El vegetariano tiene una dieta libre de carne. Este tipo de alimentación es cada vez más escogida por diversos motivos. Puede ser para mejorar tu salud, evitar factores de riesgo como diabetes, colesterol, algunos cánceres, problemas de corazón o por ideología.

El problema de seguir este tipo de dietas es que, en ocasiones, se consumen demasiados alimentos procesados. Tener una dieta vegetariana no tiene por qué ser sinónimo de una buena alimentación.

La clave está en planificarte las comidas y hacerte un plan semanal. Es una forma de gastar menos y de hacerte menús que sean saludables y que incluyan todos los nutrientes necesarios para tu organismo. Si haces bien la dieta vegetariana es apta para cualquier tipo de personas, mujeres embarazadas o dando el pecho, personas adultas, niños o adolescentes.

Comenzar a ser vegetariano

dieta vegetariano

Plantearte seguir una dieta vegetariana es una buena opción, pero debes tener en cuenta que posiblemente el hacer una transición gradual en vez de una drástica para darte mejores resultados.

Lo mejor es empezar a comer más comidas sin carne a la semana y en vez de ella introducir verduras. No tienes por qué echar en falta la carne, ya que en el mercado hay muchas alternativas que las suplen. El tofu es el más conocido de estos sustitutos cárnicos, pero hay cientos. El sabor de pescado está impreso en las algas, y el del pollo, cerdo y ternera también es fácil de reemplazar.

Existen muchos menús variados que no incluyen carne. La idea es que no te canses comiendo solo verduras al vapor o a la plancha y se te quede cara de acelga. Con un poquito de imaginación, puedes llegar a comer incluso mejor de lo que lo hacías antes.

Comentarios de Facebook