Bernabéu
Un vendedor ilegal (top manta) en los aledaños del Bernabéu y con bufandas en la mano.

El feudo del Real Madrid es uno de los grandes atractivos turísticos de la capital. No obstante, su museo recibe cerca de dos millones de visitantes al año, muy cerca de las cifras del Reina Sofía -3,8 millones de personas- y el Prado -2,8 millones de usuarios. Este hecho no ha pasado desapercibido para el top manta, que ha decidido trasladarse al Santiago Bernabéu en agosto ante el aluvión de turistas que recibe el estadio durante estos meses de verano.

Son discretos, precavidos, pero muy insistentes. Así son los vendedores ilegales que se agolpan en los aledaños del Bernabéu cada mañana. Todos ellos esperan pacientes la oleada de autobuses que llegan hasta la casa madridista para realizar el ya famoso tour por sus instalaciones. Aficionados que son asaltados por estos peculiares manteros, que buscan colocar su producto antes de que los visitantes pasen por la tienda oficial del Real Madrid.

El caso de los vendedores ilegales del Bernabéu es particular. Primero por su nacionalidad. La gran mayoría de ellos son españoles. Hay pocos inmigrantes, aunque también los hay. En muchas ocasiones se tratan de las mismas personas que colocan su tenderete los días de partidos, según señalan fuentes policiales.

El Real Madrid prepara 500 M€ para revolucionar la plantilla

Tras cerrar una de las peores temporadas que se recuerdan, el Real Madrid está obligado a moverse en el mercado de fichajes....

El modus operandi es sencillo. Estos peculiares manteros se trasladan al estadio en coches -vehículos que ya están vigilados por los agentes locales- y los aparcan en sus alrededores. Los maleteros van cargados de merchandising del equipo que preside Florentino Pérez, aunque en la gran mayoría de los vendedores ilegales también portan productos del F.C Barcelona y del Atlético de Madrid. Esto es un negocio y los visitantes en muchos casos no son aficionados del Real Madrid, pero sí del fútbol.

Bufandas y camisetas son los artículos más vendidos. Los vendedores aprovechan el momento en el que los visitantes para para fotografiarse delante de la fachada del estadio para abordar la transacción. Las primeras tiene un precio de entre siete y diez euros. Las segundas -las más demandadas- oscilan entre los 20 y los 30 euros. Un precio que representa menos de la mitad de lo que cuesta la camiseta en la tienda oficial del club.

Bernabéu
Imagen de uno de los autobuses que transporta turistas hasta los aledaños del Bernabéu.

Este top manda madridista funciona durante todo el año, pero son los días de partido y los meses de verano cuando realizan un mayor volumen de ventas. Madrid es una ciudad que recibe más de 7 millones de turistas extranjeros al año, según datos de la propia Comunidad. La gran mayoría de estos visitantes lo hacen en los meses de verano y la parada en el Bernabéu se presenta imprescindible para muchos de ellos.

Hasta ahora, los vendedores ilegales del Bernabéu no han tenido demasiados problemas con la Policía. Pero el nuevo equipo de Gobierno encabezado por José Luis Martínez-Almeida se ha fijado como objetivo primordial luchar contra el top manta y esto ha comenzado a dificultar su actividad.

VEHÍCULOS VIGILADOS

Durante las últimas semanas se ha agudizado la presencia de agentes de la Policía Municipal que disuaden estas transacciones. Además, en paralelo, el cuerpo de seguridad local ya ha comenzado a fichar -vigilar- los vehículos en los que los vendedores guardan su mercancía. “Es cierto que hay más presión para interceptar esta actividad, también en el Bernabéu”, reconoce un policía municipal a MERCA2.

El comienzo de la Liga está a la vuelta de la esquina, pero el Bernabéu no vivirá partidos oficiales hasta el comienzo de Septiembre porque el club está realizando obras de remodelación. Unos trabajos que no son incompatibles con las visitas guiadas por sus instalaciones. Una noticia celebrada por estos vendedores ilegales que a pesar de notar la presión policial intentarán colocar sus productos a las miles de personas que van al feudo madridista cada día.