Llega el verano y con él apetece más tomar un helado. Si eres de los que tienes reparos para comer helados de supermercado por la cantidad de azúcares y grasas que aportan, siempre puedes optar por hacer helados caseros. ¿Se necesita heladera? Aun cuando es un plus contar con ella, porque facilita mucho la tarea, no es imprescindible. ¿Quieres saber cómo hacer helados caseros de escándalo fáciles y rápido? Sigue leyendo y verás cómo hacer un helado en casa es más fácil de lo que la gente cree: ingredientes sencillos y una elaboración metódica fácil de seguir. Eso sí, calcula que una vez esté preparado la base del helado, hay que dejar que se congele durante al menos una hora antes de que haya cristalizado y podamos comerlo como helado frío y no como batido.

HELADO DE SANDÍA

El helado de sandía es mucho más que un postre refrescante: también aporta vitaminas y una excusa muy interesante para conseguir que los niños acepten a la fruta del verano.

Ingredientes

  • Sandía pequeña
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 4 huevos
  • 1 brick de nata de 250 ml

Para hacer este tipo de helados caseros fáciles para verano, basta con vaciar la sandía, quitar las pepitas y triturar la pulpa. Después, se baten las yemas de los huevos con el azúcar y poco a poco se añade la nata mientras remueves. Finalmente se añade la sandía triturada y las claras batidas al punto de nieve. Se lleva al congelador una hora y se remueve durante las dos siguientes a intervalos de media hora.

helado de sandía casero rápido y fácil