nubes-azucar

Las nubes de azúcar o malvaviscos de vainilla son sin lugar a dudas el postre del verano en España, son una suculenta receta cargada de esencias y un color bastante atrapante. En Merca2 consideramos que estos malvaviscos de concepción casera son espectaculares para compartir junto a la familia y los amigos, aquí te contamos los pasos para que prepares acertadamente esta delicia.

Las nubes de azúcar se caracterizan por ser una golosina compuesta por una textura muy esponjosa, cuyo epicentro de elaboración se hace con una serie de ingredientes de categoría y con un batido que conducirán a un resultado fascinante.

La historia de comercialización de los malvaviscos de azúcar proviene del siglo XIX, específicamente de Alex Doumak quien los patento en el año 1948. Su trascendencia es muy valorada en los Estados Unidos, puesto que en el país norteamericano tienen la costumbre de pincharlos y soltarlos al fuego para que queden tostados.

¿Cómo es la preparación de las nubes de azúcar?

Paso 1: Por medio de un bowl se pondrá el almidón y el azúcar impalpable. Al realizar este paso procederá a reservar.

Pasó 2: En un molde se coloca un rociado de aceite vegetal, y luego a través de la colaboración de un tamiz se evaporan la base de los ingredientes secos como el almidón y el azúcar, los cuales se irán reservando en pequeñas cantidades.

Paso 3: Plasmar la gelatina en formato de lluvia, esta estará acompañada por 90 centímetros cúbicos de agua. Seguidamente se reserva para que su hidratación sea idónea.

Paso 4: El azúcar, el agua restante y la miel deben ser colocados en una cacerola para así llevarla al fuego, cuya temperatura debe estar a la altura de los 118 grados. Es un procedimiento que será conocido como punto bolita, debido a que las burbujas que se producen son grandes y lentas, haciendo que una de las gotas que surjan llegue a constituir una bolita.

Paso 5: Al instante de estar cocinando el almíbar debe ponerse sobre otro bowl las claras, la sal y el crémor tártaro. El batido tiene que ser lento.

Paso 6: Cuando observes que el almíbar se encuentre en su punto de coacción, se debe proceder a verterlo en la gelatina. Es imprescindible mezclarlo muy bien para así evitar que aparezcan grumos, acto seguido se verterá paulatinamente sobre las claras y se seguirá batiendo.

Paso 7: La vainilla debe cortarse a lo largo, sacar las semillas insertadas en el interior y agregarlas a la preparación que se está realizando. Al percatarse que la mezcla este bastante fría se debe dejar de batir, después se colocara en el molde reservado y se tiende a verificar la superficie con una espátula, esto con la finalidad que termine uniforme.

Paso 8: Se debe espolvorear por medio del almidón y el azúcar restantes. Posteriormente, tiene que reservarse en un sitio fresco durante unas 9 o 10 horas, este tiempo puede reducirse a 8 horas dependiendo de la agilidad de su elaboración.

Paso 9: Para ser cortados correctamente pueden ser usados cuchillos o cortantes, claro esta que estos utensilios deben estar bien aceitados antes de llevar a cabo el anhelado corte.