Vocento

El Grupo Vocento ha cerrado 2021 echando la persiana de Hoy Corazón, el diario Nervión y Código Uno. El editor de ABC, que relevó al popular Bieito Rubido por el pragmático Julián Quirós antes de lanzar el paywall, está en plena etapa de ajustes.

Comisiones Obreras y UGT aseguran que esta “desoladora declaración de que el esfuerzo y dedicación demostradas por los empleados durante la excepcional pandemia de la Covid-19 no merecen el mínimo reconocimiento por parte de la dirección de Vocento”.

“Estas decisiones desvelan que a la hora de ejecutar la gestión de los recursos humanos del grupo, Vocento considera a su plantilla como números y no ofrece, a través de la negociación con la representación legal de los trabajadores, una oportunidad para revertir los despidos o, en su defecto, mejorar la resolución de estos procesos”, añaden.

Los sindicatos aseguran que “los despidos, que han afectado a varios delegados de comités elegidos democráticamente, vulnerando derechos fundamentales, filtran una clara intención de amedrantar a las plantillas de las empresas de Vocento, máxime de cara a los próximos procesos de negociación de varios convenios colectivos, y retratan la verdadera consideración que tiene Vocento de sus trabajadores”.

“FALTA DE EMPATÍA”

UGT y Comisiones Obreras aseguran que “justificar con la excepcional situación sanitaria la destrucción de decenas de empleos significa oportunismo y falta de empatía ante una circunstancia puntual y que, afortunadamente y gracias a la vacunación, irá remitiendo”. 

“Hay que recordar que los ERTE sufridos este año han supuesto una notable merma de salarios para la plantilla y se han traducido en ahorro para Vocento. Los trabajadores, sin embargo, no han visto reducido su volumen de trabajo, sino que en muchos casos se ha incrementado. Ha afectado también a la jornada laboral, que con frecuencia se ha inclumplido, lo que se está sufriendo aún más con el teletrabajo”. explican.

Ambos sindicatos afirman que sus centrales sindicales “velarán, a través de las asesorías jurídicas de sus sindicatos, por los derechos laborales de los trabajadores de Vocento, además de, como no puede ser de otra forma, hacer un frente común ante las inmisericordes políticas de gestión de los recursos humanos, y sin admitir la costumbre de los hechos consumados”.

FUSIONES

Luis Enríquez, CEO de Vocento, no descarta cerrar la crisis del grupo con una fusión con Prisa y apuesta por el trabajo organizado en el sector: “Ahora mismo el mundo de los editores de prensa, fundamentalmente estoy hablando de editores nacionales, tiene una unidad de acción, una armonía, un conjunto de acciones en vigor, como no tuvo desde que yo recuerdo en este sector desde el año 2000”. 

Cabe recordar que una parte del accionariado teme que los nuevos planes de Vocento desvirtúen su línea editorial. Carolina Luca de Tena dejó la presidencia de ABC afirmando que “con toda seguridad la autenticidad, la integridad, el rigor y la firmeza se volverán a buscar y premiar en un mundo y una España cada vez más necesitados de referencias éticas, morales, políticas y culturales. Valores todos ellos para nosotras innegociables”.

SIN GUERRA

Bieito Rubido, protegido de las Luca de Tena, dejó el puesto sin ganas de guerra: “Julián Quirós va a ser un magnífico director, es un hombre con fortaleza juvenil, gran periodista con dotes profesionales, ABC queda muy bien cubierto”

“Mi agradecimiento se extiende desde la familia Luca de Tena, a aquellos directivos que confiaron en mí, pasando por la redacción y llegando hasta lo más importante que tiene un periódico: los lectores. Era algo que tenía muy claro el fundador de este diario, Torcuato Luca de Tena. Siguiendo su mandato, durante todo este tiempo hemos intentado que ABC se pareciese a ABC, como solía decir otro clásico de esta Casa, el singular Luis Calvo”, añadió el gallego.

Según Rubido, “ABC es mucho más que una publicación, es una institución de España. Durante toda mi etapa de director he tratado de que nuestro diario se sustentara en valores, todos ellos marcados por la buena voluntad y el afán de defender con optimismo y determinación a España. Queríamos y queremos mejorar el país. Nunca entendí el periodismo como una actividad contra nadie. Nunca me levanté pensando en derrocar a nadie”.

El exdirector aun así dejó claro que hay un temor en cierta parte del accionariado por la deriva centrista de Quirós al pedir “que nos acompañen los mismos valores e ilusiones que nos han traído hasta aquí, ya que aún hay vida en nuestros sueños”. El runrún sobre que ABC dejará de ser un periódico incómodo para La Moncloa pasará su fact check en 2021…