domingo, 11 abril 2021 1:02

Cómo hacer cumplir el ‘derecho a reparar’ de la Unión Europea si tu tele o frigorífico tiene menos de 10 años

A nivel técnico, cuando adquieres cualquier vehículo, electrodoméstico, o dispositivo, una de las cosas más temidas es la obsolescencia programada. Es decir, esas artimañas de algunos fabricantes para que los productos tengan una vida limitada y necesiten ser sustituidos tras unos años, o que se quedan desactualizados obligando a renovarlos. Afortunadamente, la Unión Europea le ha declarado la guerra a la obsolescencia programada con el derecho a reparar.

Este derecho a reparar no solo te permitirá que puedas reparar/reutilizar los productos en vez de desecharlos (ahorro), también tendrá efectos colaterales positivos como generar menor cantidad de e-waste (basura electrónica, que incluye sustancias bastante peligrosas) para no dañar el medio ambiente, y hará que los fabricantes hagan productos más duraderos debido a un nuevo tipo de etiquetado que van a imponer para que se especifique el tiempo de duración de cada producto. ¡Todo ventajas para el consumidor!

Todo lo que debes saber sobre el derecho a reparar de la UE

¿Qué es la obsolescencia programada?

ordenador, e-waste, obsolescencia programada

La obsolescencia programada es un mal que lleva acompañando a todo tipo de productos desde hace décadas. Esto afecta tanto a sistemas electrónicos, como electrodomésticos, vehículos, bombillas (incluso las LED que deberían ser eternas), etc. Una forma para garantizar que se tienen que comprar nuevos productos, evitando que duren como los de antes. Aunque, Europa podría poner algo de freno a este despropósito con su derecho a reparar.

Este modo sutil y eficaz de obligarte a cambiar de productos cada cierto tiempo se puede dividir según el tipo:

  • Prestacional: cuando el fabricante o diseñador del producto se asegura de que quedará obsoleto por sus prestaciones. Es decir, su rendimiento o capacidad ya no serán suficientes en unos años.
  • Social: otra estrategia que tiene que ver más con el marketing y la manipulación que con lo técnico. Es cuando se crea, mediante publicidad u otras estrategias, una necesidad en el consumidor.
  • Funcional: no suele ser tan evidente, puesto que resulta peor para el consumidor. Es aquella que hace que los productos fallen o dejen de funcionar al cabo de un tiempo. Este tipo de obsolescencia es la que podría minimizar la Unión Europea con el derecho a reparar.


- Publicidad -