Trasplante capilar

El trasplante capilar es algo a lo que cada vez recurren más personas. Lo recomendable es hacerte un tratamiento de estos a partir de los 30 o 40 años. Debes saber que la alopecia más común es la alopecia androgénica, que la sufren la mitad de los hombres que son mayores de cincuenta años. Las mujeres tan solo tienen esta clase de alopecia entre un 5 y un 10 por ciento de los casos.

La alopecia es una frustración que la mayoría de los hombres calvos sufren. La pérdida de pelo de forma gradual puede ser un punto negativo para su autoestima y por eso antiguamente recurrían al socorrido “peluquín”.

Hoy en día, los adelantos médicos han hecho posible el trasplante capilar, pero tienes que tener en cuenta unas precauciones antes y después del injerto. Tienes que hacer mucho caso a los médicos que van a realizar el trasplante capilar si no quieres tener problemas mayores o que el dinero que has gastado se vaya por el desagüe.

Te diré algunas pautas a seguir para que el trasplante capilar vaya bien.

Hábitos saludables

Trasplante capilar

Semanas antes del trasplante capilar debes de cuidar tu alimentación y tener hábitos saludables. No es recomendable que tomes bebidas alcohólicas al menos una semana antes de la intervención.

Ten en cuenta que el alcohol hace que los vasos sanguíneos se dilaten y puede hacer que sangres demasiado y que el pelo no se sujete bien. Además, también debes tener en cuenta que el alcohol puede hacer que la anestesia no tenga todo el efecto que debería y que el trasplante capilar sea bastante doloroso.

La cerveza, los licores de alta graduación, o el vino hacen que tu organismo se inflame con más facilidad y eso también facilitará el sangrado.