Edificios en construcción.

Tal como se mencionó ya en este medio hace unos meses, los grupos parlamentarios del Congreso decidieron por mayoría que la nueva Ley Hipotecaria estableciera que los gastos notariales surgidos de la firma de una hipoteca los pague el banco, en tanto que el cliente tan solo tiene que hacerse cargo de la tasación.

Fue el pasado 8 de noviembre, cuando el Consejo de Ministros aprobó a través de un real decreto ley que desde el 12 del mismo mes, los bancos debían abonar el impuesto de actos jurídicos documentados, tal como había anunciado el presidente del Gobierno un día antes.

Dicha decisión venía a contradecir la del pleno de la Sala Tercera del Tribunal supremo dos días antes, dictaminando a favor de los bancos, que las entidades financieras no tenían que asumir el impuesto sobre la escritura notarial de la hipoteca.

Tasación online formación

¿En qué consiste exactamente la tasación?

A la hora de comprar o vender una vivienda es muy frecuente pedir una tasación, ya que esto permite conocer el valor del inmueble o determinar un valor al momento de pedir una hipoteca. Pues bien, esta es una labor realizada por un profesional especializado (hoy en día es posible formarse en tasación online).

Al solicitarse una tasación por un particular o una empresa, la tasadora envía un presupuesto al cliente, y en caso de llegar a un acuerdo con el solicitante se empieza a trabajar. En primer lugar el tasador pide una nota simple al registro de la propiedad, comprobando que la información facilitada por el interesado concuerda con la información registrada. También solicita una copia de la escritura de la vivienda, y coteja los datos con el catastro y el ayuntamiento.

Cómo se tasa una casa para vender

Para establecer el valor del inmueble, el tasador analiza el mercado de viviendas a la venta que se encuentran en el entorno de aquella que va a tasar. Buscará propiedades a la venta para llamar y enterarse de sus características y del precio al que se venden.

Es decir, se va haciendo un muestreo del mercado con el que se puede comprar, y se anotan distintas ofertas de modo que luego haya material bastante para fijar el valor de la vivienda. Además de esto, se ayudan en portales inmobiliarios para saber las pretensiones que tienen los vendedores de la misma zona.

Después de contemplar el valor de la vivienda, el tasador preparará el informe, en el que incluirá referencias municipales de todo tipo. Tras esto firmará la tasación de forma digital, enviándoselo a la tasadora para revisar que todo se encuentre correcto. Desde la compañía debe revisarse que el informe enviado por el tasador sea acorde a la normativa y a unos índices de calidad.

Los factores en los que se fija el tasador para tasar una vivienda son los siguientes: estado del edificio, ubicación de la vivienda, superficie, iluminación, distribución, y si tiene ascensor y buenas ventanas.