lunes, 10 mayo 2021 0:58

Cinesa se queda en Open Sky y evita la fuga de inquilinos

Los continuos retrasos en la apertura del megaproyecto Open Sky ubicado en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, han generado ciertas dudas entre algunos de sus inquilinos, como fue el caso de Cinesa, que barajó la posibilidad de abandonar el proyecto si no se renegociaba el acuerdo de arrendamiento.

El propio director general de Cinesa, Ramón Biarnés, ha asegurado a MERCA2 que “tenemos firmado un contrato con la compañía propietaria de Open Sky, y actualmente estamos ultimando los detalles del contrato para poder ofrecer al público el que será el cine más espectacular de la Comunidad de Madrid, e incluso de España”.

Biarnés ha anunciado que ya están construyendo el cine por dentro, realizando toda la instalación eléctrica. La llegada de butacas y pantallas será más adelante, ya que el centro comercial aún está en obras y dificulta la llegada de la logística con el mobiliario.

“Es cierto que nos debieron entregar el local antes del 31 de diciembre de 2019, pero siempre asumimos retrasos en las obras, es algo comprensible. Según el contrato, la propietaria contaba con un margen para la entrega hasta el mes de abril de 2020, pero llegó la pandemia y no pudo cumplir con el contrato”.

En ese momento, Cinesa decidió solicitar una renegociación del contrato y, una posibilidad que se barajaba si no lograban alcanzar un acuerdo “con cierta lógica para ambas partes” era abandonar el centro comercial. Pero finalmente, la Compañía de Phalsbourg cedió y Open Sky sigue adelante con su bastión en el sector audiovisual.

CINESA ABRIRÁ EN OCTUBRE

El alcalde de Torrejón, Ignacio Vázquez, indicó hace unos días a este medio que la apertura de Open Sky se produciría a finales de 2021, o principios de 2022. Pues bien, el director general de Cinesa ha sido más explícito y anuncia que estarán listos a finales de octubre.

Open Sky abrirá unas semanas antes que nosotros, y debemos esperar ese plazo para superar con éxito las últimas inspecciones. Se trata de una serie de test que debemos realizar una vez se haya inaugurado el centro”.

Con estas declaraciones, zanja la polémica que se había generado en torno a su presencia en este proyecto rompedor. De hecho, la firma de cines está preparando 11 salas a la altura de este centro comercial de última generación.

En concreto, se trata de salas rompedoras, muy diferentes a las que el público está acostumbrado. Las salas Isense integran Dolby Atmos, la tecnología más avanzada en sonido, totalmente envolvente, desde cualquier lugar de la sala; una pantalla que se extiende de pared a pared con sensación de inmersión en la película; un proyector Full HD en 4K y butacas XXL.

“Estamos muy orgullosos de este proyecto. Se trata del primer cine que construimos, ya que siempre compramos las instalaciones ya construidas”. Además, se trata del primer cine que abren en los últimos seis años, pero no será el único, ya que ha anunciado que en unos meses inaugurarán un nuevo cine en Gardera, San Sebastián. Lo que demuestra que el Grupo Cinesa continúa con su plan de expansión.

El director general se muestra muy optimista e insiste en que “el cine de Open Sky será un exitazo. Se trata de uno de los mejores cines de nuestra compañía a nivel europeo”, y añade que “la gente tiene ganas de volver al cine”.

DIQUE DE CONTENCIÓN

Inditex y Primark fueron las dos primeras compañías que decidieron rescindir el contrato en Open Sky ante los continuos retrasos, una decisión que provocó un descenso en el nivel de ocupación ya que se trata de dos buques insignia en el sector del retail, que actúan como foco de atracción de público.

Pero en el sector de la hostelería ocurrió algo parecido. Saltaron las alarmas cuando Cinesa apostó por una renegociación del contrato o, de lo contrario, barajaba la idea de abandonar el proyecto. Pues bien, contar con un cine en un centro comercial es un punto determinante para muchas cadenas de restauración, ya que es un reclamo para atraer al público que, o bien pretende hacer tiempo hasta la entrada a su sesión de cine, o bien decide cenar en el centro comercial tras ver la película.

De hecho, las cadenas de restauración estaban atentas a la decisión de Cinesa y, en caso de haber decidido abandonar Open Sky, se podría haber producido alguna baja en la zona de hosteleros.

Pero tras la decisión de Cinesa de seguir en el proyecto, y las obras a pleno rendimiento, nada hace presagiar que alguna firma de restaurantes mueva ficha y prefiera echarse atrás.


- Publicidad -