Banco Santander ha lanzado en España Financia&Go, el primer servicio de financiación 100% digital para pequeñas y medianas empresas y autónomos basado en la concesión de financiación por el importe de facturas emitidas y pendientes de cobro.

Con este servicio, pymes y autónomos podrán acceder y contratar la financiación directamente desde sus propias plataformas de facturación y contabilidad, sin necesidad de acceder a su portal de banca online, según ha detallado la entidad este sábado.

Banco Santander coloca 1.500 millones de euros en ‘CoCos’

El Banco Santander ha llevado a cabo una colocación de participaciones preferentes contingentemente convertibles de nueva emisión, conocidas en la jerga financiera...

Con Financia&Go, se facilita el acceso a financiación a corto plazo, desde la propia herramienta de gestión de facturas de los clientes, los cuales, podrán conectar su cuenta con Banco Santander, seleccionar el importe que quieren anticipar y el plazo de devolución. Tras la firma de la operación, tendrán a su disposición los fondos de manera inmediata en su cuenta del banco.

Este servicio se ha publicado en la plataforma de ‘Open Business’ del banco con la utilización de tecnología basada en APIs, lo que flexibiliza el servicio y permite su integración con prácticamente todas las plataformas de facturación y contabilidad online, estando ya operativo con algunas de ellas y en proceso de integración con otras.

EL SANTANDER, CASTIGADO POR LA NUEVA REGULACIÓN ANTIBLANQUEO

Banco Santander y BBVA serán los más castigados tras la entrada en vigor, este pasado viernes día 10 de enero, de la nueva Directiva de la Unión Europea (será la quinta) para prevenir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Las nuevas reglas, que se han vuelto más estrictas, suponen un importante coste adicional para todas las entidades en personal y tecnología. A su vez, supone un reto para las firmas financieras para retener a determinados clientes de mucho poder adquisitivo que pueden irse a países con una regulación más laxa, apuntan fuentes financieras. Mientras, que el crecimiento en un entorno más limpio tardará más tiempo en llegar.

La nueva directiva comunitaria, denominada AML5 por sus siglas en inglés, se trata de una renovación de la anterior ley anti blanqueo de capitales (AML4) que introdujo los controles sobre el cliente, la creación de registros centrales de beneficiarios efectivos y amplió el alcance de los controles en las filiales extranjeras. La AML5 busca dotar de mayor vigor la lucha no solo contra el blanqueo, sino también para que ese dinero no pueda servir para financiar al terrorismo.