Acciona servicios Apax Apollo

Centrarse en el desarrollo de infraestructuras sostenibles y energías renovables. Acciona quiere atacar de manera directa su core business. Por eso está estudiando vender la división de servicios, salvo la parte referente al agua.

“Existen diferentes fondos como Apollo a Apax interesados en ciertos servicios que tiene en propiedad la compañía. Por tanto, si ahora su objetivo es centrarse en renovables y en la línea de metro en Brasil, cabría esperar que Acciona esté dispuesta a escuchar ofertas de aquellas empresas que pongan un capital adecuado sobre la mesa de negociación”, señala Diego Morín, analista de IG.

Conviene recordar que Acciona está detrás de la adquisición de una línea de metro en Brasil. De conseguirla, deberá desembolsar un capital en torno a 2.200 millones de euros. Por no hablar de la posible adquisición del área de construcción del gigante australiano Lendlease.

Apax y Apollo son los mismos fondos que parten como favoritos para repartirse la división de servicios de Ferrovial. El hecho de que hayan puesto el foco en determinados segmentos de la división de Acciona (comprende diez actividades diferentes, desde servicios aeroportuarios a ferrocarriles), podría ser indicativo de una repetición de la jugada.

EL DILEMA DE ACCIONA

La pregunta es si a Acciona le interesa más vender por partes o por bloques. “El paso más lógico sería desentenderse de esta filial y venderla en un bloque conjunto”, asegura Andrés Aragoneses, analista de Self Bank. Pero matiza: “Tampoco sería descartable que vendiera parte de la filial a un fondo de capital riesgo que pueda aportar con su experiencia un valor añadido a la filial, copiando los pasos de FCC con la venta del 49% de Aqualia al fondo de capital riesgo IFM”.

Al vender por partes, se limita el número de inversores que tienen más apetito por activos de mayor tamaño. “Se podría situar por debajo del importe mínimo de inversión de algunos fondos”, advierte César Fernández Tajes, director del Instituto Superior de Bolsa, Inversión y Finanzas (Isbif).

Adivinar cuáles serían las partes que conforman la filial de servicios más interesantes para los fondos Apax y Apollo todavía es una incógnita. La razón es que Acciona no ofrece a los inversores datos financieros de cada una de ellas. “Es complicado conocer cuál es la sección que ofrecería más valor y generaría más interés a un potencial inversor”, recalca el analista de Self Bank.

Por su parte, Diego Morín apunta a una doble vía: la venta de aquellas actividades que no tengan la rentabilidad esperada; o desprenderse de las que sí tienen interés en otras empresas. En este último caso provocaría la obtención rápida de capital para destinar, por ejemplo, al negocio que se le abre en Brasil. O para reducir deuda.

Tanto energía como infraestructuras, donde Acciona quiere poner el foco, son actividades con características similares. Se trata de activos con mucha visibilidad a largo plazo y estables en la generación de caja. “Con ello atrae a un inversor homogéneo y elimina que los inversores apliquen un descuento por holding en el caso de poseer líneas de actividad no homogéneas”, indica César Fernández Tajes.

La cantidad que podría recaudar Acciona por la división de servicios estaría entre los 175 y 200 millones de euros. Los expertos opinan que un múltiplo razonable sería 5x Ebitda. Este último está entre 35 y 40 millones de euros.