Siemens Gamesa

La compañía especializada en el desarrollo y mantenimiento de aerogeneradores será uno de los principales actores de la eólica marina en los próximos años. Pero cuidará mucho dónde ejecuta los proyectos junto a sus socios, porque se trata de un negocio que, si no se controla a la perfección, puede elevar los costes de manera excesiva. Una situación que Siemens Gamesa quiere evitar a toda costa.

El consenso de mercado estima que será a partir de 2024 cuando la eólica marina tenga un gran despegue en el desarrollo de potencia instalada. Actualmente, las energéticas se encuentran reticentes a grandes inversiones en este segmento de las renovables debido a sus altos costes de mantenimiento. Un ejemplo lo contamos en MERCA2 hace unos meses con Iberdrola.

La eléctrica española mantiene en constante revisión sus proyectos debido a los costes que suponen las tareas de mantenimiento y reparación de estas enormes estructuras. Y precisamente es algo que los fabricantes, como es el caso de Siemens Gamesa, quieren vigilar al máximo.

Fuentes del sector advierten de que la compañía dirigida por Andreas Nauen estaría cuidando al máximo todas sus inversiones y acuerdos en materia de eólica marina. El motivo es que el fabricante renovable quiere cumplir al máximo con sus clientes, y para ello no quiere asumir ningún tipo de problema con los suministros de montaje y mantenimiento de las estructuras. Asimismo, el control de costes es una de las claves, para Siemens Gamesa, y el conjunto del sector. Algo sobre lo que se estaría poniendo también especial vigilancia.

SIEMENS GAMESA SE MUEVE CON EL SECTOR

La capacidad eólica marina global alcanzará más de 234 GW para 2030, frente a poco más de 29 GW a finales de 2019, según un nuevo informe del Consejo Mundial de Energía Eólica (GWEC). El aumento será liderado por un crecimiento exponencial en la región de Asia y el Pacífico, y un fuerte crecimiento continuo en Europa, según el ‘Informe Global de Eólica Offshore’ de GWEC.

Bajo este escenario, y con una previsión de crecimiento que pasará e los 5-6 GW actuales, a casi 30 GW por año, el potencial de este segmento de la energía eólica es altísimo. Y así se demuestra en los proyecto que ya tiene abiertos Siemens Gamesa.

El último se conoció hace unos días. La UE está proporcionando financiación a una iniciativa que lideran Orsted y Siemens Gamesa, cuyo objetivo es desarrollar un sistema combinado de turbina eólica y electrolizador para ‘hidrógeno verde’ diseñado para su funcionamiento en entornos marinos.

El proyecto Oyster, en el que también participan ITM Power y Element Energy, ha recibido 5 millones de euros de The Fuel Cells and Hydrogen Joint Undertaking (FCH2-JU), una asociación público-privada de la Comisión Europea. El dinero se utilizará para investigar la viabilidad y el potencial de combinar una turbina eólica marina directamente con un electrolizador y transportar hidrógeno renovable a la costa.