slu

A la hora de poner en marcha un negocio una de las primeras decisiones que hay que tomar es si se empezará la actividad como autónomo o si es mejor elegir una forma societaria. En realidad no hay una opción que sea mejor que otra, depende mucho del tipo de negocio de que se trate y de la situación en la que se encuentre el emprendedor. No obstante, para tomar la mejor decisión es importante conocer las diferentes sociedades mercantiles que existen en nuestro ordenamiento jurídico y por eso hoy te queremos hablar de la Sociedad Limitada Unipersonal.

Como puedes imaginar al ver su nombre, es una sociedad mercantil que guarda muchas similitudes con la Sociedad Limitada, pero también tiene algunas características propias que deberías tener en cuenta para comprobar si es una buena opción para ti a la hora de emprender o si quizá ahora no te conviene pero podría hacerlo en el futuro.

sociedad limitada que es

¿Qué es la Sociedad Limitada Unipersonal? ¿Qué la diferencia de la Sociedad Limitada?

Conocida también por sus siglas SLU, es la opción que suelen elegir aquellos que no quieren emprender su negocio como autónomos pero tampoco quieren dar el paso de constituir una Sociedad Limitada. En realidad ambas formas jurídicas son muy similares, la diferencia más importante es que en la SLU todas las participaciones (todo el capital social) está en manos de una única persona.

Lo normal es que la Sociedad Limitada Unipersonal se cree así, pero también puede ser sobrevenida. Esto ocurre si varios socios crean una SL y finalmente todo el capital social acaba en manos de una sola persona.

En este caso es importante tener en cuenta una cosa, y es que el hecho de que todo el capital social pertenezca a una única persona no quiere decir que esta sea el administrador, puesto que este cargo puede recaer en una persona ajena a la sociedad.

¿Cómo se constituye una sociedad de este tipo?

Primero hay que pensar un nombre para la misma y solicitar un Certificado de Denominación Social en el Registro Mercantil para asegurarse de que no existe una sociedad con el mismo nombre. A continuación de redactan los estatutos (normas internas que regirán el funcionamiento de la entidad mercantil) y se abre una cuenta bancaria a nombre de la sociedad.

En el caso de la SLU el capital social inicial es el mismo exigido para la creación de una Sociedad Limitada, por lo que en la cuenta bancaria de la sociedad debe depositarse un mínimo de 3.000 euros. Luego se solicita el NIF provisional en Hacienda y se presenta el Impuesto sobre Operaciones Societarias (no hay que pagar nada, pero es obligatorio presentarlo).

Con estos trámites ya listos se elevan los estatutos a escritura pública ante Notario y luego se procede a la inscripción de la entidad en el Registro Mercantil. A partir de ese momento la sociedad ya tiene personalidad jurídica propia y se puede solicitar el NIF definitivo.

Una cuestión importante a tener en cuenta es que en la inscripción efectuada en el Registro Mercantil debe constar expresamente que se trata de una Sociedad Limitada Unipersonal. Si la unipersonalidad no consta el socio único responderá de forma personal, solidaria e ilimitada de las deudas contraídas por la sociedad.

estatutos sociedad mercantil

Ventajas de constituir una Sociedad Limitada Unipersonal

Emprender bajo esta forma jurídica en lugar de hacerlo como autónomo tiene una serie de ventajas. La más importante de ellas es que la responsabilidad del emprendedor queda limitada a las aportaciones que haya hecho a la sociedad.

Sin embargo, un autónomo que experimente pérdidas en el ejercicio de su actividad deberá responder de las deudas contraídas con todo su patrimonio personal e incluso con el de su cónyuge si está casado en gananciales.

Dado que todo emprendedor es susceptible de tener deudas, la limitación de la responsabilidad es una de las principales razones por las que se suele optar por crear una sociedad mercantil en lugar de iniciar la actividad como autónomo.

Desventajas de la Sociedad Limitada Unipersonal

A pesar de lo que hemos visto hasta ahora debes tener en cuenta que no todo es positivo con respecto a este tipo de entidad mercantil. Al actuar en el mercado bajo esta forma jurídica también asumes una serie de obligaciones como presentar anualmente tus libros de cuentas en el Registro Mercantil

Además, en este caso la sociedad va a tributar por el Impuesto de Sociedades, pero la ganancia personal que obtiene el emprendedor tributa por el IRPF, por lo que al final no hay demasiada ventaja fiscal entre emprender como SLU o hacerlo como autónomo.

crear empresa

¿Autónomo o SLU?

Como decíamos al principio de este artículo, elegir entre una opción u otra depende de muchos factores. Es cierto que con una sociedad mercantil como la SLU la responsabilidad del emprendedor está limitada, y eso siempre es una gran ventaja. Pero no hay que olvidar que los trámites de constitución de una sociedad pueden ser largos y que el precio es más elevado que darse de alta como autónomo.

Comenzar como autónomo implica darse de alta en Hacienda y en el RETA, trámites que no tienen ningún coste. Si se decide dejar estos trámites en manos de una gestoría el precio puede estar en torno a los 300 euros, que es una cantidad bastante asequible. Sin embargo, la constitución de una Sociedad Limitada Unipersonal puede tener un precio de más de 2000 euros, y a ello hay que sumar los 3000 euros que que hay que desembolsar como capital social inicial.

A priori montar una sociedad mercantil es más caro e implica una mayor inversión de tiempo, esto es lo que explica que muchos emprendedores decidan iniciar su andadura profesional dándose de alta como autónomos. Luego, si las cosas van bien, con el tiempo se puede valorar la posibilidad de pasar de autónomo a Sociedad Limitada.

Poner en marcha un negocio ya es bastante complicado de por sí, por eso los expertos aconsejan simplificar los trámites y optar en un primer momento por la figura del autónomo