Estrés

La falta de trabajo, una ruptura sentimental, la pérdida de un ser querido, exámenes, complicaciones familiares o en el trabajo son algunos problemas que pueden acarrearte estrés.

Ese momento en el que te duele la cabeza, te cuesta respirar y notas que se te va a salir un ojo disparado en cualquier instante, es cuando tienes que detenerte y analizar qué te está pasando.

Hay distintos signos característicos tanto físicos como psicológicos que indican que el nivel de estrés en tu vida está siendo demasiado como para poder soportarlo.

Clases de estrés

Según su duración o efectos puedes encontrar dos tipos de estrés.

  1. Estrés agudo: Dura poco tiempo y no siempre es negativo. Te ayuda en momento de peligro o de necesidad y desaparece a corto plazo. Como por ejemplo ante un frenazo cuando estás conduciendo, al realizar un deporte o frente a una pelea. El nivel de estrés puede subir en pocos minutos, pero igual que surge desaparece a corto plazo.
  2. Estrés crónico: Cuando sufres episodios de estrés continuos llegas a vivir con ellos sin darte cuenta hasta que ya lo tienes crónico.
Estrés