No se puede salir sin una mascarilla, a no ser que tengas algún tipo de problema que te impida llevarla (certificado por algún médico). Por eso, son ya un complemento más, algo que debería ser una rutina para todos hasta que no se encuentre una solución para la actual pandemia. Solo así se puede reducir la curva de contagios y evitar males mayores.

Es precisamente la importancia que ha cobrado esta mascarilla lo que está generando muchas dudas en los usuarios. Dudas que van desde lo que se puede y no se puede hacer con ella, dónde hay que llevarla, si se pueden reutilizar, y en especial, cuánto tiempo se pueden usar… De hecho, ha habido una evolución lógica de las dudas. Cuando se impusieron, las dudas eran sobre los tipos de mascarilla más efectivos y cómo ponerlas. Ahora que ya son un complemento más, las dudas están centradas en el uso en sí.

Lo que necesitas saber sobre la mascarilla quirúrgica

Tiempo de uso de una mascarilla quirúrgica

No debes quitarte la mascarilla en espacios públicos.

Lo primero que debes saber es que la mascarilla quirúrgica no se debe desinfectar ni reutilizar. A pesar de ello, mucha gente lo hace para ahorrar algo de dinero o por desconocimiento. Este tipo de mascarillas son de usar y tirar. Por tanto, tras el uso deberías desecharla.

Según algunos estudios y documentos científicos publicados sobre la mascarilla quirúrgica (MQ), se podría llevar durante 4-6 horas seguidas como máximo. Pero eso es siempre que no esté sucia o mojada. En caso de que notes humedad, deberías cambiarla por otra limpia de forma inmediata. De lo contrario, su efectividad comenzará a disminuir. Es decir, si está en perfectas condiciones, puedes usarla hasta media jornada sin problema, por lo que deberías usar una media de 2 diarias si trabajas con ella durante una jornada habitual de 8h.

En caso de que te la hayas puesto, y no está húmeda ni sucia, y no la has manipulado con las manos, entonces es posible usarla por ejemplo durante 1 o 2 horas, y luego volverla a usar durante otro par de horas si hiciese falta. Por ejemplo, cuando entras en algún lugar y te la quitas momentáneamente y luego necesitas ponértela otra vez.

Otra consideración es que la mascarilla quirúrgica que tengas realmente sea una MQ. Ya que éstas, al ser productos sanitarios, deben cumplir con unas normas como la UNE-EN 14683:2019+AC y similares. A pesar de eso, el mercado se ha inundado con mascarillas de este tipo que provienen desde China, y tienen otros estándares o certificaciones diferentes. Observa que sean los adecuados según los documentos de sanidad.

Si tu mascarilla quirúrgica no cumple con las normas europeas ni las equivalentes de otros países, es probable que tu mascarilla sea de menor calidad o que no tenga la misma efectividad. Además, puede que te la estén dando como una MQ y que sea una higiénica, que son bastante similares visualmente en algunos casos.

También deberías conocer que dentro de la norma de la UE para este tipo de MQ hay dos tipos: I y II. Siendo el II la más efectiva en cuanto a filtración, además de que se puede dividir en dos: II y IIR, siendo la R resistente a salpicaduras.