hombre pensando

El cáncer de próstata es la tercera causa de muerte en los hombres en España. Primero va el cáncer de pulmón y el de cáncer de colón. Lo primero que hay que dejar claro es que la mayoría de los cánceres no se pueden prevenir. Sí es cierto que puedes colaborar a evitar factores de riesgo que se “presuponen” aumentan las posibilidades de padecerlos.

En el caso del cáncer de próstata la edad, la raza y los genes o antecedentes familiares no se pueden variar y son los que son. Sin embargo, hay algunos factores externos que sí están en tu mano variar.

A partir de los cincuenta años los hombres deberían mentalizarse en hacerse revisiones anuales de próstata. Recuerda que la prevención precoz del cáncer es importante para que el tratamiento tenga más o menos éxito. A los cincuenta y cinco años la próstata puede agrandarse. Este proceso benigno se llama hiperplasia benigna de próstata; sin embargo, esta distensión también puede finalizar convirtiéndose en cáncer de próstata.

Te diremos algunas formas de intentar exponerte a menos factores de riesgo y evitar el cáncer de próstata en la medida de lo posible.

Reconocer los síntomas del cáncer de próstata

síntomas del cáncer de próstata

Como ya te he dicho, detectar de forma precoz cualquier cáncer es lo más importante a la hora de superarlo y llevar mejor el tratamiento. Siempre debes estar atento a cualquier síntoma anómalo que tengas, pero cuando se cumplen los cincuenta años debes también saber los síntomas del cáncer de próstata y acudir al médico si fuese necesario, además de las revisiones anuales.

Algunos de los síntomas del cáncer de próstata son:

  • Cuando orinas con más frecuencia de lo habitual.
  • Estás menos de cinco o seis horas sin ir al baño a miccionar. Si tu aguante es de dos horas a dos horas y media debes ir al médico.
  • Si te levantas por la noche con frecuencia para ir al servicio y anteriormente no lo hacías.
  • Cuando dejas de tener fuerza al orinar.
  • Además, uno de los síntomas de prostatismo importantes son la sangre en la orina o el escozor al miccionar.