obligaciones economicas

Para un autónomo no es extraño tener deudas, pero lo que pocas veces se tiene en cuenta es que su morosidad suele estar causada a su vez por la morosidad que sufre por parte de sus clientes. De hecho, este es uno de los temas que quita el sueño a quienes deciden trabajar por su cuenta. Y es que no es raro que después de entregar un trabajo o servicio haya que esperar más tiempo del debido para cobrar la factura.

Pero la cosa puede ser todavía peor, hay casos en los que el tiempo va pasando y pasando y al final el autónomo se queda sin cobrar por su trabajo. Esto ocurre porque muchas veces opera lo que se conoce como prescripción de las deudas. Un fenómeno que, sin embargo, se puede evitar. Así, siempre existirá la posibilidad de reclamar judicial o extrajudicialmente lo debido.

¿Qué es la prescripción de deudas?

que es prescripcion deudas

Aunque pueda parecerlo, las deudas no son para siempre. La forma más habitual de librarse de ellas es pagándolas. Pero nuestro ordenamiento jurídico también prevé la extinción de la obligación de pagar por el mero transcurso del paso del tiempo, esto es a lo que se conoce como prescripción.

Lo bueno es que la prescripción se puede interrumpir haciendo una reclamación de pago. No es necesario acudir a los tribunales (aunque si el deudor no da señales de tener intención de pagar esto es lo mejor), basta con usar un medio del que quede constancia. Lo más habitual en estos casos es enviar un certificado indicando la cantidad adeudada, en concepto de qué se debe, fecha en la que venció la deuda y dando un nuevo plazo para el pago.

Comentarios de Facebook