otro lado, los proyectos presentados cumplen con los requisitos para acogerse al PERTE anunciado por el Gobierno de Pedro Sánchez. Todos ellos se centran en el vehículo eléctrico conectado, que tendrá una ayuda de 4.300 millones de euros en un primer tramo y de otros 4.700 a finales de año. En total y sólo para este 2021, 9.000 millones de euros.

La empresa adjudicataria para la reindustrialización de Nissan en Barcelona tendría que presentar el proyecto una vez iniciada la actividad del mismo. Los negociadores de la mesa también coinciden en este punto, pero consideran que se deberá esperar a las ayudas del próximo año, cuya asignación es de 12.000 millones.

Para dar luz verde a estos proyectos debe haber una colaboración entre la administración pública, la empresa privada y los centros de investigación, pero también deben estar inmersas en un mismo proyecto al menos cinco empresas, de las que el 40% son pymes. Además, deben estar implicadas al menos dos comunidades autónomas diferentes. Esta es la barrera más importante a la que se enfrentaría cualquiera de las ofertas presentadas.


- Publicidad -