jueves, 13 mayo 2021 18:20

El megaproyecto de Open Sky abrirá sus puertas a finales de este año

El mayor centro de ocio de la Comunidad de Madrid, Open Sky, ubicado en la localidad de Torrejón de Ardoz, ha sufrido numerosos retrasos en sus obras de construcción y se desconoce cuándo abrirá sus puertas. Pues bien, la inauguración podría ser a finales de este año, o a principios de 2022, como máximo.

Así de positivo se ha mostrado el alcalde de Torrejón de Ardoz, Ignacio Vázquez, en una entrevista para MERCA2 en la que ha asegurado que “los promotores desean que, a finales de 2021, o antes de los meses abril o mayo de 2022, puedan inaugurar el centro, teniendo en cuenta la evolución de la pandemia”.

Para el alcalde, se trata de un proyecto “muy ilusionante que, desde el punto de vista de obra, ya está casi ejecutado, pero como cualquier otro, se ha visto muy afectado por la pandemia”. Sin embargo, las firmas no piensan igual y se está produciendo una fuga de inquilinos en los últimos meses. De hecho, ya no cuenta con Inditex ni Primark, y Cinesa aún está en la cuerda floja.

Desde el Ayuntamiento aseguran que el descenso de inquilinos se produce porque “a algunas empresas les ha podido ir mal en el último año”. Una idea que choca frontalmente con la de algunas de las más de 25 firmas que han decidido desligarse de este proyecto debido a los continuos retrasos.

Para los expertos consultados por este medio, se trata de un proyecto más muerto que vivo, en el que reina la incertidumbre y la rescisión de contratos. De hecho, algunos de estos inquilinos fallidos han preferido instalarse en un centro comercial cercano, Parque Corredor.

OCUPACIÓN HASTA DEL 70%

Por otro lado, Ignacio Vázquez estima que el proyecto de la Compañía de Phalsbourg cuenta con un nivel de ocupación entre el 50% y el 70%. “Es una cifra muy flotable por la revolución que hay en el sector de los comercios y centros comerciales tradicionales”.

Se trata de una cifra más baja de la anunciada por Raphaël Martin, presidente de la compañía, que hace unos meses insistía en que ya tiene un 75% de los locales comercializados.

Para el alcalde, la apertura dependerá de la situación del promotor y de las tiendas. “En función de cuando regrese la normalidad, tan ansiada por todos, podremos informar con más certidumbre al respecto. Me consta que siguen trabajando a muy buen ritmo y que el principal objetivo de los promotores es abrir cuanto antes”.

Por otro lado, como ya explicó MERCA2, más de 25 marcas han resuelto el contrato, o han decidido finalmente no abrir en Open Sky. Entre ellos se encuentran afamadas firmas de moda, ropa deportiva y algunas de las cadenas de restauración más demandadas del momento.

El centro comercial también contaba con un gimnasio de la cadena Nine Fitness pero, debido a la gran competencia en la zona, la firma ha decidido no formar parte del cartel en Open Sky.

LA DECISIÓN FINAL DE CINESA

Open Sky podría quedarse también sin bastión en el segmento del cine, ya que Cinesa está barajando la posibilidad de retirarse, según explicó a MERCA2, pero aún se desconoce su decisión.   

La compañía duda de la conveniencia de abrir dada la situación del sector audiovisual tras los efectos de la crisis sanitaria por la pandemia del covid-19 y, en particular, con la situación del proyecto.

En este sentido, también hay que tener en cuenta que Cinesa sopesa la viabilidad del proyecto y su rentabilidad teniendo en cuenta que su principal competidor, Yelmo Cines, se encuentra muy cerca, en Parque Corredor.

Además, en caso de que Cinesa decida retirarse, a Open Sky se le suma otro problema: sería extraño que Yelmo hiciese doblete y apostase por instalarse en este centro comercial, cuando ya está funcionando en zonas cercanas.

REDIRIGIENDO EL OPEN SKY

Este gran centro comercial y de ocio cuenta con un presupuesto de 160 millones de euros y tiene 60.000 metros cuadrados de superficie construida, equivalente a diez campos de fútbol aproximadamente.

Entre sus atractivos destacan un lago central de 12.500 m2, una tirolina, amplias zonas verdes, fuentes y espectáculos de luces, además de un escenario para celebrar conciertos y obras de teatro. También apuesta por el ocio y el tiempo libre en familia, con la creación del “Beach Club”, un espacio con una playa de arena, una piscina y varios chiringuitos y restaurantes.

Desde su inauguración prevista para 2018, el proyecto ha sufrido diversos contratiempos que han ido retrasando su apertura sin motivo específico. La idea original era crear un gran centro comercial con gigantes del retail, más de 100 locales, oferta gastronómica y once salas de cine. Pues bien, la idea ha variado ligeramente y su presidente anunció que Open Sky estará más dirigido hacia el espectáculo-ocio, convirtiéndose más en un centro social que de compras.

Además, Open Sky deberá lidiar con los nuevos modelos de consumo pos-covid y amoldarse. Según diversos estudios, las afluencias en los centros comerciales aún no han alcanzado los niveles anteriores al mes de marzo del pasado año y, aunque el ticket medio de consumo ha aumentado, el tiempo medio de visita a estos centros ha caído. Esto demuestra que los consumidores ya no apuestan por los centros comerciales para cubrir la demanda de compras, restauración y ocio.


- Publicidad -