vitamina c y coronavirus

Según la información proporcionada por la doctora Marta González, el consumo adecuado de vitamina C y una correcta vacunación a los adultos mayores es propicio para combatir problemas derivados de la influenza o el neumococo.

El consumo de vitamina C se ha consolidado como la recomendación más eficaz, puesto que puede llevarse a cabo a través de tabletas o la utilización de efervescentes, esto siguiendo las sugerencias realizadas por la doctora González. De igual forma, la especialista aseguro que para los niños existe una diversidad de suplementos que pueden estar en formato de gomitas. Por otra parte, la vacunación en adultos mayores es indispensable, principalmente para enfermedades como el neumococo.

Los meses más factibles para consumir buenas dosis de vitamina C dirigidas al organismo son septiembre y octubre, debido a que es una estrategia acertada para enfrentar afecciones respiratorias durante el invierno.

Lo imprescindible de la vacuna contra la influenza

tipos de vacuna para luchar contra covid-19

Marta González también señala que aquellas personas que sufren una problemática pulmonar diagnosticada con anterioridad, tuvieron que haber estado bajo precepto medico durante al menos un año, donde las personas que están bajo un respectivo tratamiento  deben mantenerlo al pie de la letra y proseguir con la terapia farmacológica que ejecute. En este sentido, esta clase de pacientes tienen el deber de vacunarse contra la influencia todos los años.

Teniendo en cuenta lo establecido por la doctora, en el invierno la estructura de vacunación esta interrelacionada fundamentalmente a la influenza, conllevando a que las primeras personas en ser vacunadas sean los grupos de riesgos (adultos mayores, embarazados, niños, entre otros). Luego de abordar a la población más vulnerable, se procederá a colocar las vacunas en adultos y jóvenes.

La vacuna frente a la influenza es determinante para los habitantes del mundo, primordialmente para las personas de la tercera edad (mayores a sesenta años).

La doctora González soslaya que las personas que no están en peligro inminente y no poseen afecciones particulares, tranquilamente pueden tomar vitamina C, bastante agua y sobre todo practicar ejercicios.