La fundacion Leo Messi

No hay futbolista más grande que él; ya es un hecho, uno de los tantos en los que Lionel Messi ha hecho frente a lo largo de su carrera. Jugador con más goles en la Champions, el goleador más inquietante de cara a la portería, con un balón y sin él. Ahora, en su lugar, el astro argentino se ha hecho con su sexta Bota de Oro, la que le acredita como mejor delantero de Europa.

Messi, quien ha hecho gala toda su carrera de la clave de jugadores de su talla, ha pasado sus mejores momentos en el césped, pero también ha vivido ciertos incómodos momentos en cuestión de salud: desde su niñez haciendo nacer su gran don, hasta de mayor, incluso, hace pocos años atrás, cuando padecía problemas estomacales. Desde Merca2.es te contamos la historia.

El problema de crecimiento del pequeño Lionel

El problema de crecimiento que complicó a Lionel Messi

“Quédate tranquilo, un día vas a ser más alto que Maradona, no sé si mejor pero sí más alto”, prometió el endocrinólogo argentino Diego Schwarzstein a un pequeño y anónimo Lionel Messi cuando en 1998 le diagnosticó una enfermedad que ponía en riesgo su sueño de ser futbolista de primera. La incertidumbre en el entorno de el jugador y la propia familia hacían sopesar que quizás Leo no pudiese seguir con la carrera que imaginaba.

Se cuenta que Newell’s le abandonó, hasta que su padre se lo llevó a Barcelona con la idea de emigrar como otros tantos miles de argentinos que ese año escapaban de una feroz crisis social y económica. Cinco años después de esa decisión, el rosarino debutó en el primer equipo para comenzar una leyenda que todavía se escribe.