El Bitcoin vivirá una particular montaña rusa en 2018. Foto: Pixabay

Tanto protagonismo ha tenido el Bitcoin durante 2017 que hasta la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) la incluyó entre las doce finalistas para ser “palabra del año”. Aunque no consiguió tal distinción, no cabe duda que ha estado en el candelero, y durante 2018 seguirá siendo noticia. ¿Será debido a que seguirá revalorizándose en porcentajes elevados?

De momento, está navegando por el entorno de los 15.000 dólares. ¿Hasta dónde puede llegar? ¿Subirá a los cielos o descenderá a los infiernos? “No es descartable que alcance los 50.000 dólares pero tampoco que se vaya a los 5.000 dólares”, pronostica Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank. Y Adolfo Contreras, director de Patrón Bitcoin, añade: “En algún momento del año alcanzará los 50.000 dólares”.

No es descartable que alcance los 50.000 dólares pero tampoco que se vaya a los 5.000 dólares

Toda una montaña rusa. “Desde que nació ha presentado una volatilidad infinitamente más elevada que los mercados tradicionales, por lo que es previsible que lo siga haciendo en el futuro. Veremos muchos altibajos en su cotización”, sostiene Felipe López-Gálvez.

Bitcoin frente al mundo

En la actualidad, son más de 1.000 las criptomonedas que están ‘a disposición del público’. Y la tendencia indica que su número seguirá creciendo. “La proliferación de las mismas le ha dado una publicidad extra a la inversión en criptomonedas, algo de lo que probablemente se ha beneficiado el Bitcoin”, indica el analista de Self Bank.

Sin embargo, ahora estas podrían de algún modo hacerle la competencia. “Sobre todo si tal y como se está hablando, las empresas empiezan a lanzar sus criptomonedas y no digamos si es algún gobierno o institución pública la que lo hace”, advierte López-Gálvez. De momento, Venezuela ya ha dado el paso: el Petro.

Son más de 20.000 personas las que están adquiriendo esta criptomoneda a diario. Y se estima que sean más, a lo largo del año, quienes se suban a este carro. ¿Por qué seguirá subiendo la demanda? Según Patrón Bitcoin, “los mercados de futuros de CME y CBOE, añadidos al próximo de Nasdaq, añaden liquidez y reducen la volatilidad de los precios, aumentando la atracción de Bitcoin como un buen activo en el que invertir”.

Pero si hay un hecho que puede tener un efecto más que positivo sobre su cotización sería la aprobación del primer ETF sobre Bitcoin. “Un ETF referenciado al Bitcoin facilitará su inversión por parte de los clientes minoristas. Si el ETF lleva a cabo una réplica física, necesariamente tendrá que comprar Bitcoins, lo que empujará su valor al alza”, matiza Felipe López-Gálvez.

De producirse esta situación, millones de usuarios, así como fondos internacionales, tendrían en su mano la posibilidad de invertir en la criptomoneda desde sus cuentas bancarias “sin necesidad de pasar por el engorroso mecanismo de gestión de compraventa ni de custodia de claves privadas”, indican desde Patrón Bitcoin.

Banco de España

El tesoro oculto que esconde la cueva de Alí Babá del Banco de España (y no es sólo oro)

El Banco de España no sólo guarda oro sino que en su interior también podemos encontrar cuadros de Goya o una impresionante colección numismática.

De esta manera, lo que acabaría produciéndose sería una legitimación del estatus monetario del Bitcoin por la sencilla razón de que estaría respaldado por un número mayor de personas. ¿Cómo se traduciría esto? Que parte de la inversión que está en inmobiliario, en oro, o en cuentas bancarias offshore, acabaría dando el salto a Bitcoin.

En el otro lado de la balanza, la proliferación de este tipo de criptomonedas hará que alguna de ellas acabe despeñándose, lo que tendrá un efecto arrastre sobre el Bitcoin. “La tendencia indica que el número de criptomonedas seguirá creciendo”, apunta el analista de Self Bank.

Sin olvidar, según apuntan en Patrón Bitcoin, a un más que posible aumento del número de personas u organizaciones incentivadas a hackear a particulares o plataformas de intercambio o custodio de Bitcoin. “Es sencillamente lo natural cuando los potenciales inconvenientes de hackear son tan pequeños y las potenciales ventajas tan grandes”, señala Adolfo Contreras.