domingo, 23 junio 2024

La OCU desvela qué debes comer para estar más sano que nunca

El verano ya está aquí y con él, las buenas intenciones y las ganas de cuidarse un poco más para sentirnos más vitales y saludables. Sin embargo, comer bien no solo significa elegir productos de calidad e incluirlos en tu dieta, sino que se deben de tener en cuenta otros factores para conseguir, además, una alimentación sostenible y cuidadosa con el medio ambiente.

Esto es lo que se ha desprendido de un informe reciente elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha revelado que dos tercios de los consumidores españoles están dispuestos a cambiar sus patrones de nutrición, y comer bien no solo para su propio beneficio, sino para reducir el impacto negativo medioambiental, entre otras cosas.

1
Los tres pilares de la sostenibilidad alimentaria

...cebollas....

Así, ¿por dónde podemos comenzar para conseguir una alimentación sana y sostenible? La OCU recomienda algunos principios básicos en los que la nutrición y la sostenibilidad van de la mano, y nos ayudan a conseguir el máximo beneficio no solo para nuestro organismo, sino que también contribuyan a mejorar la economía y la sociedad en general.

La sostenibilidad ambiental tiene que ver con el impacto en el paisaje, el uso del suelo, la huella de carbono o la biodiversidad, por lo que podemos cuidar la tierra a través del cultivo tradicional.

La sostenibilidad social va dirigida a la producción de alimentos, unas condiciones laborales dignas, salarios justos o la fijación de población rural.

La sostenibilidad económica «afecta a las relaciones equilibradas con los proveedores, el pago justo de impuestos, el fomento del empleo rural en el sector primario o la resiliencia de los territorios rurales».

Esto solo son las pautas básicas para acercarnos a escoger los productos más sostenibles, pero no es fácil. Los autores del estudio recomiendan sobre todo promover campañas de sensibilización pública a través de formación e información relativa a las rutinas dietéticas, que consideren tanto la nutrición como la sostenibilidad a partir de unos etiquetados más claros. Y, por su parte, la Comisión Europea ha redactado “De la granja a la mesa” (Farm to fork), un informe para establecer unas bases de producción y consumo de alimentos en el futuro a medio y largo plazo en la UE, y conocer su impacto a través de las etiquetas sostenibles. Así, ¿Cómo podemos nosotros contribuir con la alimentación sostenible y conseguir comer bien?

Atrás

- Publicidad -