jueves, 13 junio 2024

FCC, pendiente de una posible inhabilitación en México

Al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no le tembló la mano. Liquidó el contrato para la construcción del nuevo aeropuerto internacional de Ciudad de México. Las empresas participantes habían obtenido los contratos a cambio de sobornos, según el mandatario. Entre los afectados, FCC. El gobierno mexicano ha puesto ahora su punto de mira en la constructora cuyo máximo accionista es Carlos Slim. Y aunque, en un principio, no mostró pruebas de la presunta corrupción en el aeropuerto anteriormente citado, la labor de investigación continúa su curso.

El ejecutivo mexicano está aplicando su particular manu militari a todo aquello que huele a corrupción. La firma brasileña Odebrecht lo ha sentido en sus propias carnes. México la inhabilitó para participar en contrataciones públicas de carácter federal durante tres años.

Fuentes del sector han señalado a MERCA2 que después de que FCC esté imputada por el pago de sobornos para conseguir obra pública en Panamá, las entidades mexicanas han reabierto el procedimiento en busca de pruebas. Según El Confidencial, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela (elegido en 2014), se puso en contacto con Carlos Slim. El resultado fue que FCC y Odebrecht acabaron consiguiendo la ampliación de la línea 2 del Metro de Panamá que unía la ciudad con el aeropuerto.

Las autoridades mexicanas ya han sancionado a Odebrecht, socio de FCC, y siguen la pista a la constructora española

Entre 2009 y 2014 (con Ricardo Martinelli de presidente, no con Juan Carlos Varela), FCC firmó contratos en Panamá por casi 2.000 millones de euros en consorcio con la firma brasileña Odebrecht. La constructora española acabará declarándose culpable de un supuesto pago de comisiones ilegales en el país. También por los delitos de corrupción de funcionarios públicos y contra la administración. Según el periódico La Estrella de Panamá, por ello FCC pagaría una multa de unos 20 millones de dólares.

La ampliación de la línea de metro 2 sería posterior a 2014, por lo que sería otro caso diferente, y con Carlos Slim ya plenamente integrado en la constructora. En un comunicado, FCC señaló que “los nuevos accionistas de control del Grupo FCC, a partir de 2015, así como sus nuevos Consejeros y Directivos, han venido, a partir de que tuvieron conocimiento de los hechos, colaborando con las autoridades competentes, con el interés de que se revisen a fondo estos acontecimientos que infringen completamente nuestros principios de ética y cumplimiento”.

FCC Y ODEBRECHT

Los motivos que han llevado a la inhabilitación de Odebrecht en México se debieron a la presentación de información falsa y a haber cobrado en exceso. No es la primera vez. Ya, en 2017, Odebrecht estuvo inhabilitada en México por cuatro años.  Se debió al cobro indebido en el proyecto de una refinería. Posteriormente, fue anulada por un tribunal.

Por otro lado, FCC tendrá que declarar en la Audiencia Nacional el próximo día 22 de noviembre. Será como investigado por el presunto pago de más de 82 millones de euros en comisiones para conseguir licitaciones de obra pública en Panamá. El juez le imputará corrupción en transacciones internacionales y blanqueo de capitales por el pago de comisiones en dos obras de metro y un hospital.

Más allá del desembolso económico que pueda suponer para FCC, el reconocimiento de culpa puede ser un duro varapalo para la constructora de Carlos Slim. Unir su nombre a Odebrecht afectará a su reputación. Sus casos de corrupción engloban contratos firmados en doce países de América Latina entre 2001 y 2016 por un montante cercano a los 800 millones de euros. Y, por tanto, a consecución de posibles nuevos contratos en Latinoamérica.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»221480″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

La experiencia en los mercados situados al otro lado del Atlántico por parte de Carlos Slim fue vista como una especie de maná para la consecución de contratos por parte de FCC una vez que entró en su accionariado. Sin embargo, un lustro después, la dicha no ha sido tal. Si en 2014, Iberoamérica representó el 10,6% del total de los ingresos de FCC, ese porcentaje bajó al 7,1% en 2018.


- Publicidad -