Sabadell Bankia BMN

Banco Sabadell obtuvo un beneficio neto atribuido de 768 millones de euros en 2019, lo que supone más que duplicar (+134%) las ganancias logradas un año antes, según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Sin tener en cuenta TSB, la filial británica del grupo catalán, el beneficio neto atribuido ascendió a 813 millones de euros a cierre de año, un 43,1% superior al logrado en el ejercicio inmediatamente precedente.

En concreto, el margen de intereses se colocó en 3.622 millones de euros (2.644 millones excluyendo TSB) en 2019, lo que supone una reducción del 1,4% interanual. Banco Sabadell explica que esta caída se debió a la aplicación de IFRS16, a la titulización de préstamos y a menores tipos de interés.

De su lado, las comisiones netas crecieron un 7,7% (5,8% excluyendo TSB) interanual, hasta situarse en 1.439 millones de euros, impulsadas por el “buen comportamiento “de las de servicios”.

Así, los ingresos del negocio core o puramente bancario –margen de intereses más comisiones netas– se elevaron un 1%, tras situarse en 5.061 millones de euros (3.966 millones de euros excluyendo TSB).

Los costes, por su parte, se redujeron un 1,8% en 2019, colocándose en 3.213 millones de euros (2.161 millones excluyendo TSB). En este sentido, la ratio de eficiencia se situó en 55,6% al cierre de 2019, lo que supone 2,7 puntos porcentuales de mejora respecto a un año antes.

Por otro lado, el total de dotaciones y deterioros ascendió a 938 millones de euros a cierre de 2019 (865 millones excluyendo TSB), frente a los 1.320 millones de euros (1.089 millones de euros excluyendo TSB) de diciembre del año anterior. Paralelamente, el coste de riesgo del grupo se situó en el 0,52%.

954 MILLONES MENOS DE ACTIVOS ‘TÓXICOS’

Tras el cierre de la venta de varias carteras institucionales, los activos problemáticos de Banco Sabadell se han reducido en unos 8.200 millones de euros, de los que 954 millones de euros fueron retirados en el año. De este modo, el saldo de activos ‘tóxicos’ se situó a cierre de 2019 en 7.326 millones de euros.

Del total, 6.141 millones de euros corresponden a activos dudosos y 1.185 millones de euros a activos adjudicados. Este nivel de activos problemáticos (NPAs) hace que la ratio de activos problemáticos netos sobre el total de activos se reduzca y se sitúe en el 1,7%, que compara con el 1,8% del año anterior.

La ratio de activos problemáticos sobre la inversión crediticia bruta más los activos inmobiliarios se situó a cierre del último trimestre de 2019 en el 4,8%, frente al 5,6% del año anterior.

Asimismo, la cobertura de activos problemáticos se coloca en el 46,9%, siendo la cobertura de dudosos del 49,6% y la cobertura de los activos adjudicados del 33,3%. Por otra parte, la ratio de morosidad del grupo se sitúa en el 3,8%, por debajo del 4,2% del año anterior.

EL CAPITAL DE SABADELL, POR ENCIMA DEL 12%

Banco Sabadell llevó a cabo un progresivo incremento de su ratio de capital a lo largo de todo el ejercicio 2019, La ratio CET 1 ‘fully loaded’ se situó a final de año en el 11,7% (12,1% pro forma tras la venta de su gestora).

Con este aumento, el banco cumple e incluso rebasa el objetivo propuesto de cerrar el año 2019 con una ratio de capital CET 1 ‘fully loaded’ como mínimo del 11,6%.

Por otra parte, el consejo de administración de Banco Sabadell ha aprobado el reparto de un dividendo complementario en efectivo de 0,02 euros por acción, que se suman a los ya distribuidos 0,02 euros por acción. En total, 0,04 euros por acción, lo que supone un payout de aproximadamente el 40%.

CRECEN LOS RECURSOS EN BALANCE

Respecto al balance, el crédito vivo cerró el año con un saldo de 144.572 millones de euros (108.076 millones de euros excluyendo TSB) y presentó un crecimiento interanual del 3,7% (2,2% excluyendo TSB).

Aislando el Esquema de Protección de Activos (EPA) y los impactos no recurrentes, el crecimiento orgánico se situó en el 4,4% interanual impulsado por el “buen” comportamiento de todas las geografías. La entidad destaca especialmente el segmento de grandes empresas y pymes, así como el crecimiento observado en hipotecas.

Los recursos de clientes en balance totalizaron a cierre de año los 146.309 millones de euros (110.886 millones de euros excluyendo TSB), con un crecimiento del 6,5% interanual. Según explica, este comportamiento se debió al aumento de las cuentas a la vista apoyado en el efecto positivo del tipo de cambio.

Por su parte, los recursos de clientes fuera de balance ascendieron a 43.163 millones de euros a cierre del cuarto trimestre de 2019, mientras que los recursos gestionados totalizaron 213.095 millones de euros (175.184 millones de euros excluyendo TSB), lo que supone un incremento interanual del 3,6% (2,9% excluyendo TSB).

Comentarios de Facebook