celiaquía

La celiaquía es una de las enfermedades del siglo XXI ya que es ahora el momento en el que más casos se están registrando. Aún así, un importante número de personas están todavía sin diagnosticar ya que la enfermedad celiaca es un objeto de estudio hoy en día. Ahora bien, ¿Qué es la celiaquía? Es una pregunta que muchos nos hacemos y que hoy vamos a descubrir.

Qué es la celiaquía

La enfermedad celiaca es una afección causada por el daño al revestimiento del intestino delgado. Es por este motivo, por el daño causado en el sistema digestivo, por lo cual una persona celiaca no puede absorber de forma adecuada todos los componentes y nutrientes de los alimentos.

El daño viene ocasionado por una reacción al consumo del gluten, que está presente en la mayoría de los alimentos que consumimos a diario debido a su procedencia. El gluten está presente en el trigo, en la cebada, en el centeno e incluso en la avena, elementos básicos en una dieta saludable.

Diagnosticar una celiaquía no es fácil ya que en muchas ocasiones son simples alergias o intolerancias a ciertos alimentos, es decir, que no es el gluten el causante de los problemas digestivos. Por ello, los especialistas suelen tardar en dar el diagnóstico.

Tipos de celiaquía

Por si no fuese poco padecer esta enfermedad, existen varios tipos de EC (enfermedad celiaca) y se detectan dependiendo de los síntomas. Vamos a conocerlos:

  • Sintomática: la EC sintomática cuenta con síntomas muy variados pero, por norma general, los que padecen una celiaquía sintomática muestran una serología, una histología y unos test genéticos que son compatibles con la enfermedad celiaca.
  • Subclínica: en estos casos no existen síntomas ni signos que muestre a una persona que podría sufrir de celiaquía. Solo se consigue averiguar a través de los diferentes test y pruebas diagnósticas.
  • Latente: son pacientes que, aunque en un momento dado han mostrado síntomas, en otros no, por lo que su mucosa intestinal es completamente normal. En este caso también existen dos tipos diferentes:
  1. Latente A: se diagnosticaron en la infancia y se recuperaron tras una dieta libre de gluten.
  2. Latente B: en estos casos se analiza al paciente para ver si es celíaco, pero la mucosa intestinal es normal. En estas situaciones se entiende que el paciente padecerá celiaquía en algún momento de su vida.

Síntomas de la celiaquía

Al igual que todas las enfermedades, la EC también tiene ciertos síntomas que pueden indicarnos que la padecemos. Esos síntomas pueden ser los siguientes:

  • Dolor abdominal seguido por gases e indigestión.
  • Estreñimiento.
  • Disminución del apetito.
  • Diarrea constante.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pérdida de peso.
  • Depresión.
  • Pérdida de cabello.
  • Sangrado nasal.
  • Dolor articular y calambres musculares.
  • Retraso en el crecimiento (en el caso de los niños).
  • Ausencia de periodos menstruales.
  • Úlceras bucales.

Estos son algunos de los síntomas que puede provocar la celiaquía, aunque, evidentemente, no son todos. El especialista es el que, tras hacer las pruebas pertinentes, determinará si es una enfermedad celiaca o no.

Tratamiento de la celiaquía

El tratamiento para combatir una enfermedad celiaca es muy sencillo, seguir una dieta libre de alimentos con gluten durante toda la vida. La persona celíaca debe basar su dieta en alimentos naturales como, por ejemplo, las verduras, las hortalizas, las legumbres y los cereales sin gluten como el arroz y el maíz.

Evita los productos envasados en lo máximo posible y no olvides leer siempre las etiquetas de los alimentos antes de consumirlos, ahí te vendrá especificado si tienen o no tienen gluten.

No olvides acudir al especialista si crees que podrías tener la enfermedad celiaca. Un diagnostico a tiempo te evitará mucho malestar en general.

Comentarios