Teresa Marzo, directora de Negocio.
Teresa Marzo, directora de Negocio.

La directora de negocio de Vía Célere repasa la actualidad de la promotora y del sector. Teresa Marzo insiste en que la compañía no saldrá a la Bolsa “a corto plazo” -algo que también confirma a MERCA2 su CEO, José Antonio Gómez-Pintado-.

Marzo afirma que el plan de negocio de la promotora es viable, aunque reconoce que les ha costado mucho definirlo “porque hemos sufrido las presiones de los retrasos de la competencia” -en clara referencia a los casos de Neinor y Metrovacesa, entre otros-.

Ademas, aprovecha la oportunidad para reivindicar una “digitalización” de los procesos de concesión de licencias y vaticina alguna operación corporativa en un futuro cercano en el sector: “Nosotros ya hemos hecho los deberes -con la absorción de Aelca-“, afirma la directora de Negocio.

¿Cómo valoran los resultados del pasado ejercicio y a qué se debe haber abandonado los número rojos?

Estamos viviendo una recuperación del sector inmobiliario, y Vía Célere lleva trabajando muchos años -desde 2007- en posicionarnos como una marca referente en el sector. Por eso, los resultados del pasado ejercicio son una consecuencia de los tres años anteriores en los que nos hemos centrado en la construcción.

El año pasado entregaron 334 viviendas, pero ¿cuántas tienen previstas para este 2019?

Estamos cumpliendo los objetivos definidos, pero no podemos hablar de cifras. Eso sí, podemos afirmar que van a ser más entregas que el año pasado y que se producirá un aumento sustancial.

La entrada en el alquiler ha sido una operación óptima, porque realmente teníamos un proyecto bastante estudiado

Con los casos de Metrovacesa, Neinor, Quabit… ¿Tienen miedo de no alcanzar el número de entrega previstos?

Nosotros podemos asegurar que estamos cumpliendo nuestro plan de negocio. Nos ha costado mucho definirlo, porque además hemos sufrido esas presiones de los retrasos de la competencia. Pero hemos trazado un plan de negocio realista y alcanzable, basado en la experiencia de todos los años anteriores. Además, somos conscientes de todos los plazos -concesión de licencia de obra, de primera ocupación… de cada municipio-. En base a esa información hemos definido unas fechas de entregas que estamos cumpliendo.

Pero dentro de ese plan de negocio, ¿hay alguna cifra de viviendas a entregar estipulada?

No está publicado, pero serán más del doble que el pasado ejercicio.

Recientemente habéis anunciado vuestra primera incursión en el mundo del alquiler. ¿Cómo ha sido la experiencia hasta el momento?

La verdad es que ha sido una operación óptima, porque realmente teníamos un proyecto bastante estudiado y ellos –Locare– entraron en la parte de diseño para definir un producto que fuera interesante para el arrendamiento. Con sus ideas y nuestro conocimiento hemos cerrado un proyecto que está ya en el ayuntamiento para solicitar licencia.

¿Va a ser el único proyecto en alquiler de Vía Célere?

De momento, no. Esto es una prueba piloto que hemos cerrado y ahora mismo no tenemos ninguna intención de hacer nada hasta saber cómo funciona.

¿Y se han planteado de no utilizar un tercero, sino que sea la propia promotora quien gestione los alquileres?

No, no está dentro de nuestra línea de negocio.

Política y economía siempre han sido de la mano… Por este motivo, ¿van a afectar las elecciones autonómicas y municipales en el ritmo de construcción y promoción de viviendas de este primer semestre?

Ten en cuenta que nosotros estamos localizados por toda la península, incluida Portugal. Los resultados han sido muy diversos, pero nosotros pedimos un marco de estabilidad que garantice seguridad jurídica que es lo que al final nos garantiza nuestro desarrollo de negocio. Pero no sólo pedimos, también ofrecemos nuestra ayuda a los políticos para realizar colaboraciones púbico privadas, porque creemos que es la única solución a los problemas de acceso a la vivienda de los jóvenes. También ofrecemos nuestra ayuda a la hora de digitalizar y agilizar el proceso de concesión de licencias de obra, porque no podemos perder 12 meses -de media a nivel nacional- en conseguir estas tramitaciones.

¿Cómo repercuten estos retrasos?

Por ponerte un ejemplo, nosotros cuando pedimos una licencia de primera ocupación toda la inversión de la compañía está puesta en ese edificio. Y en algunas localizaciones las tenemos paradas meses acercándose al año… Esta circunstancia pone en peligro la ‘okupación‘. Estamos sufriendo esta actividad en algunas de nuestra promociones por estas demoras.

Los resultados políticos han sido muy diversos, pero nosotros pedimos un marco de estabilidad

Y volviendo a su negocio. ¿Cómo va la construcción y la comercialización de las magic house?

El proyecto está en construcción y las casas ya están comercializadas. La promoción donde están incrustadas estas magic house se entrega en 2020 y quedan muy pocas unidades -de las 8 que sacamos-. Han funcionado muy bien.

Y con respecto a su otro gran hito: la industralización. ¿Cómo es la evolución de la compañía en este sentido?

Estamos trabajando en el proyecto Puerta de Boadilla. Está muy avanzado y lanzamos este junio la comercialización. Estamos esperando a que nos aprueben la tramitación de licencias o al menos el informe favorable técnico, para empezar a construir.

¿Habrá más promociones industrializadas en el futuro de Vía Célere?

Sí, claro. Nuestro objetivo es que un 30% de los proyectos que realicemos en 2019 tengan algún sistema de construcción industrializada. Entendemos que al final nuestro sector ha de dar un paso adelante y trabajar todos alineados en esa mejora de sistema productivo. Si echas la vista para atrás mira cómo estaba el sector del automóvil y el inmobiliario… miras hoy y ves como el primero ha dado un giro de 360 grados y el nuestro sigue igual. Sólo ha cambiado la boina por el casco. Necesitamos seguir innovando.

Antes hablaba del plan de negocio, pero ¿dentro de se plan está planeado saltar a la Bolsa?

Ahora estamos consolidando la integración de Aelca y estamos orientados en estos. En un corto plazo no valoramos una salida a Bolsa.

Al final, parece que siempre acometen una operación corporativa cada año. ¿Hay alguna fijada para este curso?

No, no. El objetivo de este 2019 es asentar la de Aelca.

Y fuera de Vía Célere, ¿cree que se puede dar alguna operación corporativa?

No tenemos una bola de cristal, pero todo indica a que el sector va a tener que consolidarse en ese sentido. Nosotros ya hemos hecho nuestro deberes y ahora les toca al resto.

Recientemente se han publicado varios estudios donde se afirma que los ciudadanos tienen la percepción de que se avecina una nueva burbuja inmobiliaria. ¿Qué opinión le merece esta sensación?

A mí me cuesta pensar que se pueda plantear que hay una burbuja inmobiliaria. Analizando los escenarios de 2007 y el actual te das cuenta de que no tienen nada que ver. Es que en 2007 estábamos construyendo 700.000 unidades al año, la financiación estaba abierta a todo el mundo. En 2018, se visaron proyectos para 94.000 viviendas, una diferencia espectacular. Lo que entendemos es que tiene que seguir creciendo este volumen, porque hay oferta, porque se tiene que regular esa oferta y menda. Los aumentos de precios se está produciendo por esta tensión entre oferta y demanda. Al final, nosotros entendemos que ese volumen de vivienda ha de crecer. Hasta 120.000 viviendas al año sería un volumen razonable, porque el mercado lo absorbería fácilmente.

En un corto plazo no valoramos una salida a Bolsa

Pero, ¿por qué la gente tiene esa sensación de estar cerca de una burbuja?

Por el aumento de los precios, pero claro no sólo te puedes fijar en ese dato. Hay que tener una visión global de la situación. Los precios en algunas localizaciones -Madrid y Barcelona- no tiene nada que ver con el resto del país. La realidad es que en la capital y en la Ciudad condal hay muy poca oferta de suelo para la necesidad real de la sociedad. En el momento en el que se ponga más suelo en carga se regulará la situación.

Aprovechando que habla de localizaciones, ¿puede el auge de Málaga superar a Barcelona como segunda ciudad más atractiva en el sector inmobiliario?

Toda la Costa del Sol tiene mucho volumen de construcción y hay mucho interés en Málaga. Ten en cuenta que el 90% de nuestros clientes en esta zona son extranjeros que quieren Costa del Sol y su calidad de vida. Si que es verdad que a nivel de construcción probablemente tenga más actividad que Barcelona, pero el nivel de interés de esta segunda es indiscutible. Tanto la Ciudad Condal como Madrid están en otra liga.

Y a estos clientes extranjeros -y nacionales-, ¿os cuesta vender las casas sobre plano?

Nosotros estamos cumpliendo los objetivos de venta según lo planificado y no tenemos esos problemas de vender sobre plano. Aunque creo que tenemos que innovar en la venta -en el e-commerce-. Nuestros hábitos de comportamiento se han modificado y tenemos que dar ese paso en el residencial.