soltero, compuesto y sin vivienda
Imagen de una construcción de viviendas.

El alza de los precios, las condiciones de una entidad bancaria a la hora de conceder
un crédito en solitario y un salario bajo. Estos factores resultan determinantes en las dificultades que se encuentran los solteros y solteras a la hora de acceder a una vivienda.

“Compuesto/a y sin novia/o”, reza el refranero español. Pero en pleno siglo XXI a este dicho le falta una nueva premisa -y no positiva, precisamente-, la vivienda. En la actualidad, en España, a una persona le resulta casi una misión imposible adquirir un piso en propiedad en solitario. La emancipación de solteros comienza a convertirse en un verdadero hito, cuando debería de ser un paso natural.

“No lograr lo que deseaba y esperaba, después de haber hecho gastos preparativos, creyéndolo indefectible”. Este el significado más repetido para explicar lo que significa dicho refrán español. Un razonamiento que se puede extrapolar y ajustar a la acción frustrada de la búsqueda de una vivienda donde vivir para un soltero.

Barcelona

Aedas aprovecha el tirón del 22@ y lanza una promoción de viviendas para jóvenes

La promotora de David Martínez tiene dos líneas de negocia muy claras: la industralización del sector y los jóvenes. En esta última línea, Aedas...

Porque la realidad y los datos muestran un escenario desolador para aquellos españoles sin pareja con aspiraciones a abandonar el hogar de sus progenitores. Al final, los solteros -como en el refrán- no logran lo que se deseaba después de muchos preparativos, porque algo ha fallado en el último momento.

Los preparativos no se centran en hacer elaborar la lista de invitados, elegir el menú ni tampoco en la elección de los regalos de boda para que luego le dejen a uno tirado en altar. En este caso, los pasos previos al inesperado fracaso se centran en la formación del individuo -académica o profesional-, que en muchos casos recae sobre los hombros de los padres. Un dinero invertido en sus hijos para que estos tengan la posibilidad de ‘volar’ solos en cuanto tengan la oportunidad.

Pero al final, en la mayoría de los casos, la inversión cae en saco roto, porque cuando llega la hora de la verdad, si el vástago no tiene pareja le es casi imposible emanciparse. Un sueño roto que en vez de acabar en el altar, finaliza en el ‘hall’ de su entidad bancaria. Y esto no son sólo palabras, sino hechos refutados con datos.

El 28% de los españoles que va a mudarse próximamente tiene intención de hacerlo en solitario. De ellos, el 33% busca alquilar, mientras que el 67% restante quiere comprar una vivienda. Sin embargo, la adquisición es un reto al alcance de muy pocos. A cierre de 2018, el coste medio de la vivienda se situó en 1.337 euros por metro cuadrado, según datos de Casaktua.

Al alza de los precios se suma que las condiciones de una entidad bancaria a la hora de conceder un crédito en solitario son más restrictivas. Al tratarse de un solo titular, la garantía de pago se reduce a la mitad, por lo que la necesidad de contar con un puesto laboral estable y disponer de ingresos suficientes es mayor. Por este motivo, se recomienda que las cuotas hipotecarias no superen el 30% del sueldo neto. En este sentido, la Agencia Tributaria sitúa el salario medio neto en España en 19.172 euros (1.598 euros al mes). Por tanto, el porcentaje mensual destinado al pago de una vivienda tipo de 100 metros cuadrados sería del 25%. Es decir, un cuarto del total del salario.

SER SOLTERO EN CASTILLA-LA MANCHA, SINÓNIMO DE VIVIENDA EN PROPIEDAD

Por comunidades, la comparativa revela que Castilla – La Mancha y La Rioja son
las regiones donde los solteros pueden comprar una vivienda de una forma más cómoda al tener que destinar a la hipoteca una media del 17% de sus ingresos. Les seguirían Extremadura (20%), Aragón (20%), Castilla y León (20%), Región de Murcia (21%),
Galicia (21%), Asturias (22%) y Comunidad Valenciana (22%).

Por el contrario, Baleares, con un 42% del salario dedicado al pago de la vivienda, Comunidad de Madrid (32%) y Cataluña (31%), serían las comunidades menos asequibles para adquirir un inmueble en propiedad en solitario. Por este motivo, si eres soltero o soltera y vives en Madrid o en Barcelona tienes dos opciones: conseguir una pareja -sentimental o no- o emigrar a Castilla-La Mancha, donde los solteros están compuestos, pero con vivienda. O por el contrario, busca una oportunidad en la nueva promoción de Aedas para jóvenes en la Ciudad Condal.